LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Las 25 mayores empresas pagaron a sus accionistas un 32% más que a Hacienda por sus beneficios en 2003

Librepensadores

Lobotomía digitalizada

Pablo Quirós Cendrero

Creo que es necesario transmitir a los que no lo saben que las principales formaciones de derechas en este país son un anacronismo. Se trata de partidos anquilosados en el pasado pseudorreligioso, de joder a los demás de lunes a sábado y comprar la culpa el domingo, a modo del que paga por contaminar. Blandiendo apuestas estúpidas que van en contra de la realidad diaria y que se dan de bruces contra ellos mismos, como con el aborto o la homosexualidad, también venden humo en cuanto a lo económico sobre el futuro, mintiendo sobre los resultados que producen algunas políticas y lo que dicen que van a hacer, haciendo todo lo contrario y echando la culpa a los demás de sus incapacidades. Amparados por una población que sigue catatónica y con un amplio sentido de la autarquía en su mayoría, y para la que un móvil de calidad y el whatsapp, puede ser la conquista de la luna y, al mismo tiempo, el gran embudo por el que se les intoxica en múltiples facetas de la vida.

Ni siquiera hace falta ser subliminal, basta con poner la diana en el otro y el franquismo sociológico impregnado de tal forma, que ha traspasado con holgura la frontera del nuevo siglo y no parece tener un final cercano en las nuevas generaciones. Y entonces todo sigue igual que siempre. En esta hipérbole de la juventud más preparada y no sabemos para qué, la desesperanza parece que viene por añadidura y la somatización del todo o nada, de yuppie a dependiente de hamburguesería, junto con el aislamiento del Google sabelotodo y las redes sociales, nos lleva a una inercia estúpida en la que repetimos la historia porque no la conocemos, y en esto somos culpables muchos por no haberla transmitido, enseñado y haberla puesto sobre la mesa una y otra vez.

Tras la irrupción de Vox que algunos sí anticipábamos, comentaba en clase de comportamiento político, que me alegraba de la salida a la superficie de la arena política de un grupo de gente que habitaba dentro de otro y que estaba difuminado, por algo llamado centro derecha y que se prepararan, porque en realidad eran más de los que habían asomado la cabeza; ya se sabe, una vez que entra la cabeza, suele caber todo el cuerpo.

Es verdad que, aunque esto haga que los moderados peperos se escoren un poco, es la verdadera representación social y viene bien siempre saber a quién se enfrenta uno. Aunque es verdad que es triste, que sean tantos después de tanto tiempo, pero si al fin y al cabo, lo que representan como una renovación y no deja de ser un líder envuelto en corrupción universitaria, aunque parezca que si no es de millones de euros, no sea corrupción y que no terminen de abjurar nunca del Franquismo; o que critiquen a un ministro de interior por salir a comer, aunque en el fondo se añada el barrio particular, para remarcar su condición sexual, seguimos anclados en lo mismo.

De vuelta a 1993 para decir que todos tienen que estar juntos, negándose a diferenciarse (quizá porque no sean tan diferentes), puede que el PP retorne al circuito de los gobernables, cuando parecía que se anaranjaba todo y que el color azul iba a quedar sólo para los pitufos. Lástima que Naranjito cogió la linde y no acaba de soltarla. Si bien es verdad que no era lógico que fuera tan rápido, la oportunidad perdida por algunos liberales que de verdad lo son y estaban en Ciudadanos, no hayan sabido aprovechar es posible que no vuelva nunca más. De regreso a las tinieblas, quizá el hecho de que la ultraderecha amplíe un poco su espectro, sea bueno para que algunos con algo de seso escapen a la lobotomía digitalizada, en la que se ven envueltos otros muchos, con banderas y soflamas sobre algo idealizado de una forma irreal, a la que llamamos España.

En un país donde hay muchos que votan en contra de, o como castigo, quizá hay que poner en énfasis como ha hecho Rodríguez Ibarra últimamente, ante alguno que le advertía de que no iba a ir a votar; de que si no se va a votar no pasa nada, sólo que los que sí lo hacen también votan por él.

Pablo Quirós Cendrero es socio de infoLibre

 

Más sobre este tema
stats