Los abusos de la banca

La banca impone a Roldán en la AEB antes de que esté lista la norma contra la puerta giratoria en el sector

De Guindos descarta fusionar los bancos nacionalizados

El pulso que no ha ganado el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, a la gran banca, ha durado seis meses. Finalmente, los cinco grandes del sector, los que realmente mandan (Santander, BBVA, Popular, Sabadell y Bankinter) han impuesto a José María Roldán, director de Regulación y Estabilidad Financiera en el Banco de España durante 13 años, como nuevo presidente de la patronal bancaria (AEB) en sustitución de Miguel Martín, que acaba su mandato en abril.

El nombramiento de Roldán tiene lugar en paralelo a la tramitación de la nueva norma del Banco de España que va a dificultar las "puertas giratorias" en el sector. La nueva normativa, aprobada en comisión por el Banco de España en febrero, está pendiente del dictamen del Banco Central Europeo (BCE) y del Consejo de Estado. Una vez estén listos los dictámenes, el Consejo de Gobierno del Banco de España le dará el definitivo visto bueno.

En ese marco se ha librado el pulso entre los grandes de la banca y el ministro Luis de Guindos, que se opuso desde el primer momento al nombramiento de Roldán. De Guindos, que llegó a anunciar que el asunto se debatiría en un consejo de ministros, se quedó solo. Nadie en el Gobierno, señalan fuentes al tanto de la pugna que ha durado meses, realizó declaraciones en apoyo de De Guindos y en contra de la elecciòn de los bancos.

Mala elección

Para Economía, Roldán era una mala elección, entre otras cosas, porque las condiciones del rescate bancario pactado con el Eurogrupo en julio de 2012 en el famoso MoU (Memorandum of Understanding) eran muy estrictas. Y no dejaban pasar la elección de alguien como Roldán que se podría vincular a una etapa del Banco de España caracterizada por una actuación deficiente.

De Guindos sí contó, por el contrario, con el apoyo de Bruselas. El portavoz de Asuntos Económicos de la Comisión Europea, Simon O'Connor, mostró en noviembre pasado el respaldo a Guindos en la pugna con los grandes bancos. "Hemos estado discutiendo (con el Gobierno español) un endurecimiento de las reglas en el contexto del programa (de rescate bancario)", explicó O'Connor.  "Sabemos" continuó "que el Gobierno español está considerando ampliar considerablemente el periodo de reflexión obligatorio para los funcionarios del Banco de España que pasen al sector privado. La Comisión estaría muy a favor de esta medida", concluyó.

A favor o no, el sector ha impuesto sus tesis. La normativa que endurecerá el empleo de "puertas giratorias" entre el regulador bancario y las entidades privadas no tendrá efectos retroactivos.

Directores generales

El cambio en el reglamento interno del Banco de España en tramitación afecta a las incompatibilidades de los directores generales. El texto fija dos categorías de incompatibilidades. La primera sería de seis meses (como en la actualidad), pero podría extenderse a un año en circunstancias especiales. Es decir, se deja en manos del Banco de España establecer un periodo de hasta un año si pudiera haber algún conflicto por la dedicación específica del alto cargo y el destino elegido en la empresa privada. 

Además, hay una segunda categoría, que endurece la situación actual y la equipara a la Administración del Estado. Se fija un periodo de dos años de incompatibilidad tras el cese del director general si este ha dictado alguna resolución con relación "a la empresa o sociedad privada" de destino. 

La banca pone a Roldán al frente de la AEB pese a la oposición de Guindos

La banca pone a Roldán al frente de la AEB pese a la oposición de Guindos

Más sobre este tema
stats