LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Los Gobiernos, el Congreso, la élite de los partidos y hasta el Ejército sirven de cantera al negocio del lobby

¿Es el libertarismo la nueva palanca de la ultraderecha?

Javier Milei, el próximo presidente de Argentina.

Romaric Godin (Mediapart)

Las consecuencias de la victoria de Javier Milei en las elecciones presidenciales argentinas podrían ser más trascendentales de lo puedan hacer pensar las peculiaridades de este país sudamericano. Podrían abrir un nuevo campo a la extrema derecha en el actual contexto económico y social. 

Por supuesto, Argentina es un caso único. La alta inflación endémica, la pasión de los argentinos por el dólar americano, la omnipresencia del legado peronista y la sensación de decadencia hacen difícil considerar a este país como un "modelo". No obstante, la resonante victoria de un economista libertario no dejará de suscitar el interés de la extrema derecha mundial. 

Durante varias décadas, la ultraderecha se había ido desvinculando gradualmente del pensamiento libertario. En Estados Unidos, el Partido Libertario ha seguido siendo microscópico y su influencia en el Partido Republicano ha sido débil. Con Trump, fue un discurso proteccionista, que aboga por la acción activa del Estado y el control del banco central, el que se impuso entre la extrema derecha estadounidense. 

En Francia, el Frente Nacional (FN) de Jean-Marie Le Pen, que en los años ochenta era leal a Ronald Reagan y Margaret Thatcher, ha refundido su retórica económica en torno a la defensa nacionalista de la redistribución y de un Estado fuerte también en términos económicos. 

En la propia Alemania, el partido de extrema derecha Alternative für Deutschland (AfD), fundado en 2013 por economistas liberales, ha evolucionado gradualmente hasta convertirse en un partido centrado en criticar la inmigración por socavar la protección social de los alemanes. El partido es ahora nacionalista y afirma defender las pequeñas pensiones y la financiación del sistema sanitario

El fenómeno ha adoptado formas diferentes en cada país, pero el discurso que ha alimentado la extrema derecha en términos económicos ha sido el de la protección de un Estado del bienestar reorientado hacia las prioridades nacionales y étnicas. Esta lógica era comprensible. La crisis del neoliberalismo y sus consecuencias en los años 2000-2010 dejaron atrás a sectores enteros de la población. 

La extrema derecha podía entonces tratar de centrarse en estas víctimas del "capital globalizado", la destrucción del Estado del bienestar y la competencia con la mano de obra inmigrante. La visión libertaria tenía poco que ver con esa estrategia y fue rápidamente marginada, a pesar de que la extrema derecha aboga a menudo por recortes fiscales centrados en las rentas medias. El Estado, sede de la soberanía y agente de protección de los ciudadanos "reales", ocupaba un lugar central en la visión de la extrema derecha frente a los ataques neoliberales. 

El renacimiento de la crítica libertaria al neoliberalismo

Pero la crisis del neoliberalismo se ha acelerado, en particular con la crisis sanitaria. La relación entre la acumulación capitalista y el apoyo directo del Estado se ha hecho evidente y ha adquirido proporciones considerables. Al mismo tiempo, la aparición de la inflación y el consiguiente descenso del nivel de vida en todo Occidente han dado un nuevo peso a las críticas libertarias contra los bancos centrales y los monopolios. Era la manipulación del Estado lo que impedía ahora el establecimiento de un capitalismo "justo". 

Esta visión se ha visto alimentada aún más por los efectos de las medidas restrictivas y coercitivas adoptadas durante la crisis sanitaria, que han contribuido a presentar al Estado como un poder que coarta la libertad en general y la libertad económica en particular. Una visión particularmente prevalente entre los jóvenes, las primeras víctimas del confinamiento. 

Este renacimiento del libertarismo como componente de la extrema derecha ha sido gradual y se ha concretado en ciertas comunidades, en particular la de las criptomonedas. Así lo ha demostrado la autora Nastasia Hadjadji en su libro No Crypto (edit. Divergences, 2022): la convergencia entre lo "techno-geek" y el pensamiento libertario detrás de las criptomonedas está alimentando los círculos de extrema derecha en Estados Unidos y Europa, pero también en ciertos países en vías de desarrollo como El Salvador.  

Frente a una mainstream neoliberal que reivindica cada vez más la acción del Estado sobre la economía, pero también los términos soberanía y proteccionismo, se está fragmentando el consenso neoliberal que condujo al triunfo de estas políticas entre los años 1980 y 2000.

Este consenso estaba formado por los círculos neokeynesianos que ahora aceptan la primacía de los mercados, los neoclásicos que se centran en la eficiencia y la racionalidad de los mercados, y algunos libertarios (los históricos "neoliberales" con Friedrich Hayek y Ludwig von Mises) que sólo podían aceptar las políticas de mercantilización y globalización. 

Pero con las crisis de 2008 y 2009, este último componente tendió a hacerse autónomo en torno a la crisis de la flexibilización cuantitativa de los bancos centrales y de las políticas de subsidios. Esta autonomización se convierte en una crítica del "centro" neoliberal, al que acusan de haber arruinado los efectos positivos del mercado por su estatismo y su recurso a la creación de dinero. Adquiere así un carácter profundamente "anti-sistema". 

¿Una bendición para la extrema derecha?

Es este fenómeno el que ha llevado a Javier Milei al poder en Argentina. Una vez más, la situación de Argentina la convierte obviamente en un caso extremo, en el que esa retórica es mucho más "audible". Pero no es impensable una dinámica similar en otros lugares donde la inflación ha hecho estragos y la connivencia entre el Estado y el capital se hace evidente. 

Es muy probable, pues el libertarismo tiene todos los ingredientes que necesita la extrema derecha. Es una forma de pensar radicalmente desigualitaria, dispuesta a justificar todas las formas de dominación interpersonal, geopolítica y económica en nombre del "mérito" individual. El racismo, la xenofobia, el sexismo y el odio a "los perdedores" y a "los pobres", retórica habitual y constante de la extrema derecha, encuentran en ella una justificación teórica

Pero la derecha radical también encuentra en el libertarismo los medios para el marketing político y para ampliar su base electoral. La crítica "social" del neoliberalismo la situaba en competencia con lo que quedaba de la izquierda, pero bloqueó su acceso a un sector de las clases media y alta que despreciaba el estatismo de la extrema derecha. 

Lo interesante del pensamiento libertario es que abre una perspectiva a las clases medias defendiendo una supuesta meritocracia, al tiempo que ofrece a los más pobres una salida de la inflación. Todo ello puede incluso envolverse en una doble unidad. 

La primera es el rechazo de una "casta" que dirige el Estado en su propio beneficio, no sólo a costa del "pueblo", y la crítica "social" del neoliberalismo, sino también en detrimento de los "individuos meritorios", lo que permite agrupar a una parte de la burguesía que se sentía blanco del "populismo" clásico de la extrema derecha y justificar la bajada de impuestos, incluso para los más ricos. 

La segunda es el rechazo del "wokismo" y del ecologismo como "dictaduras de Estado", que es capaz de atraer a todos aquellos que quieren un "cambio" pero sin cambiar ni su modo de vida ni su modo de dominación, es decir, un electorado profundamente conservador. 

Una extrema derecha competitiva y peligrosa

Esta es la principal lección que hay que aprender de la victoria de Javier Milei: su capacidad para ganarse masivamente a los votantes de la derecha tradicional y para atraer a una gran proporción de jóvenes, sin distinción de clases. Eso basta para hacer reflexionar a más de un movimiento de extrema derecha. 

Por tanto, parece difícil que la extrema derecha ignore las lecciones de la victoria de Javier Milei. El libertarismo no sólo es capaz de renovar la capacidad de crítica aparente al sistema económico, sino que, al tratarse de una crítica interna a ese sistema (una crítica al grado de mercantilización pero no a la naturaleza del mismo), es capaz de aglutinar a círculos muy diversos. 

Incluso antes del ascenso de Javier Milei, varios movimientos de extrema derecha habían intentado combinar una forma de radicalismo de mercado con el nacionalismo étnico. Ese fue el caso en Francia con Éric Zemmour durante la campaña electoral de 2022, con un éxito limitado, pero también, por ejemplo, con el Partido de la Innovación Japonesa (Ishin), creado en 2015 y que obtuvo un 14% en las últimas elecciones generales japonesas de 2021, situándole en el tercer puesto. 

También hubo algo de esta evolución, a un nivel más moderado, en el triunfo de Fratelli d'Italia el año pasado en Italia, sobre todo en su marcada distinción de las posiciones de la Lega sobre el atlantismo, la política fiscal o la redistribución social. 

El retorno del pensamiento libertario a la extrema derecha dependerá, por supuesto, de varios factores, incluida la historia de los partidos, y siempre se "modificará" para integrarse en la cultura nacional. Puede que sólo sea parcial y oportunista. 

Pero no debe pasarse por alto su capacidad para atraer a la derecha de la derecha. La victoria de Javier Milei puede anunciar el surgimiento más general de una nueva forma de extrema derecha tan electoralmente competitiva como ideológicamente peligrosa.

Javier Milei no es ni Trump ni Bolsonaro, es aún peor

Javier Milei no es ni Trump ni Bolsonaro, es aún peor

 

Traducción de Miguel López

 

Más sobre este tema
stats