X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Desde la casa roja

2021, devuélvenos la razón (la facultad de pensar)

Publicada el 30/12/2020 a las 06:00

En las ciudades calladas, hubo gritos. En los paisajes de cuento, existió la violencia. Cualquier decisión en un rincón del mundo puede suponer una resistencia. Esta es la historia de un solo hombre. Se llamaba Franz Jägerstätter. Tal vez la conozcan. Franz fue un granjero austriaco. Nació en una aldea del Tirol cerca de Salzburgo. Muy cerca también de Braunau am Inn, el pueblo natal de Adolf Hitler. Fue padre de cuatro hijas. Cuando en 1938 Alemania anexionó Austria como una provincia más del III Reich, Franz fue el único de su pueblo que votó en contra del Anschluss. En 1943, Franz es llamado a filas. No quiere participar en la guerra de Hitler. No hace juramento de lealtad al Führer. Fue considerado un traidor, en su aldea y en el ejército. Fue encarcelado y trasladado al penal de Linz y luego a Berlín, donde es condenado a muerte en un Consejo de Guerra. Le guillotinan unos días después en Brandemburgo. Benedicto XVI beatificó a Franz Jägerstätter en 2007. A la ceremonia acudió la que fue su esposa, Franziska Schwaninger, de 94 años.

La propaganda nazi hablaba entonces de liberar al pueblo ruso del yugo bolchevique, pero Franz decidió buscar otras fuentes para informarse que no fueran las del Reich. Quiso pensar por sí mismo. La guerra le parecía sangrienta e injusta. Franz no quiso participar del crimen y, aunque solo fuera un hombre de una pequeña aldea, su objeción señalaba una pregunta que sigue siendo incómoda: ¿por qué los demás lo hicieron? A Franz le costó la vida. En una película de campesinos, de mujeres que tienen las uñas negras de escarbar en la tierra, de silencio, cuenta esta historia Terrence Malik. Se llama A Hidden Life, Vidas ocultas, y Malik proyecta esta frase de George Eliot en Middlemarch al final: “El crecimiento del bien en el mundo depende en parte de actos que no pasarán a la historia”. La historia de Franz se ubica en un extremo, en la más salvaje de las encrucijadas recientes. A pesar de la belleza de esta historia fatal, apenas encuentro referencias en español que no sean católicas. Como si sus creencias religiosas lo hicieran menos valiente, como si su heroicidad no contara porque ha creído en Dios. Sabemos que la misma Biblia que leía él era la que leía el cura de su pueblo y el obispado al que acudió defraudado, extrañado porque todos aceptaran formar parte del siniestro rebaño.

Mañana terminará 2020, el año en que una pandemia nos robó muchas cosas, nos arrebató los días y nuestra supuesta inmunidad de primer mundo. Lo más grave, la desaparición de casi dos millones de personas y más de ochenta millones de contagiados. Las más leves, que podamos reencontrarnos y darnos el abrazo que ya nos debemos. Pero hay algo que el coronavirus todavía está a tiempo de seguir quitándonos porque su crisis lo acentúa, la posibilidad de pensar.

Los martes por la tarde actualizo la incidencia del covid-19 en el mapa de mi región. Los viernes espero a que me digan si mi pueblo está perimetralmente confinado. Me levanto en mi grada cuando alguien dice algo con lo que supongo que estoy de acuerdo. Abucheo con las manos como un altavoz ante lo que me parece injusto. Me cuesta establecer las prioridades, pero me indigno con facilidad con las cifras. Me enfado cuando me montan teatros políticos con la pandemia. No escapo cuando escribo y leo sobre los dictados de otros. Me acuesto triste cuando una amiga me dice por Whastapp que teme por el futuro que todo esto vaya a dejar a nuestros hijos. A estas alturas, me cuesta entender algo.

Si tienen la suerte de cruzarse con alguien que ha decidido pensar como resistencia natural a lo estridente, pensar solo, pensar a fondo, leer solo, sujétenlo y hablen con él. En estos tiempos de soledades, no hay nada mejor que la charla con el que se pone a sí mismo contra las cuerdas. Jamás vivimos un tiempo que mereciera tantas cuestiones. Si Franz pudo pensar entonces, nosotros podemos hacerlo ahora que no nos jugamos la vida.

Feliz 2021.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




30 Comentarios
  • jagoba jagoba 01/01/21 10:26

    Un placer leerte Aroa.
    Muxus.
    Urte berri on

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ataio Ataio 31/12/20 19:01

    “ Sábete Sancho…..todas estas borrascas que nos suceden son señales de que presto ha de serenar el tiempo y han de sucedernos bien las cosas, porque no es posible que el mal ni el bien sean durables, y de aquí se sigue que, habiendo durado mucho el mal, el bien ya está cerca….”
    Somos el país del Quijote, no todo es malo, vive dios!
    Gracias Aroa por buscar y transmitir humanidad, es una gran paradoja lo difícil que esto resulta.
    Feliz año a todas y a todos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • HEREJE HEREJE 31/12/20 13:27

    Leerte siempre me genera ganas de pensar y una confortable melancolía. Gracias por tu magia, Aroa, y Feliz 21.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • Aroa Moreno Durán Aroa Moreno Durán 31/12/20 16:16

      Gracias por acompañarme durante tantos artículos. Feliz año. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • CarmenMoreno CarmenMoreno 31/12/20 12:37

    Yo opino que PENSAR es directamente proporcional a LEER y a EDUCACION. Lo triste en este País es como decía Larra: " No se escribe porque no se lee y no se lee porque no se escribe". Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Lucía Oliveira Lucía Oliveira 31/12/20 12:20

    Precioso y valioso texto. Muchas gracias por tu contribución a que pensemos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    4

    • Aroa Moreno Durán Aroa Moreno Durán 31/12/20 16:18

      Gracias por leer/ feliz año. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Aroa Moreno Durán Aroa Moreno Durán 31/12/20 16:16

      Gracias por leerme. Feliz año.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • AisK AisK 31/12/20 10:04

    Gracias x tu articulo! Es una bocanada de aire fresco en medio de un montón de borregos escribiendo lo dictan las “buenas normas” o “lo políticamente correcto” . Feliz año y q la vida te sonría, el mundo necesita gente como tu

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    4

    • Aroa Moreno Durán Aroa Moreno Durán 31/12/20 16:16

      Un abrazo grande y feliz año.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • λόγος Theos λόγος Theos 31/12/20 00:14

    Ay q sí q sí, q si q no
    Ay q sí, válgame dios...

    Vengo recorriendo los diferentes oratorios y sus consiguientes misas y sus consecuentes eucaristías...y q me agradan “sobremanera”...y q repiten su cantinela, a su manera.
    Busco  a mi Shaqespeare particular y de su pluma recorro el devastado campo de la izqierda burguesa occidental.

    Gracias Arkiloco, y salud a todxs.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    0

  • Hammurabi Hammurabi 30/12/20 22:20

    Que bonita lectura, a la vez de triste y desesperante. Pensar diferente y ser coherente resulta peligroso. Hay muchos hechos que desafían al entendimiento. Para tratar de pensar otro poco adjunto dirrección:

    https://m.facebook.com/hopevideosparaelcambio/videos/el-mejor-regalo-de-navidad-iniciar-esta-guerra/3885772924807338/

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Coronel Dax Coronel Dax 30/12/20 19:19

    Dejarse arrastrar por la mayoría, por “los tuyos”, es cómodo. Enfrentarte a la mayoría porque crees que están actuando de forma injusta requiere valor.

    Siempre he admirado a esos que así actúan. A Jägerstätter, cuya historia no conocía, pero también a Albert Einstein siendo de los muy pocas personalidades alemanas que se negaron a firmar el “Manifiesto para un mundo civilizado”, donde se justificaba comenzar la Primera Guerra Mundial. O de Stefan Zweig cuando huye a Suiza durante esa guerra y escribe a “sus amigos franceses”. Sin duda que estos mencionados son los conocidos y que los más valerosos son aquellos de los que no ha quedado siquiera su gesto registrado para ser conocido.

    Un pequeño gesto está a nuestro alcance: Salgamos de casa lo menos posible, porque eso salvará vidas. No se trata de “cumplir las normas”, sino de ir más allá de lo que nos es permitido.

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    4

    • Aroa Moreno Durán Aroa Moreno Durán 31/12/20 16:17

      Feliz año. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

    • Coronel Dax Coronel Dax 30/12/20 19:37

      Ir más allá de lo que nos es permitido en el sentido de ser todavía más exigentes, aclaro.

      La lectura del maravilloso artículo de Aroa me ha traído a la mente también un artículo que leí hace pocos días en el diario Público sobre Azaña y la manipulación de su biografía, muy interesante y recomendable. En él viene la frase de Ibsen “El hombre más fuerte del mundo es el que está más solo”, que es el corolario de su obra teatral “Un enemigo del pueblo”

      Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

  • PedroLibre PedroLibre 30/12/20 12:24

    Las mas de las veces se me hace complicado leer todos los artículos periodísticos de Infolibre por falta de tiempo y tengo que elegir. A veces tira de mi interés el propio titulo de algún articulo, como es el caso de este de AROA MORENO DURAN : “2021, devuélvenos la facultad de pensar”, en el que la autora nos acompaña a un rincón oscuro de la historia y nos lo ilumina para que podamos asombrarnos, aprender y disfrutar de su relato.

    Gracias a Infolibre por publicarlo. Prometo estar mas pendiente de los artículos de Aroa a partir de este momento y no perder tanto el tiempo con la Sra. I.N.D.A..

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    4

    • Aroa Moreno Durán Aroa Moreno Durán 31/12/20 16:18

      Muchas gracias. Aquí te esperamos. Feliz año.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1



 
Opinión