X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Con el mantel puesto

Juan-Ramon Capella
Publicada el 20/06/2021 a las 06:00

Dicen los estudiosos de la enseñanza que los alumnos españoles flojean en matemáticas. Pero todos los españoles, no solo los estudiantes, flojean también en gramática. Sin embargo no es de eso, con ser importante, de lo que quería hablar, sino de una flojera muy importante que afecta a los jóvenes en general, sean estudiantes o no.

Lo dicen todos los profesores universitarios: las personas que llegan a la universidad por lo general no tienen ni idea de historia. Quizá sepan algo, según autonomías, de los Reyes Catódicos o de Felipe V, pero no tienen ni idea, por ejemplo, de Mayo de 1968, ni de la Primavera de Praga, ni de la Matanza de Tlatenoico, ni saben qué hicieron Reagan y la Thatcher. Tienen una vaga idea de lo que fue la Segunda guerra mundial... que los americanos ganaron en Dunkerque... Cosas que se oyen.

De Attlee, que implantó en Gran Bretaña las jubilaciones, las vacaciones pagadas, las viviendas asequibles, la educación y la sanidad públicas, que poco a poco fueron imitadas en otros países europeos y que en su carácter de estado social mínimo no llegó a España hasta que la muerte nos hizo el favor de llevarse a Franco, de todo eso no tienen la menor idea. Att Lee puede ser un chino como Bruce Lee.

Esta ignorancia de la historia está conectada directamente, por canales ocultos como las cloacas, con la necesidad de botellón. Estos jóvenes ignorantes, que al llegar a casa se encuentran con la comida dispuesta o en la nevera (¿nevera? ¿tenían sus abuelos una nevera eléctrica? Y si la tenían, ¿estaba bien visible en el salón-comedor?), como no saben nada de historia, ni les interesa, creen que las cosas siempre han sido así, que la epidemia del coronavirus ha sido una minucia exagerada, que se puede volver a vivir como antes, y, sobre todo, que en el futuro se podrá seguir viviendo incluso un poco mejor, y se podrá consumir algo más. Los problemas los resolverá "la tecnología".

Con la mesa dispuesta, o los alimentos preparados por otros, tras comérselos, pueden pasar directamente a los videojuegos, al porno por internet, a los concursos de la tele. Mientras, encienden un petardo liado sobre papel arrancado de un libro de historia.

¿Las matemáticas? ¿Cómo van a saber matemáticas si sus profesores solo les enseñan cálculo? ¿Cómo van a saber idiomas si a diferencia de los países civilizados en España se doblan las películas en vez de subtitularlas? ¿Cómo van a apreciar y cultivar su lengua si hasta el Estado está obsesionado por que aprendan inglés y se chapurrean clases en inglés en las universidades?

Más en general: ¿cómo va a funcionar bien un sistema educativo pésimamente pagado, cuya remuneración principal la dan a los buenos profesores el afecto y el agradecimiento de los buenos estudiantes?

Generaciones altamente preparadas para el cambio climático, la crisis energética, la escasez de agua y tierra cultivable y todo lo demás. Tendrán que venir en patera.

_______________
 

* Juan-Ramon Capella es catedrático emérito de Filosofía del Derecho y autor del libro Un fin del mundo. Constitución y democracia en el cambio de época.

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.

 

Más contenidos sobre este tema




16 Comentarios
  • MIglesias MIglesias 20/06/21 17:54

    Aunque esté de acuerdo con la parte dedicada a la enseñanza en España que yo calificaría de muy deficiente, creo que generaliza demasiado con la juventud, hay una responsable, que se deja los codos estudiando, que disfruta aprendiendo y también se divierte como hicimos todos (y espero que sigamos haciendo). La educación no es solo tarea de la escuela, también es parte de nuestro trabajo como padres, el problema viene cuando fallan las dos patas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • TURACA TURACA 20/06/21 13:56

    Quizás desde la Ilustración nos creímos o queríamos creer que la educación sería el talismán para alumbrar un hombre nuevo, mejor en todo.
    Pero la realidad se impone y nos demuestra que no todos quieren ser educados ni aprovechar lo que nuestras sociedades ricas y avanzadas socialmente les brinda.
    Y aquí están esos hijos de hijos sin más aspiración que vivir lo mejor posible y si puede ser...sin trabajar.
    Por supuesto siempre contaremos con una minoría que con medios o sin ellos nos mostrarán lo mucho que valen.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Doallo Doallo 20/06/21 12:22

    Estoy asombrado,Jogeplaza tiene toda la razón 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    0

    • jorgeplaza jorgeplaza 20/06/21 13:32

      ¿Por qué está usted asombrado?

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      0

  • Doallo Doallo 20/06/21 12:16

    Que razón tiene profesor !,  Las verdades duelen para muchos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cexar cexar 20/06/21 12:06

    “Esta juventud esta malograda hasta el fondo del corazón. Los jóvenes son malhechores y ociosos. Ellos jamás serán como la juventud de antes. La juventud de hoy no será capaz de mantener nuestra cultura”. Escrito hace 4.000 años en un vaso de arcilla descubierto en las ruinas de Babilonia.
    “Nuestra juventud gusta del lujo y es mal educada, no hace caso a las autoridades y no tiene el menor respeto por los de mayor edad. Nuestros hijos hoy son unos verdaderos tiranos. No se ponen de pie cuando una persona anciana entra, responden a sus padres y son, simplemente, malos”. Sócrates (470-399 a.c.)
    Aún estando de acuerdo en que nuestro sistema educativo es notoriamente mejorable, cuando observo a mi hijo y a sus amigos no encuentro demasiados paralelismos con su artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    6

  • RamonJ RamonJ 20/06/21 09:55

    Leyendo algunos comentarios contrarios a la opinión del profesor Capella no puedo hacer más que darles la razón: la culpa de esta situación es nuestra, de los adultos. Profesor, se ha quedado usted corto: probablemente los jóvenes que describe han sido educados por quienes son como ellos.  Me siento plenamente solidario con su desesperado grito en el desierto, que no debería tener como respuesta comentarios que no lo son ni réplicas instintivas movidas quizás por malas comprensiones de su texto.
    Como colaborador de este medio a veces me pregunto si la culpa es nuestra, del lector o de que aún estamos en la caverna (con c, no taberna), de Platón

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • jorgeplaza jorgeplaza 20/06/21 09:45

    ¿Cómo es que hay todavía buenos estudiantes, esos a los que se refiere el autor del artículo en el penúltimo párrafo? ¿No debería ser imposible después de todos los males del sistema educativo que ha desgranado antes? ¿No será más bien que los buenos estudiantes son, con cualquier sistema, una exigua minoría? No quiero decir con eso que los sistemas sean neutros: en casi todos los países, los actuales planes solo empeoran la tendencia natural. Pero a los padres les desagrada que suspendan a sus hijitos, a los que ellos mismos tienen prohibido por ley dar un capón, no digo nada si les castigan o simplemente les reprenden. Y los padres son electores y, por tanto, hay que hablarles en necio para darles gusto, es decir, hay que hacerles la pelota para que voten a los que hacen los planes de estudio, que son los políticos. Todos los políticos de todos los partidos, desde la CUP a VOX. Es muy difícil que en un sistema democrático la educación pública sea decente, como demuestra la experiencia: pasada la ilusión de que la buena educación hará rico al que la recibe, que solo dura unos pocos años recién estrenada la democracia, la escuela se convierte en un establo para librarse de los niños en casa unas pocas horas al día y los profesores en estabuladores de una grey agujereada, pintarrajeada, indisciplinada y voluntariamente ignorante. No hay excepción en occidente: todos seguimos dócilmente la senda marcada previamente por los EE.UU, desde los pantalones "cagados", felizmente ya en desuso, a los tatuajes, las perforaciones en narices, cejas y escroto, y, por supuesto, la más feroz indisciplina en las aulas, incompatible con cuaquier sistema de aprendizaje que pretenda serlo. Al final va a haber que darle la razón a Jean-François Revel.

    Es lo que hay, "folks", que dirían el Conejo de la Suerte y uno de esos alumnos de escuela "bilingüe"... si hubiera aprendido algo, que no suele ser el caso.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    3

  • ODER ODER 20/06/21 00:31

    También creo no haber entendido el artículo. Me sorprende que un catedrático de Filosofía, simplifique y generalice de esa forma tan poco argumentada sobre los jóvenes. Para mi, que estudié Filosofía del Derecho y leí algún libro de Juan-Ramón Capella no he podido por menos que sorprenderme al leerlo.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    2

  • Despierta Despierta 20/06/21 00:27

    Como puede ser tal vulgar y confeccionado con estereotipos un artículo que firma un catedrático de filosofía del derecho? Unas santas y Santos me parecen sus jóvenes alumnos

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

  • Despierta Despierta 20/06/21 00:27

    Como puede ser tal vulgar y confeccionado con estereotipos un artículo que firma un catedrático de filosofía del derecho? Unas santas y Santos me parecen sus jóvenes alumnos

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    0



 
Opinión