Aquí me cierro otra puerta

Madrid es Ayuso

Quique Peinado nueva.

Se podrían hacer (y se harán) todos los análisis que se quieran, pero con una participación descomunal, única en la historia de nuestra democracia, Isabel Díaz Ayuso ha duplicado sus votos en dos años y se ha quedado al borde de la mayoría absoluta, con Vox obteniendo unos poco votos más que en 2019. Se trata, por tanto, de una candidata que define una comunidad autónoma. Madrid es más Ayuso que la suma de Ángel Gabilondo, Mónica García (la única candidata de la izquierda que puede decir que ha obtenido un buen resultado, que de hecho es histórico) y Pablo Iglesias. Decir lo contrario, romantizar Madrid, es hacerse trampas al solitario. Ahora queda por saber si España es Ayuso o no. Tenemos dos años para verlo, pero no apostaría yo a lo contrario.

Al margen de haber ganado la batalla cultural (la izquierda ha perdido la bandera de la libertad y no parece inminente que vaya a ser capaz de recuperarla), la derecha en Madrid ha reconfigurado la forma de ser de los madrileños a base de políticas para construir modos de vida basados en el individualismo y en el consumo. La sociedad madrileña nunca estuvo menos conectada ni organizada al margen de las instituciones. Nunca un bando ideológico ganó la batalla tan claramente.

Ese magnífico trabajo de décadas, posiblemente aderezado por un caldo de cultivo mediático convenientemente colaborador, han propiciado que las posiciones en Madrid hayan regresado a tiempos de Esperanza Aguirre. Una persona, por cierto, tremendamente parecida a Díaz Ayuso. ¿Qué puede hacer la izquierda para darle la vuelta? A corto plazo, nada. A medio plazo, ocuparse de dar lo que promete. Más Madrid es el único partido que se ha movido en el arco de lo pragmático y que podría cumplir lo que prometió si hubiera ganado. La izquierda a la izquierda del PSOE, de forma amplia, necesita de todas las sensibilidades para optar a gobernar, pero el resultado demuestra que el camino marcado por Mónica García es el bueno.

En cualquier caso, ahora mismo la izquierda batalla contra un modo de vida. Y ese modo de vida se lleva gestando tres décadas y ahora se llama Díaz Ayuso, la candidata que mejor conoce a los madrileños. Si Madrid es España, viene un ciclo conservador imparable.

Rivera de la Cruz se da de baja de Cs tras la debacle del 4M y los continuos guiños de Ayuso de mantenerla en su Gobierno

Rivera de la Cruz se da de baja de Cs tras la debacle del 4M y los continuos guiños de Ayuso de mantenerla en su Gobierno

stats