Muy fan de...

Todos tenemos trazas del virus

Raquel Martos nueva.

Todos tenemos trazas del virus. Los que nos hemos contagiado y los que no lo hemos tenido dentro del cuerpo. Los que hemos perdido a alguien querido. Los que, de momento, podemos vivir con los nuestros.

Todos tenemos trazas del virus. Los que nos hemos quedado sin trabajo, los que lo conservamos. Los que teletrabajamos, con niños o gatos que se cuelan por Zoom, los que nos apiñamos en el metro, día a día, en hora punta.

Todos tenemos trazas del virus. Los que nos desmelenamos de fiesta, que el contagio nos pille bailando. Los que trabajamos en una UCI y vemos al virus llevarse vidas plenas como el que recoge vasos vacíos.

Todos tenemos trazas del virus, los que vendemos grandes lotes de gel desinfectante, los que cerramos pequeños negocios. Los que esperamos con ansia la vacuna, los que nos colamos para que nos la pongan antes.

Tenemos trazas del virus los que empezamos una infancia con mascarilla y los que concluimos una vejez sin abrazos. Los que estamos en la fila para que nos donen comida, los que nos fundimos la tarjeta en Amazon.

Todos tenemos trazas del virus, los que lo combatimos y los que le abrimos la puerta. Los que verbalizamos el miedo o el hartazgo, los que lo ocultamos y lo sufrimos en silencio. Los que no paramos de llorar, los que reímos, a pesar de todo. Los sensatos y los inconscientes, los solidarios y los egoístas. Los que ayudan y los que minan la moral.

Todos tenemos trazas del virus, lo queramos o no. Y todos estamos en esto, los que nos quedamos sin fuerzas y los que tenemos energía para sostenernos y tirar de otros.

La historia de la humanidad no cuenta la historia de cada individuo, es un relato colectivo. Cuenta lo nuestro, lo que somos, lo de todos. Y claro que nada hace el mismo daño al débil que al fuerte, al que tiene más que al que más necesita, pero picar, el bicho nos está picando a todos.

Todos tenemos al virus trastocando nuestra vida y, paradójicamente, estamos todos a hostias con todos. Se nos tendrían que caer las trazas de vergüenza.

Vamos, Julia

Vamos, Julia

Más sobre este tema
stats