LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
El divorcio de las derechas reconfigura el tablero y pone a prueba las políticas del PP

#25N, por un cambio de mentalidad

Javier Alfonso Cendón

Estamos avanzando, no cabe duda, pero todavía necesitamos realizar un profundo ejercicio de análisis, de concienciación sobre los repulsivos impulsos que mantienen vivo uno de los problemas más graves de nuestra sociedad: la violencia contra las mujeres. Precisamos, y de forma urgente, eliminar esta lacra que mata, que asesina a mujeres y ataca a nuestro sistema, a nuestra humanidad. Pero también un cambio de mentalidad que destierre de nuestra sociedad los chistes, los comentarios, las acciones que cosifican a las mujeres, que tratan de infravalorarlas, que golpean su inteligencia y la menosprecian. Cualquier mensaje, por insignificante que parezca, nunca lo es, y son los pequeños gestos los que, de forma intencionada o no, calan en la educación de las generaciones más jóvenes, de las que esperamos y deseamos un mundo justo, en el que se haya superado cualquier tipo de violencia. 

Es terrible que sigamos teniendo que lamentar asesinatos de mujeres a manos de sus parejas, y ya van 37 este año. Mujeres a las que un hombre les arrebató la vida de forma violenta, dramática, y que han vivido atrapadas por el terror.

Aunque nos cueste reconocerlo, esta realidad representa un déficit democrático que es incompatible con nuestros valores. Un país que presume de libertad, que dispone de una amplia carta constitucional de derechos no puede ser también la patria de ciudadanas que viven oprimidas por el miedo. Es posible, y tenemos que alcanzar esa sociedad libre y completa. Es decir, el conjunto de todas las personas, mujeres y hombres tienen que poder disfrutar de sus derechos y libertades de forma plena, con igualdad real, porque la paridad es una cuestión de justicia social.

Y es este un asunto que nos roba el descanso a las socialistas y a los socialistas. Cada nuevo caso de violencia contra las mujeres nos arrebata el sosiego y, por ello, nuestro Gobierno no ha dejado de ampliar medidas de prevención, de difusión y de concienciación para eliminarla. No lo olvidemos, es nuestro deber, nuestro compromiso. 

Con toda convicción, porque los socialistas siempre hemos estado del lado de las mujeres, de la lucha feminista, sin tolerancia hacia los maltratadores.

En este sentido estoy orgulloso de un Gobierno que se mantiene firme en el combate por atajar la violencia machista y lucha por la igualdad colocando el reconocimiento a los derechos de las mujeres en el centro de todas las políticas. Con toda convicción, porque los socialistas siempre hemos estado del lado de las mujeres, de la lucha feminista, sin tolerancia hacia los maltratadores. 

El Gobierno de Pedro Sánchez seguirá trabajando para poner en marcha mecanismos, leyes y estrategias que combatan frontalmente la violencia machista. Sin ir más lejos, vamos a seguir trabajando para que el Pacto de Estado contra la Violencia de Género siga siendo la punta de lanza contra el machismo en nuestros municipios.

Digo todo esto porque atajar el machismo es acabar con la violencia de género, pero también con todo aquello que subyace. Y tenemos las herramientas. Es fácil detectar el problema, volver la vista atrás hacia nuestra propia educación, e identificar las cosas que están bien de las que no lo están. Lo difícil es hacer frente al machismo impuesto, para poco a poco ir cambiando la mentalidad de los que niegan su existencia. Pero, insisto, no es una opción, es nuestra obligación. 

Y reconozco, sería injusto no hacerlo, que somos muchos y muchas los que luchamos para cambiar esta visión rancia de actitudes que se han mantenido durante siglos y que unos pocos no quieren reconsiderar porque les escuece. Pero la igualdad entre géneros es un derecho fundamental, y nuestra capacidad para erradicar la violencia machista será nuestro legado para las generaciones venideras. Nos toca afrontarlo, desafiarlo. Con educación y con feminismo. Educando en feminismo.

_______________________________

Javier Alfonso Cendón es diputado por León y portavoz de Ciencia del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados.

Más sobre este tema
stats