Adjudicaciones bajo sospecha

El Puerto de A Coruña contrató directamente 14 veces al director de tesis de un alto cargo

Puerto Exterior de A Coruña.

Manuel Vilas López

Las obras del Puerto Exterior de A Coruña, una de las más faraónicas y pasadas de presupuesto de España, están plagadas de irregularidades. El Tribunal de Cuentas las describe en un duro informeun duro informe en el que, en particular, dispara contra los contratos “por el procedimiento de adjudicación directa hasta en 14 ocasiones” con un “catedrático de la Universidad de Aalborg y a organismos relacionados con él o con empresas de su titularidad”.

Según ha podido corroborar infoLibre, el catedrático en cuestión es Hans F. Burcharth. Se da la circunstancia de que este profesor danés, además de beneficiarse de contratos irregulares de la Autoridad Portuaria de A Coruña (APAC), fue el codirector de la tesis doctoral de Enrique Maciñeira Alonso, exdirector de la APAC. De hecho, la tesis parte de “la información generada a lo largo de los últimos años para la redacción del proyecto de Punta Langosteira”.

Además, el contratista y el alto cargo de la Administración, a la vez que trabajaban juntos, publicaron en común –y siguen publicando– artículos en revistas científicas, algunos sobre la propia Punta Langosteira. Maciñeira dimitió como director de la Autoridad Portuaria en noviembre de 2010. Días antes el mar se llevaba por delante 200 metros del muelle en construcción, en cuyo diseño participaron él y su mentor.

El funcionario dimitió alegando “motivos personales” pero sigue ocupando un alto cargo en la APAC, es jefe del área de Planificación y Estrategia Portuaria desde 1997, labor que compatibiliza con la de profesor asociado en la Universidad de A Coruña.

El valor de los 14 trabajos en el punto de mira del Tribunal de Cuentas es de 466.000 euros. Los contables públicos apuntan a un posible fraccionamiento irregular en múltiples contratos con la finalidad de poder otorgarlos a dedo. “Los contratos se adjudicaron independientemente, pero el objeto de todos ellos se basó en el asesoramiento y/o la realización de diversos cálculos sobre la estabilidad y el diseño del dique, lo que indica un fraccionamiento del objeto del contrato que permitió la adjudicación directa”, escriben los fiscalizadores.

La fragmentación de contratos es solo una de las irregularidades descritas. Uno de los servicios “se adjudicó directamente en abril de 2002 a una sociedad de responsabilidad limitada recién constituida con un capital social de 3,2 miles de euros, cuyo administrador único era el catedrático, aunque no se formalizó contrato alguno contraviniendo las Normas Generales de Contratación de Puertos del Estado”, denuncia el Tribunal de Cuentas. Sobre este contrato también dice que “el pago de este contrato se realizó mediante 3 facturas en las que no se acredita el servicio prestado”.

El Tribunal de Cuentas encontró dos contratos que “fueron adjudicados directamente el mismo día, por importe de 25 miles de euros cada uno, y no fueron formalizados; los dos contratos responden a un mismo estudio y a una misma factura, que se emitió y abonó dos veces, una por cada contrato”. “Muchos de ellos [los contratos] no fueron formalizados”, concluyen los contables públicos, que también descubrieron que “en las facturas de algunos de estos contratos no se acredita el servicio prestado”.

Los implicados niegan irregularidades

El puerto niega cualquier irregularidad. En las alegaciones al Tribunal asegura que “la pretendida estrategia de funcionamiento carece de fundamento” ya que cada una de las asesorías contratadas “contaba con autonomía”, por lo que sí se podían dividir.

La Autoridad Portuaria crítica que “se están mezclando contrataciones con el profesor Hans Burcharth personalmente o con empresa de su titularidad que fueron siete y por un importe total de 235.328,16 euros con contrataciones con la Universidad de Aalborg por 194.390,02 euros”.

La APAC justifica las constantes contrataciones por la “complejidad de las obra llevada a cabo, así como los avatares que existieron en su realización, cinco muertes en diferentes accidentes, una rotura del dique en construcción, la redacción de un modificado para tener en cuenta distintos aspectos, fundamentalmente de seguridad y un nuevo morro de cierre”, etc. infoLibre dió la oportunidad a la APAC a que aportase más argumentos, pero la Administración no respondió.

Por su parte, Maciñeira, cuestionado por infoLibre, se remite a las alegaciones de la APAC. Sobre el aspecto ético, argumenta que “cuando comenzó la colaboración del profesor Burcharth con la Autoridad Portuaria, yo no era director de la misma y no tenía capacidad de contratación al respecto”.  Maciñeira era por entonces, y es hoy, jefe de área de Planificación y Estrategia, segundo escalafón del organigrama administrativo.

Según su currículum vitae, Maciñeira ascendió al primer peldaño, la dirección, en dos períodos: entre julio de 2000 y abril de 2002 y entre junio de 2008 y noviembre de 2010. En esos períodos  se realizaron por lo menos dos contrataciones directas o negociadas sin publicidad con Burcharth. En 2009 la APAC adjudicó un contrato negociado sin publicidad a Tecnoport Consulting. El profesor danés figura como administrador único de esta consultoría creada en Marbella en enero de 2002, dos meses antes del primer contrato criticado por el Tribunal de Cuentas.

Sobre la colaboración académica, Maciñeira argumenta que “cuando me dirigió la tesis, presentada en 2004, yo no era director de la Autoridad Portuaria ni era Órgano de Contratación” y en todo caso “la Autoridad Portuaria tenía pleno conocimiento del desarrollo de mis estudios académicos y de la participación de dicho profesor como director”.

Hans F. Burcharth, también en declaraciones a infoLibre, dice que la relación con Maciñeira fue “estrictamente científica”. El catedrático, una de las mayores eminencias mundiales en puertos, cualifica de “sinsentido” cualquier alegación de interferencia en las contrataciones. Asegura que a menudo anima a sus estudiantes a transformar casos prácticos, como este puerto, en tesis doctorales.

Sobre la acusación del Tribunal de Cuentas, de que se dividieron contratos para poder ser adjudicados a dedo, argumenta que “resultaría totalmente imposible hacer un solo contrato desde el principio porque los problemas a solucionar no pueden ser previstos porque van apareciendo segundo vas trabajando”. Burcharth reduce a siete los contratos de los que el personalmente fue beneficiario. “Punta Langosteira era un gran proyecto con el rompeolas más grande y más expuesto del mundo”, añade.

Irregularidades justificadas o no, lo que nadie puede discutir es el agujero financiero y logístico del Puerto Exterior de A Coruña. Más de 12 años después del inicio de las obras, funciona a menos de la mitad de su capacidad. No tiene ni conexión de tren ni de autovía. La de tren llegará como muy temprano en 2020.

Los auditores públicos llevan años mirándolo con lupa. Además del citado informe del Tribunal de Cuentas español, el Tribunal de Cuentas de Unión Europea cuestionó el 95% de la inversión europea (275 millones).

El coste total nadie lo tiene claro, entre otras cosas, porque está sin acabar. En su día las obras fueron adjudicadas inicialmente por 429 millones, pero van gastados ya más de 1.000.

El roto en los bolsillos de la APAC es de tal tamaño que esta Administración está intentando privatizar varios muelles en el centro de la ciudad, creando tensiones con el Ayuntamiento local (Marea Atlántica).

El empresario de la seguridad 'low cost' pretende incumplir contratos de adjudicaciones públicas millonarias

El empresario de la seguridad 'low cost' pretende incumplir contratos de adjudicaciones públicas millonarias

Más sobre este tema
stats