Casa del Rey

Rajoy reta a los republicanos a plantear una reforma de la Constitución

Rajoy reta a los republicanos a plantear una reforma de la Constitución

El presidente del Gobierno ya tiene respuesta para las miles de personas que salieron el lunes a las calles de España para reclamar un referéndum sobre el modelo de Estado aprovechando la abdicación del rey Juan Carlos I: una reforma de la Constitución. Así se pronunció en la mañana de este martes en el Casino de Madrid en el transcurso de unas jornadas organizadas por el semanario británico The Economist al ser preguntado sobre si la España "que está saliendo de la crisis es menos monárquica que la que entró".

La invitación a la apertura de un proceso de reforma de la Carta Magna se ha convertido en un mantra para el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Se trata de la misma receta que prescriben a los partidos catalanes partidarios de la consulta soberanista. Una oferta-trampa. La mayoría absoluta del Partido Popular, el partido del Gobierno, en el Congreso de los Diputados hacen, a día de hoy, que este tipo de iniciativas estén abocadas al fracaso si antes de presentarse carecen del consenso necesario. Y, es más, la oferta parte del jefe de un Ejecutivo y de líder de un partido que llevan meses insistiendo machaconamente en que, a día de hoy, no existe el consenso necesario para abordar una reforma de este calado.

Tras una intervención inicial de media hora centrada en el discurso ya clásico de la recuperación económica, el presidente del Gobierno aprovechó la pregunta sobre los apoyos de los que goza hoy en día en España la monarquía para recalcar que la decisión anunciada este lunes por el monarca no se corresponde con "nada improvisado". Y para insistir, como ya lo hizo en su declaración institucional, en que el príncipe Felipe "tiene un gran apoyo popular".

Además, señaló que la actual Constitución Española, que data de 1978 y que establece la monarquía parlamentaria como sistema, gozó de un "apoyo mayoritario". Como informa infoLibre todos los ciudadanos que tienen ahora menos de 54 años eran entonces menores de 18 años y no pudieron participar en el referéndum. Son casi 28 millones, el 67% del total. 

"Quien quiera cambiar las reglas del juego, puede hacerlo: cambiar la Constitución [...] Si hay alguien al que no le guste, que plantee una reforma de la Constitución", retó a los partidarios de un referéndum sobre monarquía o república. 

Defensa del bipartidismo: más argumentos para la gran coalición

En un momento en el que desde sectores políticos, mediáticos y empresariales del país se alienta una gran coalición PP-PSOE en el caso de que ninguno de estos dos partidos lograse mayoría parlamentaria suficiente en las próximas generales, Rajoy mostró su confianza en el bipartidismo. "En España van a seguir el PP y el PSOE teniendo muchos apoyos. Y eso es bueno. Las democracias que funcionan mejor son las que tienen dos grandes partidos y luego partidos menores", añadió. Para el presidente del Gobierno, el bipartidismo es señal de "estabilidad" y "progreso".

Antes de ser preguntado sobre el bipartidismo, en sus horas más bajas tal y como quedó demostrado en las recientes elecciones europeas, y sobre la situación de la monarquía, el presidente del Gobierno afrontó una pregunta sobre la situación en Cataluña a raíz del desafío soberanista de Artur Mas. En este caso, también planteó la reforma de la Carta Magna como vía de desatasco de la crisis. Mostró su convencimiento de que en esta materia es posible que los dos grandes partidos se pusiesen de acuerdo. "Pero es necesario más", valoró.

Rajoy mantiene su táctica sobre la reforma constitucional: entre la oferta permanente y el portazo

Rajoy mantiene su táctica sobre la reforma constitucional: entre la oferta permanente y el portazo

Más sobre este tema
stats