Crisis del coronavirus

La recuperación se acelera y crea 233.000 trabajos mientras se dispara el empleo temporal a tiempo parcial

El paro registró en junio la mayor bajada mensual de la historia.

La reactivación económica se acelera con la llegada del verano y tiene su reflejo en el mercado laboral, que lleva desde mayo creando más de 200.000 empleos mensuales y encadena cuatro meses consecutivos con bajadas del paro registrado. El número de afiliados a la Seguridad Social asciende a 19,5 millones de personas, tras experimentar un aumento de 233.056 nuevos cotizantes en junio. Nunca antes, o al menos desde 2002, se había producido un alza de ese tenor en este mes. La intensidad de la recuperación se puede comprobar teniendo en cuenta que el incremento de junio de este año multiplica por cinco los 40.982 nuevos afiliados registrados en ese mes de 2020.

La misma consolidación del repunte se observa en las cifras del paro registrado en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). El número de desempleados ha descendido un 4,41% respecto a mayo, 166.911 personas menos sin trabajo, la mayor caída mensual del paro desde que hay registros.

Otro tanto puede decirse de los trabajadores sometidos a ERTE, que se han reducido a 447.800 en junio, lo que significa 94.322 menos que en mayo. En el peor momento del covid-19, en mayo de 2020, llegó a haber 3,6 millones protegidos por estos esquemas públicos, que otorgan prestaciones a los asalariados y descuentos de cotizaciones sociales a las empresas.

Es decir, desde que se desató la pandemia y la economía se paralizó, se han recuperado 875.941 empleos, según las cuentas de la Seguridad Social, y el paro registrado ha bajado en 248.544 personas. Aun así, sigue habiendo 3,61 millones de parados en España, una cifra aún por encima –358.000 más– de los 3,25 millones que estaban inscritos en las oficinas del SEPE en febrero de 2020, antes de que llegara el coronavirus.

Los datos son buenos para los menores de 25 años, con un 12,77% menos de registrados en el paro, un ritmo que duplica al del resto de las edades, un 5,82%. No obstante, la velocidad de salida del desempleo mantiene una marcada señal de género: el paro de los hombres se reduce el doble, un 9,43%, que el de las mujeres, un 4,21%.

En cualquier caso, la recuperación se asienta sobre los mismos frágiles pilares que sostenían el mercado laboral antes de la pandemia. Así, de los 1,79 millones de contratos firmados en junio, el 32,66% son temporales a tiempo parcial. Esta modalidad, la más precaria, se ha disparado un 28,27% respecto a mayo y son los que más crecen. Los temporales a tiempo completo han aumentado un 11,45%, mientras que los indefinidos a jornada completa han subido un 7,62% y los indefinidos a tiempo parcial lo han hecho un 5,71%. En comparación anual, las cifras son muy superiores: los temporales a tiempo parcial crecen un 86,47% y los temporales a jornada completa un 42,13%. Los indefinidos con jornadas de ocho horas aumentan un 54% respecto a junio de 2020 y los de jornada parcial, un 32%.

Y como la incertidumbre no ha desaparecido del todo del horizonte económico, la contratación lo nota. Los 1,79 millones de contratos registrados en junio son un 16,36% más que en mayo y un 55% más que hace un año, cuando la zozobra era aún mayor. Pero el dato se sitúa todavía por debajo de los firmados antes de la pandemia para este mes, en la antesala de la temporada alta del turismo. En junio de 2020 se registraron 2,01 millones de contratos. En los años anteriores el número de los firmados este mes superaba siempre los dos millones. Por tanto, aún faltan unos 200.000 contratos más para recuperar los niveles prepandemia. Por supuesto, de esos casi 1,8 millones de contratos de junio, el 90,4% son contratos temporales.

Diferencias territoriales y sectoriales

La salida de la pandemia continúa, además, marcando grandes diferencias territoriales. Donde más ha descendido el paro registrado respecto a mayo ha sido en Baleares, con una caída del 16,72%, seguida de Asturias con un 9,48%. En Cataluña la reducción ha sido del 7,46%, por sólo un 1,89% en Madrid. Sin embargo, en la comparación con junio de 2020, tras el desplome provocado por el confinamiento obligatorio, sólo dos comunidades autónomas han aumentado su cifra de paro: Canarias, que tiene un 4,88% más de desempleados que entonces, y Madrid, que supera el dato de hace un año en un 0,66%. Por el contrario, Baleares lo ha rebajado un 15,54%, Navarra un 15,29% y Extremadura un 14,59%.

Un panorama similar se dibuja con los contratos, que crecieron un 47,16% en Baleares respecto a mayo, la comunidad donde más han aumentado, seguida de Castilla-La Mancha –36,5%– y Castilla y León –31,82%–. En Cataluña el alza fue del 21,43% y en Madrid, el 15,24%. Andalucía es la que menos ha elevado el dato mensual, un 6,36%. Únicamente en La Rioja y en Murcia ha caído el ritmo de contratación respecto al mes anterior, un 9,21% y un 8,16%, respectivamente. Pero con respecto al hundimiento de 2020 el crecimiento en Baleares es de un espectacular 160%, casi tres veces más que en Canarias –61%–.

También en los territorios más marcados por la actividad turística es donde más trabajadores en ERTE quedan aún. En Baleares son el 5% de sus afiliados a la Seguridad Social, pero en Las Palmas de Gran Canaria y en Santa Cruz de Tenerife ese porcentaje más que se duplica: un 12,75% y un 10,35%. De hecho, un 43% de los trabajadores acogidos a estos esquemas públicos pertenecen a hoteles –78.789– y bares y restaurantes –114.174–. En las agencias de viajes son 18.501, pero representan casi el 48% de las plantillas. En el comercio aún quedan 61.255 asalariados en ERTE. Sólo en junio la hostelería ha aumentado el número de sus cotizantes en un 11,62%, la actividad que más ha crecido en afiliación. De este modo, tiene ahora un 5,24% más de asalariados que en ese mismo mes de 2020. Por el contrario, la educación ha perdido al 3,34% de sus empleados y la sanidad sólo supera en un 0,76% los cotizantes de hace un año.

Los ministros sacan pecho, los sindicatos recuerdan la precariedad

Los ministros de Trabajo, Yolanda Díaz, y de Seguridad Social, José Luis Escrivá, han aprovechado todos estos datos para sacar pecho: “Nunca en la historia de la democracia española nos hemos encontrado con una reducción de semejante intensidad”, ha destacado Díaz. Según sus cálculos, más de 5.500 personas abandonaron el paro cada día en España durante el pasado junio.

Los sindicatos, no obstante, han enfriado un tanto la euforia de las cifras, recordando que el empleo que se está creando es, una vez más, “temporal y precario”, como ha resaltado UGT, que reclama al Gobierno una “urgente” y “fuerte” inversión en recursos humanos en el SEPE, que en 2022 va a perder 1.000 trabajadores. También le exige protección a los parados de larga duración. CCOO cree que la prioridad debe ser “mantener” el empleo que se está creando, para lo que urge medidas contra la temporalidad y la precariedad, como suprimir los contratos de obra y servicio. “La histórica bajada del paro en junio presenta los mismos vicios estructurales de siempre: temporalidad en las contrataciones y desigualdad por géneros en el ritmo de la recuperación”, ha criticado por su parte USO.

Para la CEOE, en junio se ha producido “un nuevo avance en la senda de recuperación”, que esperan que se consolide a lo largo del verano. Para ello, los empresarios reclaman que se eliminen “todos los elementos de incertidumbre” que retrasan las contrataciones, como el calendario de vacunación, las medidas sanitarias y las expectativas sobre el marco laboral y fiscal.

El paro registra su mayor descenso mensual de la historia: 166.911 desempleados menos

El paro registra su mayor descenso mensual de la historia: 166.911 desempleados menos

Más sobre este tema
stats