Tiroteo en Múnich

La policía descarta la motivación política en el ataque de Múnich

Un hombre apuñala a cuatro personas en Munich al grito de "Alá es grande"

infoLibre

La Policía alemana descartó que el tiroteo cometido el viernes en Múnich guarde relación con el grupo terrorista Estado Islámico o con la reciente ola migratoria y las autoridades barajan como principal hipótesis que se trate de un acto "sin motivación política", informa Europa Press.

El repsonsable de la Policía de Múnich, Hubertus Andrä, confirmó en rueda de prensa que un único tirador de 18 años causó nueve muertos y 27 heridos, de los cuales diez están graves. El joven, cuya identidad no ha trascendido, se habría quitado la vida disparándose en la cabeza, aunque aún tenía munición para realizar 300 disparos más.

Las fuerzas de seguridad registraron este sábado la vivienda del sospechoso, un estudiante alemán de origen iraní. Según un responsable policial, en el registro se localizaron artículos relacionados con tiroteos anteriores sin relación con el terrorismo.

Las autoridades confirmaron que se había informado "mucho" sobre otros "actos de locura" que implicaron tiroteos indiscriminados y, en concreto, había acumulado información sobre la masacre en un instituto de la localidad de Winnenden en 2009, que concluyó con 15 víctimas mortales.

Los investigadores tienen también que analizar "abundante" material informático incautado, aunque por el momento descartaron alusiones a Estado Islámico o los refugiados. Esperan conocer más datos de los interrogatorios a personas de su entorno y analizan también el pasado médico del joven, que habría recibido tratamiento psiquiátrico.

Respecto al arma utilizada, la Policía y la Fiscalía explicó que se trata de una pistola de calibre 9 milímetros con el número de serie borrado, por lo que se duda de su legalidad. El portador, además, no tenía permiso de armas, según los primeros datos.

Despliegue policial

Las fuerzas de seguridad llegaron a desplegar 2.300 efectivos en el momento álgido de alerta. Este sábado por la mañana alrededor de 800 seguían patrullando la capital bávara, que poco a poco comienza a volver a la normalidad. Los servicios de emergencia recibieron durante la noche más de 4.300 llamadas.

La Policía informó de que un grupo de policías de paisano llegó a disparar contra el tirador en la zona del aparcamiento del centro comercial poco después de que comenzase el ataque, pero no lograron alcanzarle. Finalmente, el joven se quitó la vida con un disparo en la cabeza a un kilómetro de distancia.

Las inmediaciones del restaurante y el centro comercial donde se produjeron los hechos continúan clausurados este sábado a la espera de que avancen las investigaciones. Hasta el lugar se acercaron curiosos y otras personas que quisieron rendir homenaje a las víctimas.

Andrä subrayó que no existen motivos de seguridad para dejar de visitar Múnich o cancelar actos públicos, por lo que instó a la ciudadanía a seguir con su día a día.

Tres turcos y tres kosovares entre las víctimas

Tres turcos y tres kosovares entre los muertos en el ataque de Múnich

Más sobre este tema
stats