X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

La fusión

Liliana Pineda
Publicada el 13/09/2020 a las 06:00 Actualizada el 13/09/2020 a las 10:50

Hoy, hablando con Rocío, trabajadora de la limpieza de mi edificio, me contaba que “ya no dan papeletas”, es decir, citas con el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) en Madrid, para el acto de conciliación en el que, por iniciativa de la trabajadora en este caso, se trataría de llegar a un acuerdo con la empresa sin la intervención del juez. Este acto es obligatorio en las reclamaciones más habituales, cuando un trabajador es despedido, o frente a sanciones disciplinarias, o cuando se le deben salarios… Ayer nos citaban en mi despacho a un investigado, a una procuradora y a mí, para la celebración de una telecomparecencia en un asunto ante la Audiencia Nacional, en el que no se garantizaba ni siquiera la presencia de una traductora al castellano, preceptiva en casos en los que el justiciable no habla ninguna de las lenguas oficiales del Estado… Y esta mañana mi vecina se quejaba de que su rehabilitación, a raíz de una operación de cadera, había sido postergada nuevamente pese a que lleva más de siete meses necesitándola. Podría extenderme en una larga exposición de quejas sin llegar siquiera a mencionar las más apremiantes, las que saltan a los medios de comunicación por deficiencias e insuficiencias en la prestación de servicios sociales, sanitarios, educativos, etcétera, etcétera.

La cuestión es que habiendo suscrito todas las declaraciones, tratados y normativas internacionales que aparentemente nos elevan a la cúspide de las naciones autodenominadas democráticas y garantistas de prestaciones públicas esenciales, nos hemos dotado de unos derechos que ahora nos son imprescindibles para la vida cotidiana, pero… no hemos asegurado su financiación.

Comenzando por el Derecho Humano a la Vida y continuando por derechos como el Derecho a la Salud, a la Educación, al Agua, a una Vivienda y un Trabajo dignos, al Medio Ambiente seguro, limpio, saludable y sostenible, lo cierto es que no tenemos garantizado financieramente ninguno, pues a ellos se sobrepone un único derecho que goza de prioridad absoluta y está protegido por los ejércitos, las legislaciones y las instituciones del mundo. Se trata del Derecho a la Propiedad. Pero no se trata de cualquier propiedad, desde luego no de la propiedad de nuestros ahorros o nuestros datos personales, ni del aire, del agua o del suelo que pisamos, sino de la propiedad “virtual” de las élites, que en nuestro sistema económico parece más real que todo lo que poseemos, se trata de los activos financieros e inmobiliarios, que a través del proceso de financiarización (1) engloban todo lo existente.

De ahí que ante crisis económicas tan graves como la que provocó el estallido mundial de la burbuja inmobiliaria en la pasada década, los partidos políticos PSOE y PP se apresuraran a asegurar la estabilidad del sistema financiero, así como la rentabilidad y solvencia de sus activos, priorizando el pago de la deuda pública, y para ello no tuvieron ningún reparo en modificar, con nocturnidad y alevosía, en el mes de agosto del año 2011, el art. 135 de la Constitución, imponiéndonos el yugo que luego aplicaría selectivamente y con gran satisfacción para los suyos el ministro Montoro, con su “Regla de Gasto”, que ató de pies y manos a los “ayuntamientos del cambio”, incapaces en esas condiciones de prestar con suficiencia financiera aquellos servicios absolutamente necesarios para poder hacer frente a la crisis social desatada por el descalabro bancario. Mientras, por un lado, se privilegiaba el pago de una deuda pública odiosa a banqueros y fondos buitres internacionales a costa de la prestación de servicios públicos esenciales, por otro se adquiría más deuda pública para poder entregar a manos llenas miles de millones de euros en ayudas a esos mismos bancos, ocultando sus enormes agujeros y su pésima gestión.

Ahora, en medio de una pandemia planetaria y situados en circunstancias económicas aún más difíciles que las que sirvieron para motivar la reforma constitucional del art. 135, en vez de asegurar la recuperación de aquel dinero público, que se eleva hoy en cifras a los 24 mil millones, nos viene la noticia, como caída del cielo, de una fusión entre CaixaBank y Bankia, que potencia el oligopolio del sector, ya de por sí extremadamente concentrado y sometido a las tremendas tensiones de sus actividades especulativas; que cuenta con la aprobación del Presidente del Gobierno y con el aplauso de los poderes financieros y empresariales del país; y que, en suma, continúa la rancia e impenitente práctica de rescatar a la Banca ante las crisis, en ese afán porfiado de proteger los “activos financieros” y salvaguardar su valor y crecimiento infinito, cuyo único horizonte es el lucro y el enriquecimiento de unos pocos.

Todo ello renunciando a la oportunidad de crear una Banca 100 por 100 pública y sin otro objetivo que el beneficio exclusivo del conjunto de la población; un instrumento que se ha demostrado posible en España y beneficioso en general, allí donde lo hay y donde lo hubo y fue transparente y controlado democráticamente. Pero, sobre todo, renunciando a restaurar otra medida urgente en los tiempos que corren, necesaria para evitar la financiarización y garantizar la sostenibilidad del sistema financiero: la elevación al 100 por 100 del encaje bancario, o porcentaje del dinero recibido en forma de depósitos a la vista (por ejemplo, una cuenta de ahorros) que hay que guardar en caja sin que pueda ser utilizado para invertir y especular (2). La dejación de esta medida está en el origen de los problemas bancarios que sufrimos y que seguiremos sufriendo cíclicamente si se confirma la concentración de activos financieros en un oligopolio como el que planea la fusión de CaixaBank y Bankia.

 

1. Fenómeno por el que se reduce cualquier elemento, bien, riesgo, producto o servicio a un instrumento financiero

2. Referencia: Huerta de Soto, J., 1998, p. 627. Citado por José Manuel Naredo

Liliana Pineda es abogada y miembro de ATTAC

Más contenidos sobre este tema




11 Comentarios
  • irreligionproletaria irreligionproletaria 14/09/20 19:13

    "Ya no dan papeletas"

    Leo 'La fusión' artículo de costumbrismo populista de Liliana Pineda y, los comentarios documentados de A. Basanta. Difiero con los textos de ambos un 75%...pero, una de las actoras del relato, Rocio, queda abandonada y decido acercarme para charlar.

    -Hola, Rocio ¿conoce el 'Romance de los patos'?
    "A cada cual lo que guste:
    nosotros, chapoteando,
    cabeza abajo queremos
    estar y colas en alto.

    Arriba en el cielo azul
    los vencejos van volando,
    mientras abajo nosotros
    chapoteamos cola en alto."

    Son las dos últimas estrofas del romance, en 'El viento en los sauces' cuentos que Kenneth Grahame contaba por las noches a su hijo. 'La Orilla del Rio' representa lo conocido y seguro, y 'El Ancho Mundo' lo desconocido y peligroso, pero también, la libertad.

    Los habitantes: La Rata, el Topo, el Tejón, el Sapo... podemos identificarlos con nosotros, los lectores/comentaristas del digital.

    "- No creo que me guste mucho esa canción, Rati -observó el Topo cauteloso-
    - A los patos tampoco les gusta -replicó la Rata. Ellos se preguntan: 'Por qué un tipo no puede hacer lo que quiere, cuando quiere y como quiere, sin que otros tipos se sienten en la orilla a vigilarlos todo el tiempo, haciendo comentarios y poemas y cosas acerca de él? ¡Qué absurdo es todo esto! Eso dicen los patos."

    Rocio expresa con su gesto, desconocer mi intención, al abordarla con este panegírico:

    - Son los años, Rocio. Las maneras del siglo pasado, marcaron mis 'presentaciones'. Con limitaciones, respondo su duda: la 'postverdad' que lo abarca todo, ha hecho circunstanciales las papeletas de conciliación. Hoy, los ERTE's prescinden del acto, los actores y el organismo. Los irán alargando por tres meses, seis meses, un año... CPP (Colaboración público privada) Entre todos los trabajadores en activo, sustanciaran esos ERTE's, y, los empresarios...colaborarán, dirigiendo el país directamente.

    Atentas al magnífico argumento de Basanta,

    - Rocio ¿cree ud. que los actores del trabajo a partir de ya, serán: empresario, producto/servicios a desarrollar, trabajador... salarios/plusvalía del trabajo/beneficios?

    Estamos en otra realidad... ¿buscamos 'El Ancho Mundo'?.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 13/09/20 17:04

    Vamos a ver Liliana. Cuando usted se refiere a un banco público al servicio de la ciudadanía ¿A que se refiere, para hablar con el mismo lenguaje? Porque dicho como lo dice usted me recuerda muchos a que "Dios es uno y trino" o "Quien ofende a Mahoma merece la pena de muerte"- es decir generalidades, producto de mentes autoritarias y vacuas. Es decir, nada. Cuando se quiere hacer un banco, hay que definir con qué capital se hace en primer lugar. ¿Con qué capital se forma, Liliane? Suponga que con 40000 millones de euros ¿los quitaría usted en el presupuesto a que partidas?¿A la sanidad o la educación o a la dependencia, o la investigación? Si no fuera así,. ¿Nos subiría los impuestos a los españoles mas pobres para crear un capital de un banco publico? ¿O sería usted tan irresponsable de crear un banco sin capital previo sabiendo que cualquier pérdida bancaria la tendríamos que asumir los españoles en vez de sanidad o educación? Creado el banco ¿Cuanto pagaría por los depósitos de los españoles? ¿Más que la banca privada para que la gente meta el dinero en la publica? Luego explique porque usted paga mas en la banca pública de todos los españoles que en la privada compitiendo ¿Los créditos los daria pagando menos que en la privada sin quebrar el banco publico? ¿A quien le daría los créditos? ¿Los daria por motivos politicos? A estos que son amigos de Podemos, que "hacen una buena labor" "a estos que tienen buenas intenciones y buen rollo, que son tan majos". Sería un desastre, desastres que hemos vivido con la banca pública que han sido las cajas con las que loe españoles hemos perdidos decenas de miles de millones de euros, que desgraciadamente hemos quitado a la sanidad, educación, etc, para resolver el desaguisado de esa banca pública que han sido las cajas de ahorros. Los progresistas y los gobiernos avanzados de Europa nos dicen que la banca debe fusionarse y ganar tamaño para competir con los verdaderos poderosos que son Amazon, Facebook y Google, que manejan datos de miles de millones de personas y que están implementando bancos online, y falsos bancos y usted nos dice como en el siglo XIX que hay que aumentar la competencia de mini bancos cutres.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    3

    3

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 13/09/20 17:20

      Continuo. ¿por qué dice usted que la fusión Caixabank y Bankia aumenta el monopolio en el sector? ¿porque usted aplica las teorías marxistas del siglo XIX a la realidad del siglo XIX? Si tuviera usted el coraje de mirar la realidad del sector bancario por fuera de sus gafas de dogmatismo vería lo que de verdad ocurre. La mayor competencia de la banca actual son las bancas onlines como ING y otras que operan online, sin trabajadores y actuando sobre cajeros de los bancos físicos. Y sobre todo el anuncio de las grandes bancas monopolisticas de Amazon, Facebook y Google que con el manejos de los datos miles de millones de usuarios pretenden convertirse en métodos de bancos, manejando miles de millones de datos que le permiten competir en situación de ventaja, financiados por los que debían ser los poseedores de los datos. Ese es el verdadero problema de la banca así como otros pagadores multinacionales infinitamente más rentables que la Banca como Paypal, etc. Y usted conviene que la fusión de dos bancos perjudica a la competencia. Usted utiliza anteojeras del siglo XIX para hablar de las financieras del siglo XXI. No se entera de nada. Utiliza un dogmatismo aprendido en el primero de Politzer, para entender la realidad. Con argumentos como los suyos la derecha estará bailando de alegría, porque podrá hacer lo que quiera por lo obsoleto de sus teorías y `prácticas. tenga usted valor y enterese de las condiciones reales del capital financiero. Si quiere tener una opinión inteligente y... decente.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      3

      2

      • Antonio Basanta Antonio Basanta 13/09/20 17:39

        Y para acabar. El artículo 135 modificado en el 2011 del que usted hace una interpretación totalmente panfletaria. Le recuerdo que cuando se aprobó el artículo 135 España tenia una prima de riesgo de unos centenares de puntos por encima de la alemana. ¿Que significaba? Que por los intereses de la deuda sector público teníamos que pagar varios puntos más que los alemanes. en matemáticas los españoles perdimos decenas de miles de millones de euros que los tendríamos que quitar a la sanidad, educación, investigación, etc. ¿Que quiere decir, así, en sencillo, la modificación del articulo 135 de la Constitución? Pues significa exactamente que España iba a pagar las deudas europeas igual que tiene que pagar las deudas a los ciudadanos e instituciones españoles, igual que la devolución de los impuestos a los españoles'¿Es eso malo estando en una institución común como la UE que estaba a la vez sometida a maniobras especulativas contra los estados más debilitados, como por ej España? PUes yo creo que no, que las deudas de un pretendido estado comun, Europa hay que garantizarlas. Ese artículo establecía que había que hacer una ley de estabilidad financiera. Como todos los artículos de la Constitución que define que una ley orgánica establecerá las condiciones prácticas de ese articulado. El gobierno de derechas de Rajoy (recordando que los españoles le dieron la mayoría absolutisima) hizo una ley de estabilidad presupuestaria de derechas. Usted, fomentando la ignorancia, confunde el articulo 135 con la ley de estabilidad presupuestaria de derechas, del PP, de Rajoy. Como cualquier ley se puede modificar y establecer una ley de estabilidad presupuestaria aprobada por la izquierda con las mayorías necesarias. Lo que la politica progresista nos debe decir es que esa ley se puede cambiar en el parlamento y a eso es lo que debemos caminar. Engañar a la población diciendo que es lo mismo el articulo 135 de nuestra Constitución, que a lo único que nos obliga es a pagar las deudas con ciudadanos, empresas y estados de la UE, que la ley de estabilidad presupuestaria, es una burda manipulación producto de mentalidades fanáticas, mentes débiles e inteligencias escamoteadas.

        Responder

        Denunciar comentario

        3

        2

  • Isa. Isa. 13/09/20 14:58

    El nuevo gobierno será el primero en tener que cumplir con las limitaciones del art. 135. Aquellas denuncias han quedado en el olvido. Parece que ya no se acuerdan los líderes de Podemos e Izquierda Unida de lo que sostenían hacía solo algunos meses antes de formar el nuevo gobierno de coalición. Ahora en presente ¿No es prioritario luchar con ese blindaje que impone recortes a cambio de pagar la deuda? El gobierno de coalición de PSOE y Unidos Podemos sigue descartando cualquier reforma fiscal que haga que paguen más los que más tienen. ¿No es prioritario?

    Al principio de la pandemia ya se escribía sobre que había llegado el momento de la banca pública. Y en presente nos hallamos con diversidad de reacciones tras la noticia sobre 'la fusión'

    Yolanda Díaz elude valorar una fusión criticada por Podemos. A.Garzón dice que ese dinero hay que recuperarlo y la mejor manera es mantener la participación pública

    CCOO lo que dice que hará, será velar por los criterios laborales que se puedan dar, porque siempre que hay una fusión esto tiene algún tipo de efecto en las relaciones laborales y en el número de las plantillas

    Nacho Álvarez, argumenta que el Estado no debe abandonar su participación en el capital, por lo que apuesta por la reprivatización de la entidad.

    Más País y Anticapitalistas, dicen que es una privatización encubierta de Bankia, rescatada con el dinero de todos los españoles. Es una irresponsabilidad que nos hace financieramente más frágiles

    El vicepresidente del Govern y conseller de Economía y Hacienda, Pere Aragonès, ha avisado de que estará "atento" para que, pese a la posible fusión con Bankia, CaixaBank mantenga su "vinculación con las entidades financieras y el tejido productivo del país

    He experimentado en alguna ocasión eso de que en las circunstancias más adversas, se suelen dar las mejores oportunidades para la transformación. Si además, en presente, se produce con un gobierno de coalición progresista ya es el culmen de la oportunidad ¿probable?

    Me mantendré positiva. (aunque ni el precio de las mascarillas se logre regular) Que son 120 pavos, al mes.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    2

    1

    • Isa. Isa. 13/09/20 15:01

      Ahora bien, el cambio de look de Pablo Iglesias me parece muy bello. Le favorece mucho. Me gusta muchísimo más el moño que la coleta. Pero mucho mucho.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      3

      1

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 14/09/20 17:50

        Isa, me alegra mucho leerte en forma. Otra dosis superada. Brava!

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        1

        • Isa. Isa. 14/09/20 19:56

          Irreli. Sabes como hacerme vibrar fuerte. Algo más de la mitad ya, guapa! Gracias. Abrazote.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • W. SMITH W. SMITH 13/09/20 09:48

    Para estar auspiciada por cientos de monaguillos bien pagados del mantra neoliberal (ya saben: deben mandar los mercados competitivos y evitarse situaciones de riesgo moral) no deja de ser sorprendente que apenas se nombre en todo esto que supondrá una vuelta de tuerca gigantesca a una concentración bancaria (oligopólica) ya fuera de escala en España y, al mismo tiempo, la emergencia de una nueva entidad de riesgo sistémico por su dimensión y fragilidad. Pero a los que predican con una mano una cosa no les tiembla la otra haciendo lo contrario. Y están crecidos porque los medios tienen una fe ciega en esa doble mano que les da de comer. Salvo honrosas y muy escasas excepciones. La publicidad pagada manda.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Pernalonga Pernalonga 13/09/20 01:12

    (Continuación)
    En un banco público gestionado, no por profesionales, sino por gestores sin escrúpulos nombrados por el gobierno de turno entre sus afines, para que financien sin objeción sus caprichos, no depositaría un solo euro. Parece que no ha servido de nada la dura lección que supuso colocar al frente de estas entidades a Rato, Narcís Serra, Olivas, Blesa, Crespo, etc.
    Solo un banco público con unos estatutos fundacionales que impidiesen el manejo a su antojo por parte de los gobiernos de turno podría ser viable. Pero los ejemplos que tenemos de cómo se nombran mediante pasteleos los miembros organismos tales como el C.G.P.J, el Tribunal Constitucional, RTVE, me hacen imaginar lo peor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • Pernalonga Pernalonga 13/09/20 01:12

    Mucho se habla en estos días sobre la, al parecer inminente, fusión de Caixabank y Bankia.
    Desde la ignorancia de un lego escarmentado me pregunto para qué. ¿Acaso va a percibir el Estado, aunque sea en cómodos plazos, los 24.000 millones que aportó?
    Como todo el mundo sabe, cualquier fusión bancaria genera desempleo, concentra riesgo, elimina competencia y finalmente encarece los servicios.
    Por otra parte las opiniones que aaplauden a la oportunidad de crear un Gran Banco Público no dejan de preocuparme. Parece que no tenemos memoria. Las tradicionales Cajas de Ahorro, no tenían dueño, y tuvieron un largo y fructífero recorrido hasta la reforma de sus estatutos para que fueran controladas por las Comunidades Autónomas. Ahí comenzó el desastre. Sus consejos de administración fueron designados por los gobiernos de turno, para financiar castillos en el aire a la vez que se llenaban los bolsillos cúpulas directivas y amigotes.
    ¿No recuerdan ya las quiebras y rescates de Caja Madrid, Caixa Galicia, CAM, Bancaja, Caja España, Caja Duero, Caja Castilla la Mancha, Caja Murcia, Caja Inmaculada y un largo etc. que dilapidaron los ahorros de sus clientes en inversiones especulativas y en la financiación de proyectos caprichosos de políticos descerebrados. Ahora recuerdo los aeropuertos de Tarragona, Murcia, Ciudad Real, Jaca, Badajoz… las obras faraónicas de Terra Mítica, la Ciudad de las Artes en Valencia, La Ciudad de la Justicia en Matrid y una lista de despropósitos de tal envergadura que el espacio disponible no permite reflejar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

Lo más...
 
Opinión