LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
El cóctel del populismo: un tercio de descontento económico, dos de “amenaza a la nación y los valores”

Ciudadanos

Al menos 14 cargos de Ciudadanos dejan el partido en los últimos meses por dimisiones o expulsiones

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera.

El reto de Ciudadanos era y sigue siendo mayúsculo: montar candidaturas electorales en más de 1.000 localidades en toda España –880 fuera de Cataluña, única comunidad en la que la formación está asentada– sin contar todavía con una estructura orgánica definida en las diferentes autonomías y provincias pues estos cargos se decidirán tras los comicios de mayo. Como era de esperar, este escenario está generando más de un problema en el partido, sobre todo, por las discrepancias a la hora de elaborar las candidaturas o celebrar los procesos de primarias y por la incursión de oportunistas y garbanzos negros. De hecho, según cálculos de infoLibre, al menos 14 de cargos en diferentes municipios del país han dejado las filas del partido de Albert Rivera en los últimos meses de forma voluntaria o han sido expulsados o apartados de las candidaturas por motivos disciplinarios. 

El último en abandonar ha sido el que hasta este jueves era secretario local de Ciudadanos en Huelva, Rafael Alcaide, que presentó su dimisión por la, a su juicio, "falta de transparencia" que ha habido en el proceso de primarias del partido para elegir a los candidatos a ocupar los puestos dos al cinco de la lista para el ayuntamiento de esa ciudad andaluza de cara a las próximas municipales. Según explicó a Europa Press en las primarias del 8 de abril como número dos salió elegida una persona "cuya afiliación al partido estaba en trámite". 

Fran Hervías, secretario de Organización y hombre muy próximo a Rivera, reconoce que el partido ha tenido que hacer frente a varios "conflictos" por la elaboración de las listas aunque considera que "son los roces normales y habituales" cuando una estructura crece mucho y de forma rápida especialmente al calor de las encuestas que ya dibujan un escenario prácticamente de empate técnico entre Podemos, PSOE, PP y Ciudadanos si ahora se celebraran elecciones generales. "Lo que ha ocurrido en algunos casos es que hay afiliados que no tenían los seis meses de militancia que se necesitan para poder ser candidato y que se han enfadado porque desde la dirección no les hemos habilitado para que lo fueran. Y hay otros que, como no han resultado elegidos, pues también", señala Hervías. 

Los estatutos de Ciudadanos permiten al Consejo General (el máximo órgano entre congresos) habilitar como candidatos a militantes que llevan menos de medio año afiliados o a personas que ni siquiera lo son para que concurran como independientes. Este último puede acabar siendo el caso del excandidato de UPyD Ignacio Prendes si se consuma la posibilidad de que encabece la lista de Ciudadanos al Principado de Asturias tras abandonar el partido de Rosa Díez.

Los estatutos permiten también que no se hagan primarias para elegir los primeros cinco nombres de la lista –a partir de ahí los puestos los designa siempre la dirección "según los méritos o los perfiles" de los aspirantes– cuando la agrupación tiene menos de 150 militantes. Y eso es algo que, como consecuencia de la joven historia de la formación fuera de Cataluña, ocurre en bastantes municipios a pesar del aumento de afiliados de los últimos meses. Además, para concurrir los aspirantes tienen que recoger los avales de, al menos, el 10% de la militancia.

Elaboración de listas 

Pues bien, estas excepciones que prevén los estatutos han generado en los últimos meses más de una acusación de dedazo por parte de grupos de militantes. Es el caso, por ejemplo, de Alicante, donde a mitad de febrero fue alejado de la coordinación del partido en la ciudad Ricardo Rico para colocar como cabeza de lista en la ciudad al catedrático de Filología de la Universidad de Alicante (UA) José Luis Cifuentes, que fue expulsado del PSOE local, formación en la que aún constaba como militante, al conocerse que trabajaba para el partido de Albert Rivera. Rico se marchó y Cifuentes fue proclamado candidato por aclamación al ser la única persona que se presentó a las primarias. Pero las desavenencias también se han dejado ver en otros municipios de la provincia de Alicante como Torrevieja. En esta última ciudad desde enero ya han sido destituidos dos coordinadores, la última Betty Grans, por la supuesta afiliación masiva de candidatos y ahora será la dirección provincial del partido la que nombre un candidato. 

Entre los que se han marchado de Ciudadanos enfadados por cómo se han elaborado las listas están también el que fuera secretario de la agrupación de Murcia, Felipe Cervantes; así como los que fueran coordinadores de Getafe, Andrés Serrano; Badajoz, Antonio Manzano; Alcoy (Alicante), Francisco Gordejuela; Alcañiz (Teruel), Alberto González; o Barbastro (Huesca), Ángel Gombau. El pasado 12 de abril también dimitió en el que era coordinador de Ponferrada (León), Tulio García, que pasó a integrarse en las listas del PP a la capital según informó El Diario de León

El problema de los 'garbanzos negros' 

Pero además de los problemas con las listas, Ciudadanos también ha tenido que enfrentar la presencia de cargos que, con sus declaraciones, han violentado el ideario que dice defender del partido. Este ha sido el caso del coordinador de los jóvenes de C's en Madrid, Carlos López Martín, que fue expulsado a principios de este mes de abril después de que en las redes sociales se rescataran unos tuits de 2012 de contenido xenófobo. "Sólo hay algo peor que un catalán y no es un gabacho, es otro catalán", escribió. 

El grupo de Cs en las Cortes Valencianas salta por los aires: cuatro diputados dejan el partido

El grupo de Cs en las Cortes Valencianas salta por los aires: cuatro diputados dejan el partido y se pasan a los no adscritos

También dimitió a finales de enero el que era candidato de Ciudadanos a la Presidencia del Principado, Francisco Gambarte, después de que La Nueva España publicase unos comentarios que había hecho en Twitter a principios del año pasado en los que dirigiéndose a otro usuario le decía que se "limpiaría el culo" con la bandera catalana. En aquellos días, entre el 26 de diciembre de 2013 y el 2 de enero de 2014, mantuvo varios desencuentros en esa red social con usuarios catalanes.

El pasado sábado. Ciudadanos también retiró a Pedro Benayas, que hasta entonces era su cabeza de lista en Móstoles, la segunda ciudad con más población de la Comunidad de Madrid (205.000 habitantes) por supuestamente haber colocado a familiares y allegados en los primeros puestos de la lista electoral al Ayuntamiento. La dirección de Benayas ha sido sustituida por una gestora que tendrá que nombrar a un nuevo candidato. 

Hervías quita hierro a estos casos. "Es inevitable que estas cosas pasen porque no podemos conocer a los 21.000 afiliados que tenemos. Y es normal que haya gente que haya hecho alguna vez comentarios o declaraciones que no están dentro de nuestros principios", señala. Y remarca que la diferencia de Ciudadanos con el resto de partido es que cuenta con "mecanismos internos" de actuación. "Otros los mantienen en listas y les dan cargos mientras que nosotros los apartamos. Es la diferencia. Si nos sale un garbanzo negro no lo dejamos ahí", sentencia. 

Más sobre este tema
stats