Stop Desahucios

Detenidos 18 activistas durante una protesta en el ‘banco malo’

Protesta en la sede del 'banco malo', este jueves.

Afectados por las hipotecas y activistas a favor del derecho a la vivienda se encerraron durante más de cinco horas este jueves en la sede del llamado banco malo –la sociedad que compra los activos tóxicos vinculados al ladrillo– para denunciar que esta sociedad invalida los acuerdos de alquiler social o renegociación de la deuda que algunos afectados habían acordado con las entidades financieras con las que firmaron sus créditos hipotecarios. Sobre la una del mediodía el grupo entró al hall del edificio de oficinas en el que se encuentran la sucursal central de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) al grito de "¡El banco malo desahucia a la gente!"

La idea era permanecer allí hasta obtener un compromiso por parte de algún responsable de la sociedad de que aceptaban reunirse con tres familias amenazadas de desahucio que habían contratado sus hipotecas con Bankia y cuyas viviendas ya han pasado a formar parte de la Sareb. El compromiso nunca llegó y activistas y afectados –un grupo de alrededor de 30 personas– decidieron permanecer en el edificio de forma pacífica como modo de presión.

Y allí permanecieron hasta que la Policía, que según aseguraron los agentes había llegado a requerimiento de los responsables del banco malo, comenzó a desalojar la entrada del edificio. ¿El resultado? 18 personas detenidas y trasladadas a comisaría, donde se procedió a su identificación porque ninguna de ellas llevaba encima la documentación. Todos quedaron en libertad a lo largo de la noche del jueves. Según fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid estas personas serán acusadas en el atestado policial de resistencia y desobediencia a la autoridad y de allanamiento de un domicilio jurídico, este último, un delito que puede ser castigado con las penas de prisión de seis meses a un año y multa de seis a diez meses.

Antes del desalojo, en un forcejeo con la Policía, una mujer cayó al suelo y fue trasladada en ambulancia al hospital de La Paz para realizarle algunas pruebas. Una de las personas detenidas también fue llevada en volandas por los agentes al intentar resistirse a ir a pie hasta el coche policial que la trasladó a comisaría. El resto de los concentrados, que resistieron sentados en el suelo y abrazados unos a otros, fueron sacados escoltados por los agentes. La Policía mantuvo a los activistas que permanecieron fuera de la sede y a los periodistas que cubrían la información tras un cordón a unos cincuenta metros de la puerta del edificio. 

"Me engañaron. Estoy desesperada"

Cati Ordoñez, de 33 años, era una de las personas presentes en la protestas que acabó en comisaría. Compró hace nueve años un piso en Madrid. Por aquel entonces, su marido y ella tenían trabajo y en Caja Madrid, la entidad que les concedió la hipoteca, todo fueron facilidades. Pero la dureza de la crisis acabó golpeando a su familia hace dos años. Ambos perdieron sus empleos –ella como cuidadora de ancianos y él en la construcción– y acudieron a la entidad a renegociar su préstamo. "Me engañaron. Me dijeron que estaban estudiando una refinanciación de mi deuda y que si pagaba una cuota más baja durante más años podría mantener mi casa y que incluso podría negociar un alquiler social", señala. Sin embargo, en agosto de 2012 recibió la demanda de ejecución hipotecaria. Su piso salió a subasta el 17 de enero de 2013.

La sorpresa de Cati llegó cuando, tras acudir a Bankia a pedir explicaciones, le dijero que su piso ya era propiedad del banco malo y que no podían hacer nada. "Aquí –dice apostada tras una pancarta en la que podía leerse 'Ocupa Sareb, sin soluciones para estas familias no nos vamos'– siguen mareando la perdiz, sólo me dicen que me vaya de mi casa y que tras eso ya veremos. Estoy desesperada. Si me desahucian no tengo a donde ir". 

El banco malo prevé perder dinero sólo en 2013

El banco malo prevé perder dinero sólo en 2013

Más sobre este tema
stats