Memorias polémicas en el PSOE

El equipo de Zapatero sostiene que nunca existió el ‘documento ultimátum’ de Pedro Solbes

José Luis Rodríguez Zapatero y Pedro Solbes.

"¿Por qué ni Pedro Solbes ni El País hacen público ese 'documento-ultimátum' que supuestamente desembocó en la 'renuncia' del entonces vicepresidente del Gobierno?". Esta es la pregunta que desde el domingo pasado, 10 de noviembre, lanzan distintos miembros del equipo de confianza del expresidente Zapatero tras el anticipo que el citado diario hizo de "Recuerdos", libro de memorias del ex vicepresidente económico que sale a la venta este lunes y que supone una durísima crítica a las medidas tomadas por el Ejecutivo socialista en la primera fase de la crisis. La respuesta de esas mismas fuentes es rotunda: "ese documento nunca existió".

En el adelanto, titulado "Cuando decidí salir del Gobierno", Pedro Solbes narraba en primera persona sus crecientes discrepancias con Zapatero en otoño de 2008 sobre la situación de la economía, el control del déficit público y las medidas que convenía tomar. "Le señalé al presidente -escribe Solbes- que le presentaría unas propuestas después de las vacaciones (de Navidad) y que si estábamos de acuerdo con el diagnóstico y sobre todo con las medidas a adoptar estaba dispuesto a quedarme pero que en otro caso prefería marcharme. Al final -añade- le entregué a primeros de enero un documento titulado 'Una estrategia para la recuperación de la economía española'"Una estrategia para la recuperación de la economía española. Según el exvicepresidente, en ese documento analizaba los "desequilibrios" económicos de los últimos años y planteaba un "proceso de ajuste" que incluía una mayor "flexibilidad salarial", entre otras reformas en "un marco de finanzas públicas sostenibles a largo plazo".

Ni rastro en los archivos

El propio Zapatero, según han manifestado a infoLibre fuentes de su entorno, se ha declarado "sorprendido" por el fondo y la forma del episodio narrado por Pedro Solbes. Tal documento no figura en los archivos personales del expresidente, que en los últimos días ha preguntado también por el mismo al entonces Director de la Oficina Económica de Moncloa, Javier Vallés, al exjefe del Gabinete de Presidencia, José Enrique Serrano, y a otros inmediatos colaboradores de su última etapa de Gobierno. Nadie lo conserva ni lo recuerda, y Zapatero les ha manifestado que, de haber existido ese documento, Solbes tendría que haberle hablado o preguntado acerca del mismo, cosa que al parecer nunca ocurrió. Según el relato del exvicepresidente, a finales de enero Zapatero le habría dicho: "Pedro, este documento es inaceptable. Lo que propones lleva implícitas dos huelgas generales". 

En el libro que este lunes sale a la venta, el documento no aparece como tal, aunque sí las referencias a su contenido. Fuentes cercanas a Pedro Solbes han manifestado a infoLibre que "ese documento fue entregado a Zapatero, que es el único que lo conoce". 

"El PSOE ha vuelto"

La publicación del "resumen" de las memorias de Solbes por El País coincidió con el día de clausura de la Conferencia Política del PSOE, en cuyos pasillos no pasó inadvertida esa coincidencia ni la crudeza del tono utilizado por Pedro Solbes. Fue la misma mañana del discurso en el que Alfredo Pérez Rubalcaba proclamó que "el PSOE ha vuelto", un mensaje que en algunos sectores del partido se ha interpretado como reivindicación de etapas anteriores al zapaterismo. Fueron precisamente Rubalcaba y Felipe González quienes convencieron en 2008 a Pedro Solbes para que continuara en el Gobierno cuando tenía decidido retirarse pese a la petición que le hizo Zapatero para que se mantuviera al frente de la política económica para la segunda legislatura. De haberse apartado entonces, podría haber presumido de unos datos inmejorables: una deuda pública por debajo del 40% del PIB y tres ejercicios seguidos (de 2005 a 2007) de superávit presupuestario.

Nadie niega que las posiciones de Solbes en política económica se situaban en una línea cada día más alejada de las medidas socialdemócratas contracíclicas que Zapatero practicó hasta mayo de 2010. Incluso había sido empeño suyo en 2006 situar a Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO) como Gobernador del Banco de España, desde donde hacía permanentemente recomendaciones neoliberales sobre reformas del mercado de trabajo y sobre las supuestas bondades de una mayor "flexibilidad salarial". No se tomaron, sin embargo, medidas para prevenir el estallido de la burbuja inmobiliaria, para frenar el saqueo de las cajas o para evitar la venta de preferentes a los ahorradores.

El propio Solbes recuerda en sus memorias que, en noviembre de 2008, el G-20 apoyó, a propuesta del Fondo Monetario Internacional, destinar 1,2 billones de dólares, el 2% del PIB mundial, "a poner en marcha acciones para reactivar la economía mediante la inyección de dinero público". De allí surgieron "medidas audaces" (en expresión de Solbes) como el llamado 'Plan E', dotado con 8.000 millones de euros para generar empleo en los municipios.

Lo cierto es que a principios de abril de 2009, tres meses después de la fecha en la que Solbes data su 'documento-ultimátum', Zapatero abordó una crisis de Gobierno en la que Elena Salgado pasó a ser vicepresidenta económica y Solbes salió del Ejecutivo. El exvicepresidente cuenta en sus memorias que ya en la primera legislatura barajó la posibilidad de dimitir "en un par o tres de ocasiones", aunque el único miembro de los Gobiernos de Zapatero que abandonó por voluntad propia fue José Bono.

Justo una semana después de la publicación de las memorias de Solbes aparecerá El dilema, libro en el que Zapatero da su versión sobre lo que denomina "600 días de vértigo" tras el estallido de la crisis de 2008.

Zapatero no se moja

Zapatero no se moja

Más sobre este tema
stats