Comportamiento electoral

Los resultados en el exterior desde que hay voto rogado: el PSOE ganó dos veces y Podemos otras dos

Concentración de protesta de españoles residentes en París..

Las últimas cuatro elecciones generales –2011, 2015, 2016, 2019– se han celebrado con la norma del denominado "voto rogado", tras la reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral (LOREG) que exige que los españoles residentes en el extranjero reclamen su voto. En las cuatro ocasiones ganó la izquierda: dos veces el PSOE y otras dos Podemos–, pero con una participación muy baja.

Según datos del Ministerio del Interior, el PSOE fue la fuerza más votada entre los residentes en el exterior el pasado 28 de abril, con 31.475 sufragios, el 26,92 del total. En las anteriores generales, las de 2016, el triunfo se lo llevaron Podemos y sus confluencias: 30,06% de los votos válidos (36.193 papeletas), al igual que las de diciembre de 2015, cuando se hicieron con el 27,04% de los apoyos (23.908 sufragios).

Mientras, en las elecciones generales del 2011, cuando el PP de Mariano Rajoy se hizo con la victoria por mayoría absoluta, los residentes en el exterior seguían apostando por el Partido Socialista. 28.104 españoles en el extranjero metieron en el sobre la papeleta de la candidatura que encabezaba por Madrid Alfredo Pérez Rubalcaba. En porcentaje, el 38,52%. En aquellos comicios, Podemos aún no había nacido.

Si se tienen en cuenta los 11 comicios celebrados desde 1986 –primeras con censo en el exterior–, el resultado es el siguiente: el PSOE ha ganado en siete ocasiones, el PP en dos (2000 y 2004) y Podemos en dos (2015 y 2016).

  La evolución de la participación

La participación en las elecciones de los expatriados cayó en picado desde la introducción de la exigencia del voto rogado. Hasta la fecha, las iniciativas parlamentarias encaminadas a modificar el artículo 45 de la LOREG no han cuajado.

La obligación de solicitar el voto, y en ocasiones los problemas que han tenido los emigrantes para recibir las papeletas, han hecho que la abstención se disparase. De hecho, la máxima participación se alcanzó en 2016, cuando votó el 6,30% del Censo Electoral de los Residentes Ausentes (CERA): 121.277 sufragios emitidos de 1.802.244 censados. 

La menor participación se produjo en 2015, con un 4,73% (88.900 votos válidos). En 2011 fue del 4,95% y en las del pasado mes de abril ascendió al 5,64%.

Estos datos contrastan enormemente con lo que sucedía cuando no había que rogar el voto: la participación se situó entre el mínimo del 20,57% de las elecciones de 1986 y el máximo del 36,15% en 1989. En 1993, 1996 y 2008 también superó la barrera del 30%.

  El sentido del voto

Según los datos del Ministerio del Interior, en seis de las once elecciones generales celebradas desde 1986 –primeras con censo del exterior– los emigrantes apostaron en las urnas por la misma formación que el resto de votantes españoles. Así ocurrió en las de 2019 (ganó el PSOE), 2008 (PSOE), 2000 (PP), 1993 (PSOE), 1989 (PSOE) y 1986 (PSOE).

Por contra, el ganador fue diferente en cinco comicios: 2016, 2015, 2011, 2004 y 1996. En cuatro ocasiones, el PP ganó en el interior pero perdió entre los inmigrantes: en 2016 y en 2015, ganó Podemos en el exterior, mientras que en 2001 y 1996 fue el PSOE quien se impuso en el voto CERA. La excepción fue 2004, cuando los conservadores ganaron entre los inmigrantes, y el PSOE se impuso en España. Hay que tener en cuenta que aquellas fueron las elecciones de los atentados del 11-M, cuando Aznar y su Gobierno culparon falsamente a ETA, y los emigrantes ya habían emitido su sufragio antes de los ataques que se produjeron tres días antes de la votación el 14 de marzo.

  Los resultados con el 'voto rogado'

2019: victoria clara del PSOE

En las elecciones del pasado abril se abstuvo el 94,36% del CERA, que alcanzó la cifra más alta de toda la serie (había 2.099.463 personas con derecho a voto). Enviaron su sufragio 118.357 emigrantes, siendo válidos 116.922.

Más de una cuarta parte de los votantes, el 26,9%, apostó por el PSOE; el 16,7%, por Unidas Podemos y sus confluencias; el 16,1% por Ciudadanos, y el 14,49 por el Partido Popular. Por su parte, la extrema derecha de Vox cosechó el 9,6% de los sufragios.

En el total nacional, este orden se altera. Los socialistas se hicieron en el 28,67% de los votos, seguido de PP (16,69%), Ciudadanos (15,86%), Unidas Podemos (14,3%) y Vox (10,26%). Aquí la abstención fue del 28,24% de los votantes.

2016: Podemos se impone al bipartidismo

En las generales de 2016, el PP de Rajoy ganó con el 33% de los votos, seguido del PSOE (22,63%). 

Pero en el exterior la fuerza más votada fue Unidas Podemos, con el 30% de los sufragios, muy por encima del 21,1% que obtuvieron en el cómputo general. Tras la formación morada se ubicaron los conservadores (28,65%), el PSOE (16,3%), Ciudadanos (15,1%) y Vox (0,39%).

Como le ocurrió a Podemos, Ciudadanos también tuvo en porcentaje mayor apoyo entre los emigrantes que en el resultado global.

2015: Iglesias se estrena con nota

El estreno de Podemos en unas elecciones generales ubicó a la formación morada y sus socios como la tercera del arco parlamentario: 69 diputados y el 20,68% de los votos. Por delante estaban PP (123 diputados, 28,7% de los votos) y PSOE (90, 22%). La cuarta posición fue para Ciudadanos (40, 13,94%).

Pero en el voto exterior, Podemos y sus alianzas se impusieron, logrando el apoyo del 27% de los 88.416 españoles que emitieron su voto. El PP se quedó en el 26,69% de los apoyos, mientras que PSOE y Cs prácticamente empataron: 16,8 y 16,3%, respectivamente.

2011: el PSOE gana pese a la mayoría absoluta de Rajoy

En el estreno del voto rogado, los emigrantes españoles apostaron de forma equilibrada por PP y PSOE. El 38,52% escogieron la papeleta de los socialistas y el 37,85, la de los conservadores. Izquierda Unida fue la apuesta del 6,68% de los casi 73.000 expatriados que emitieron votos válidos.

2011 fue el año de la mayoría absoluta de Mariano Rajoy, que obtuvo 186 escaños, frente a los 110 del PSOE. El tercer puesto fue para IU (11 escaños).

Las peticiones de voto desde el extranjero suben casi un 27% respecto a las elecciones de abril

Las peticiones de voto desde el extranjero suben casi un 27% respecto a las elecciones de abril

Más sobre este tema
stats