Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Buzón de voz

“Rajoy se me hace bola”


Publicada 01/08/2013 a las 18:39 Actualizada 03/08/2013 a las 00:49    
EL AUTOR
“Yo no digo nunca lo que creo, ni creo nunca lo que digo, y si se me escapa alguna verdad de vez en cuando, la escondo entre tantas mentiras que es difícil reconocerla”. Fin de la cita: Carta de Nicolás Maquiavelo a Francesco Guicciardini, 17 de mayo de 1521.



No había salida fácil. Quienes presumen de conocer bien a Mariano Rajoy y a su principal consejero, Pedro Arriola, creían que el presidente del Gobierno optaría por hablar del mar y de las flores (o de la economía y las reformas) pasando de puntillas por el caso Bárcenas sin mencionar siquiera al interfecto. Vamos, que seguiría haciéndose “el muerto”, esperando a que escampe, dejando pasar la ola. Lo que ha hecho durante más de treinta años de vida política. Primer día de agosto, 9 de la mañana, en el Senado porque el Congreso está en obras. ¿A quién coño le iba a importar este viernes lo que allí se dijera el jueves?

Esta vez, el entorno de Rajoy insistió en que había que dar algún golpe de efecto. No bastaba con mantener la actitud displicente y evasiva de las contadísimas respuestas que no ha tenido más remedio que dar en estos meses al hilo de ruedas de prensa junto a dirigentes internacionales: “La segunda ya tal”. “¿Qué podemos hacer?” (Lenin, fin de la cita). Y decidió pasar (a su manera) al ataque.

El ataque de un muerto siempre es una sorpresa. Puede llegar a asustar. Bastaba con condensar en una hora lo que ha sido la estrategia de Gobierno en lo que va de legislatura: hacer lo contrario de lo que se dice y decir lo contrario de lo que se hace. Se promete bajar impuestos y se suben el IVA y el IRPF; se promete no tocar las pensiones y se recortan; se jura no recortar la Sanidad ni la Educación... y así “hasta el infinito y más allá” (Buzz Lightyear en 'Toy Story', fin de la cita). Y si alguien reprocha las mentiras, siempre cabe la excusa de que no había otro remedio. (“Por España, todo por España”, fin de la cita).

De modo que Rajoy arrancó su discurso anunciando que no hablaría de economía, para, inmediatamente, extenderse en los “indicios alentadores de cambio de tendencia”, que es una forma postmoderna de introducir los afamados brotes verdes. Se vino arriba (en la lectura del texto que llevaba escrito) y anunció que “estamos a punto de salir de la recesión”, como demuestra “el mejor dato de paro de la crisis”. Explicó que estaba allí porque le daba la gana, y no porque toda la oposición lo reclamara.

Y pasó a llamar por su nombre al caso Bárcenas (¡sorpresa!): “Cometí el error de confiar en un falso inocente”. ¿Por qué? ¿Porque le exigiera explicaciones permanentemente a quien controló las cuentas del partido durante dos décadas y éste le engañara con habilidad insuperable? No. Por culpa del juez Baltasar Garzón y del entonces ministro de Justicia Mariano Fernández Bermejo, que coincidieron en una cacería y eso permitió a Federico Trillo, a Rajoy, a El Mundo y a todo el PP sostener que el caso Gürtel era un invento, producto de una “cacería” político-judicial contra el PP. Ahora, el presidente del Gobierno ha presumido de que la causa se haya reabierto, sin citar que las fiscales son las mismas que según él protagonizaron esa presunta “cacería”.

“Di crédito al señor Bárcenas”, reconoce Rajoy, aunque quien manejara los préstamos (en blanco y en negro) durante veinte años en el PP fuera el propio Bárcenas. Ha reconocido la existencia de los sobresueldos, “como en todas partes” (???) aunque con mil eufemismos y siempre “en blanco y declarados a Hacienda”.

La mentira tendrá las patas cortas, pero en boca de Rajoy lo que no tiene es complejos. Ha dicho que confió en Bárcenas “hasta que llegaron los datos de Suiza”. ¿Cómo explicar que después de conocerse que el extesorero tenía 48 millones guardados en Suiza Rajoy le enviara mensajes telefónicos de ánimo (“Luis, sé fuerte”, fin de la cita)? No ha habido forma de que lo explicara. La estrategia consistía en no explicar lo inexplicable sino, sencillamente, obviarlo.

Preguntas sin respuestas

Por eso, Rajoy no ha respondido a las preguntas concretas y sencillas de Cayo Lara o de Rosa Díez, ni a los fundadísimos reproches del representante del PNV (“como mínimo, usted no se ha enterado de nada de lo que pasaba en el PP”). Ha dedicado Rajoy más tiempo a atacar a Rubalcaba que a Bárcenas. Las encuestas indican que casi el 90% de los ciudadanos tienen “poca o ninguna confianza” en Rajoy o en Rubalcaba, de modo que la cuestión de la credibilidad no estaba en juego (desgraciadamente para el prestigio democrático).

El PP había dado orden a los suyos de apoyar, ovacionar, aplaudir en pie a su presidente. Y el grupo parlamentario ha cumplido como un solo hombre, con el fervor añadido de quienes también habían venido cobrando durante años los sobresueldos.

Rajoy no podía entregar ninguna cabeza porque el principal encausado políticamente por el escándalo es él. Así que ha optado por el ataque del zombie. Pretende ganar tiempo, colar el trágala de que no hay ninguna responsabilidad que asumir hasta que los tribunales no sentencien. Da igual que haya hechos probados. Y un montón de mentiras contrastadas. Del origen del dinero, ni palabra. De lo que obtenían las grandes o pequeñas empresas a cambio de sus donaciones irregulares al PP, ni mención. Todo el que ose poner en entredicho la honestidad del presidente del Gobierno ya no es que contribuya a una “causa general” contra el PP sino que está boicoteando la recuperación económica y la imagen de España. Tal cual.

Si Mariano Rajoy estuviera solo en esta maquiavélica estrategia, podría pronosticarse su pronta desaparición de la vida política. Pero no. Tiene detrás una mayoría absoluta parlamentaria y el apoyo de una gran parte de los medios de comunicación, endeudados hasta las barbas de su único posible salvador o al menos interlocutor influyente con los acreedores. La partida que aquí se está jugando tiene componentes éticos, políticos, mediáticos, financieros y, por qué no decirlo, hasta mafiosos. Un presidente que envía mensajes de ánimo a alguien que le chantajea no debería durar un minuto en el cargo.

¿Y ahora, qué? El PSOE mantiene la amenaza de una moción de censura ante la que Rajoy se ha mostrado retador y hasta provocador. Sabe que aritméticamente la tiene ganada. En cuanto a la imagen, cuenta con la inestimable ayuda del expresidente socialista Felipe González, apuntado eternamente a la “razón de Estado” para justificar cualquier dislate, hasta el punto que ha llegado a amenazar con darse de baja en el PSOE si Rubalcaba siguiera la estela de Pedro J. Ramírez contra Rajoy. En lo mediático, el mundo al revés: resulta que el periódico que siempre apoyó a Rubalcaba proclama la “honestidad” sin tacha de Rajoy, mientras el diario que siempre ha pedido el voto para el PP, lo machaca y defiende que el presidente sea sustituido por Soraya Sáenz de Santamaría (por ejemplo).

Es primero de agosto. El debate nos pilla, como a cientos de miles de ciudadanos, en ruta. Y en una parada en la carretera se escucha, en boca de un conductor, quizás la sensación más gráfica, por infantil y sincera: “Rajoy se me hace bola”. Fin de la cita.



18 Comentarios
  • 18 isachampman 18/08/13 18:55

    Marianito, en aquel corto de ficción del 2 de febero, dijo que había venido a la politica perdiendo dinero, porque él estaba muy bien de Registrador de la Propiedad. ¿Que más explicación quieren ustedes?...

    Responder

    Denunciar comentario

  • 17 icasticoblog 15/08/13 12:26

    Dice mi madre cuando reflexiona sobre su edad: “Hijo, estoy en la edad de la conserva”. Argumenta que cada vez que la menciona, normalmente a petición de alguna curiosa y vieja conocida de la parroquia, escucha siempre la misma coletilla, ¡Mujer, qué bien te conservas! Rajoy es un político en escabeche. Ese escabeche de lo previsible que mantiene inalterable a quien se sumerge en él, de conocer de antemano siempre lo que va a decir. http://icasticoblog.com/2013/08/04/fin-de-la-puta-cita/

    Responder

    Denunciar comentario

  • 16 blackdecard 15/08/13 00:16

    :-) si fuese Rajoy pondria ese epitafio en mi tumba;..."fin de la cita" (a continuacion de un laconico -perdonen que no me levante-).....deberiamos haber puesto a los hermanos Marx en el gobierno; por lo menos nos reiriamos...

    Responder

    Denunciar comentario

  • 15 libertadexpresión 14/08/13 21:35

    A Mariano Rajoy ya nadie le cree... Solo aquellos que tienen intereses de por medio escenifican en los medios de comunicación falsas alabanzas, a cambio de... Es un político mediocre, en una época de políticos mediocres, que está destruyendo la poca credibilidad que los ciudadanos tenían en los políticos y en el sistema democrático. El problema es que ahora tenemos que aguantar a este señor, y a toda su corte de aduladores y bufones, durante dos años más... Y lo peor hemos de vivir con la realidad cada vez más palpable del expolio que se ha estado haciendo de las arcas públicas, de nuestro dinero, del dinero que necesitan nuestras escuelas y hospitales públicos, que necesitan nuestros ancianos y jóvenes, los parados... Y yo me pregunto, ¿qué clase de democracia es esta, que nos obliga a mantener en el poder político a personas con escasa credibilidad política y una trayectoria de mala gestión hasta agotar su mandato? Es una falsa democracia, creada para acallar al pueblo

    Responder

    Denunciar comentario

  • 14 Alba30 11/08/13 08:34

    Pues está teniendo la actitud de quien sabe que no le va a pasar nada porque los políticos en España son intocables, y mucho más si son del PP. Quizá con un poco de suerte dentro de 3 años les voten menos y pierdan fuerza, pero como la izquierda no se organice mejor lo tenemos crudo por ese lado. Hay que pedir el fin del aforamiento político. Es vergonzoso que se nos esté perjudicando "legalmente".

    Responder

    Denunciar comentario

  • 13 Agaete Tamadaba 04/08/13 15:45

    El periódico que siempre apoyó a Rubalcaba està pasando ahora el momento más crítico de su historia, con el valor de sus acciones por los suelos, pero recibe auxilio del Gobierno; el periódico que siempre apoyó a Rajoy también pasa por duros momentos de caja, y no recibe ayuda ( toda la ayuda) del Gobierno... Visto así, las respectivas líneas editoriales se comprenden. Eso sí, una ética do carallo ambos, faltaría más

    Responder

    Denunciar comentario

  • 12 Yolandag 03/08/13 23:13

    rajoy   mareando la perdiz  como siempre   , pero dijo claramente me equivoque y  es cierto pero en las politicas que esta aplicando desde que gobierna y a que esperamos a que dentro de 2 años nos diga ME EQUIVOQUE cuando este pais este hundido completamente  y con eso se quedara tan tranquilo y digamos y ahora que? quie arregla el desaguisado que esta practicando este gobierno de derechas y solo por ideologia entonces que haremos  meterlo en la caecel  con eso no recuperaremos todo lo que nos han quitado y robado .  Yolanda

    Responder

    Denunciar comentario

  • 11 jmnjmn 03/08/13 13:54

    ¿Y ahora qué? ......................................... Si me engañas una vez eres un hideputa (que diría Quevedo), pero si me engañas dos veces soy un idiota que se merece eso y más.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 10 jmnjmn 03/08/13 13:49

    Sólo por apuntar..............................................................  "Por España, todo por España." (Juan de Borbón, el hijo del cobarde, en la renuncia al trono en favor de su hijo Juancar, el cazador. Fin de la cita.)

    Responder

    Denunciar comentario

  • 9 Estrella 03/08/13 10:34

    Disfrutar de unas vacaciones playeras(va en gustos naturalmente) un poco de jazz, un poco de bossa nova la canción Tarde en Itapoa, es bárbara, releer aquel extraordinario poema de Leon Felipe " Qué Lástima " ; no abandonar el ejercicio físico nunca( sino no llegaremos bien). Celebrar el campeonato del mundo de waterpolo femenino. Vale, sí esto va de política,leemos un diario político;entonces, a la vuelta NO CLAUDICAR, ,COMPARTIR Y REPARTIR espacios públicos, y ¡ojo! mientras no exista otra forma de participación democrática en ná elecciones europeas, PARTICIPEMOS tomemos posiciones. Y,buen mar que todo lo cura!!!!

    Responder

    Denunciar comentario

  • 8 jomaloni 02/08/13 19:51

    Cuando un país permite que lo gobiernen miserables, la responsabilidad y culpa no es de los miserables, es de los habitantes del país (el concepto de ciudadano, en este caso, viene grande) que lo consienten y permiten.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 LolVia 02/08/13 17:41

    Todo comprendido y de acuerdo hasta llegar al penúltimo párrafo: "¿Y ahora qué? El PSOE mantiene la amenaza..." Confieso que en este párrafo me he perdido y no logró descifrar su significado ¿oculto? Volveré a leer. Desde luego, mi aplauso y agradecimiento, Jesús.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 rubica 02/08/13 14:35

    Gran artículo. La desvergüenza de Rajoy para mentir de una forma tan clara en el congreso de los diputados y la cantidad de calumias salidas de su boca mientras estaba en la oposición, muestran la calidad democrática, de este personaje antigüo, trasnochado que nos lleva a una sociedad del siglo XIX, Este personaje, está destruyendo las reglas de la democracia y la democracia misma. Hoy miso aparece la noticia de investigadores despedidos, por la osadía de manifestarse contra los rfecortes. ¿Se puede consentir, en una democracia?. El comportamiento de los medios generalistas es infame. El periodismo "oficial". ha caído tan bajo, que las tertulias de café tienen mayor nivel. Hay que ver la ignorancia de muchos y la cantidad de comisarios políticos que tiene el PP, en los medios y en esas cabeceras nauseabundas, propias de sociedades atrasadas, como la nuestra. Gran intervención de Cayo Lara, con el "cuento" de "La Familia". Apuntó directamente al corazón del problema. Ha sido silenciado,

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 baldos 02/08/13 10:58

    Si después de marear la perdiz como siempre y de dar explicaciones falsa, solamente había que ver como se le torcía el ojo las pocas veces que dio la cara como siempre que miente, me cuentan que inclusos los suyos se lo creyeron, pienso que los españoles estamos aborregados, porque como bien dice el Sr. Marañas en su articulo ¿Por qué no contesto a las preguntas indicadas? fin de la cita.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 paco arbillaga 02/08/13 07:25

    ¿Recuerdan ustedes cuando el PP estaba en la oposición gobernando Zapatero y que en cada comunicado que sacaba la ETA pedía explicaciones al Gobierno, dando por verídico lo que decían los etarras? Entonces, ¿de qué se extraña ahora ese partido de que se crea a su imputado ex-tesorero cuando cuenta algo de los números que llevó de los dineros del PP? ¿Es que su exempleado, que con  el Presidente del Gobierno ha mantenido relación por correo hasta hace pocos meses, tiene menos credibilidad que un etarra? Si es así, ¿cómo estuvo tantos años trabajando para el partido?

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 Maria garcia 01/08/13 23:46

    Pongamos por caso que se acaba la Crisis en España.. Y que Rajoy revalida dentro de dos años.. La Sanidad va a poder curar a los mas de 200.000 nuevos casos de cáncer anuales.. Cualquier cosa antes que promover la dieta vegana. Y cada día que pasa Rajoy está un día más viviendo en un palacio de lujo gratis.. Ahí es nada. Estará obligado a declararlo como bienes en especie..

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Pintaius 01/08/13 19:54

    ¿Y ahora qué? Pues ahora la ciudadanía, harta de todo lo que enumeras en el artículo y de mucho más, saldrá a la calle en manifestaciones multitudinarias exigiendo un cambio drástico en el sistema: Una nueva constitución confeccionada, debatida y explicada abiertamente a la población, y finalmente sometida a votación. Y no cejará hasta conseguirlo. ### Ya sé, ya sé... Va a ser que no, pero, ¿a que sería bonito? ### Marianico aguanta porque los que de verdad mueven los hilos así se lo ordenan. Porque saben que hay unos cuantos millones de votantes que continúan, aún hoy, abducidos por el sistema bipartidista (PPsoE), sus sucedáneos regionales (CiU, PNV) y alguna metástasis (UPyD). Que seguimos en el corral, eso sí, balando de vez en cuando. Que antes de que acabe agosto empieza el «furbol». ### Que Botín duerme a pierna suelta, vamos.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 jjosse 01/08/13 19:40

    Gracias Jesús por tu comentario. ¿Y, ahora qué? Pues es difícil contestar. A muchos nos parece que una moción de censura podría estar indicada. Pero Rubalcaba, aún a sabiendas de que la perdería, debiera asegurarse el apoyo de todo su partido y, al menos, la abstención del resto de partidos. ¿O es que Rajoy y el PP no se merece una censura?

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre