Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Buzón de Voz

Esto no es un artículo sino una simple pregunta

Publicada 05/11/2014 a las 13:09 Actualizada 05/11/2014 a las 15:32    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 15

La mejor noticia del último mes lleva el nombre de Teresa Romero. El lunes 6 de octubre fue ingresada en una habitación de aislamiento del menguado hospital Carlos III de Madrid, tras confirmarse que estaba infectada por el virus ébola. Este miércoles, 5 de noviembre, ha recibido el alta porque está completamente curada. Lo ha logrado por su propia fortaleza y con la ayuda imprescindible de sus compañeras y compañeros de la sanidad pública, un equipo de casi cien personas que han dedicado estos treinta días a devolver la salud a Teresa, cuyo nombre quedará ya siempre señalado como el primer caso de ébola fuera de África.

Corren tiempos en los que, con o sin intención previa, los asuntos noticiosos de mayor impacto se fagocitan unos a otros con una rapidez asombrosa y peligrosa. La saturación desinforma. Tarjetas negras con gastos escandalosos en Caja Madrid dejan en segundo plano el mayúsculo engaño de las preferentes, mientras la imputación de Acebes se ve enseguida difuminada por otro auto sonoro de la juez Alaya. Isabel Pantoja y su folclórica resistencia a entrar en prisión tapa en cuestión de horas el injustificable tercer grado concedido a Jaume Matas, que ya contaba con el paraguas de la espectacular detención y encierro inmediato de Francisco Granados y su banda de los púnicos. Las ecografías de la corrupción siguen descubriendo enormes bultos, cuyo eco solo se disimula con el grito demoscópico de "¡que viene Podemos!" (como si su esencia no hubiera estado ahí desde el 15-M o incluso antes). 

Mientras ocurría todo eso y mucho más, Teresa Romero iba escapando lentamente a una muerte anunciada. Esa victoria es personal, pero también es el segundo triunfo de la marea blanca, que reaccionó al pánico suscitado durante los primeros días exigiendo una actuación profesional rigurosa y denunciando el dislate de la gestión política. El Gobierno se vio obligado a actuar, creando un comité científico y siguiendo sus criterios. Los propios médicos del Carlos III han reconocido que la indignación ciudadana expresada a través de medios de información y redes sociales ayudó a facilitar una reacción sanitaria eficaz. Y a disponer de unos medios que el PP en la Comunidad de Madrid, con Esperanza Aguirre e Ignacio González al frente, había podado sin contemplaciones.

"Tenemos la mejor sanidad del mundo pese a la nefasta dirección política", ha proclamado Teresa, técnico de enfermería, en su primera declaración tras recibir el alta. Cualquiera que repase la gestión política de los primeros días tendrá que dar la razón a Teresa, que no guarda rencores pero tiene memoria.

Durante aquellos días aciagos, en los que la ministra de Sanidad ofrecía explicaciones bochornosas y el consejero de Sanidad de Madrid directamente culpaba a Teresa de su contagio, tanto Ana Mato como Mariano Rajoy o su vicepresidenta Sáenz de Santamaría daban una sola respuesta cuando se les cuestionaba por las responsabilidades políticas de la crisis del ébola. Y esa respuesta consistía en que la prioridad era intentar curar a la enferma. Ya se hablaría de responsabilidades "en el momento oportuno". Llegaron incluso a reprochar a la oposición sus críticas, por pedir responsabilidades "en lugar de ayudar al Gobierno" a frenar el pánico que su propia gestión había desatado.

Pues bien. Teresa, felizmente, está curada, y decidirá si interpone o no alguna reclamación legal como profesional sanitaria que arriesgó la vida sin contar con los medios materiales ni la formación adecuada para ejercer su función. Es hora ya de elevar una doble pero muy sencilla pregunta: ¿a qué esperan la ministra Ana Mato y el consejero Javier Rodríguez para asumir su responsabilidad política? ¿Cuándo consideran Mariano Rajoy e Ignacio González, presidentes de los gobiernos de España y de Madrid, respectivamente, que es el "momento oportuno" para exigir la renuncia de quienes actuaron con una clamorosa desidia?
 



10 Comentarios
  • 15 Jaca1930 08/11/14 13:32

    Excelente artículo, Sr. Maraña. Aunque asumir responsabilidades y dimitir es algo que no contemplan quienes están más preocupados por la intención de voto que reflejan las encuestas que por el bien común. Efectivamente este ha sido un triunfo de Teresa, en primer lugar, de los profesionales sanitarios, en segundo,  y, por último, de esa ciudadanía que ha acompañado a la marea blanca en sus manifestaciones.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 14 miquelga 07/11/14 11:42

    Si la culpa la tenemos nosotros(bueno los que siguieron votandolos ) porque hace cuatro años ya se sabian las tropelias que hacian. La solucion es: NO LOS VOTEIS MAS OSTIA. Si esta vez no los tiramos fuera de una forma democratica, este pais no creo se levante JAMAS. sALUT

    Responder

    Denunciar comentario

  • 13 dlemadevesa 07/11/14 10:34

    Excelente articulo, como siempre, Sr. Maraña, pero,...no me sea ingenuo, ¿Usted piensa que estos van a dimitir, tomar alguna medida, o algo parecido?, ya le digo yo que NO, no van hacer nada todo lo contrario se darán una sesión más de  autobombo y dirán: miren lo buenos que somos que hemos vencido al ébola, lo único que nos queda,... es NO VOTARLOS, haber si el tiempo corre rápido para que vengan elecciones de nuevo.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 12 Eibaruztarra 06/11/14 20:14

    Da igual lo que hagan o dejen de hacer, pronto les van " a dimitir a todos", y ójala que estas actuaciones no prescriban, como la mayoria de delitos que están acostumbrados a cometer, para que "les den p'alpelo". Esperar a que dimitan, es como esperar a MAR y Mtnez. Pujalte, no den asco..... 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 11 para3 06/11/14 16:06

    Este Maraña no aprende. Lo de dimitir después es lo que dicen siempre para no dimitir nunca. Estos legaron que primero la curación y luego la dimisión. Otros alegan que dimitir es de cobardes mientras persiste el problema y que ellos no son obardes. En definitiva Jesús, se trata de no dimitir nunca y dar tiempo a que la gente se enfrie y o,vide. Es la misma historia de siempre.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 10 pattymurray 06/11/14 11:53

    Ellos ni caso. Como si no fuera con ellos. Cabeza tres cuartos, mirada al infinito.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 9 Bacante 06/11/14 11:02

    Resaltar el mérito de los que han cuidado a Teresa es de ley. Tenemos unos médicos buenísimos y una ciudadanía que ha despertado. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 8 Bacante 06/11/14 11:00

    Excelente artículo. Y preguntas clave. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 7 jj51 06/11/14 09:54

    " "Tenemos la mejor sanidad del mundo pese a la nefasta dirección política", ha proclamado Teresa,..que no guarda rencores pero tiene memoria. " ¡Enhorabuena Teresa! Nosotros también tenemos memoria y los irresponsables e indignos políticos que "la hiceron" tendrán que "pagarla".

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 BASTE 06/11/14 09:17

    Excelente artículo Jesús, pero pedir asunción de responsabilidades en este país es pura ciencia ficción.Faros de humanidad y bien hacer como el de Teresa nos dan luz para seguir confiando en que todo puede solucionarse,nos dan esperanza,la cual es muy necesaria en estos tiempos que corren.¡GRACIAS TERESA!

    Responder

    Denunciar comentario



Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Las urnas y el casino

    Lo que le ha pasado a Matteo Renzi en Italia con su referendo fallido le va a suceder a Manuel Valls en las presidenciales de Francia.
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    La ETA andaluza

    Los anhelos de los andaluces poco tienen que ver con la soberanía. Se parecen más bien a los del resto de españoles: trabajo y una wifi de calidad.
  • Nacido en los 50 El Gran Wyoming El Gran Wyoming

    Que no hable ni Dios

    Este estúpido circo que se ha montado en torno a Fernando Trueba no es otra cosa que la victoria moral de la extrema derecha en estos tiempos que corren.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre