La portada de mañana
Ver
El PP aprieta la mordaza a la oposición con el caso del novio de Ayuso y recorta las posibilidades de control

Cultura

La SGAE envía la información sobre los anticipos a 250 autores y 12 editores que le exigía el Ministerio de Cultura

El músico José Ángel Hevia, poco después de su nombramiento como presidente de la SGAE.

infoLibre

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) ha remitido al Ministerio de Cultura en la mañana del miércoles la información solicitada por este sobre los anticipos que la entidad pensaba conceder a 250 autores y 12 editores. El pasado 6 de febrero, el área dirigida por el ministro José Guirao envió un nuevo requerimiento que paralizaba el pago de estos préstamos, que la SGAE abona mensualmente a cuenta de futuros ingresos por derechos de autor. El documento, al que tuvo acceso este periódico, exigía conocer "la relación de préstamos aprobados, junto a los informes previos", y decretaba que el Gobierno tendría que dar su aprobación para que se ingresaran a sus beneficiarios. La SGAE queda así "a la espera de la respuesta del Ministerio", que la semana pasada se comprometió "a tramitar cada solicitud con la mayor celeridad". A preguntas de este periódico, el Ministerio de Cultura aseguró no haber recibido todavía esta documentación, a las 16.20 del miércoles. 

La información enviada por la SGAE incluye una relación "pormenorizada sobre las cantidades que se adelantarán a cuenta de futuras liquidaciones por derechos de autor", así como "un estudio de recuperación de esos adelantos en los últimos 5 años, que avala la solvencia y eficacia del sistema", según un comunicado emitido por la entidad. Cuando llegó el requerimiento de Cultura, el Consejo de Dirección de la SGAE ya había aprobado estos préstamos por valor de 2,5 millones de euros, y solo quedaba hacer efectivo el pago. La entidad considera que la medida del Ministerio es "insólita y extraordinaria", y asegura que "ha causado una honda preocupación entre los socios". 

En el requerimiento, el Ministerio sustentaba su decisión en dos factores. Primero, recuerda que la Asamblea del 27 de diciembre no ratificó el reparto de diciembre ya realizado por la dirección: el 53,2% de los autores votaron en contra, versus el 45,2% a favor. En segundo lugar, Cultura menciona la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 54 de Madrid que también a finales de diciembre anulaba ese mismo reparto de derechos. La demanda había sido interpuesta por las editoriales de Mediaset y Atresmedia, y la SGAE decidió recurrirla a finales de enero. La entidad aseguraba entonces que se trataba de "la práctica habitual en estos casos", y fuentes de la SGAE contaban a este periódico el pasado lunes que la decisión se había tomado como una "prueba de la imparcialidad de la Junta Directiva", cuya supuesta connivencia con las televisiones —y su presunta participación en el caso rueda de la música nocturna— ha sido muy criticada desde dentro y fuera de la entidad.

Esto, según razonaba el Ministerio, "supone que las concesiones de préstamos que se aprobaran en tanto persista esta situación, así como las posibles amortizaciones, pudieran posteriormente aumentar los desajustes o desacuerdos entre las partes e, incluso, comprometer el resultado final de los repartos, más aún de lo que pueda ya de por sí suponer un reparto efectuado pero no ratificado por la Asamblea General de socios". "Tenemos problemas en la SGAE, pero este no es uno de ellos", decían la semana pasada fuentes de la SGAE. La entidad asegura que la morosidad de este procedimiento —autores que no devuelven ese anticipo-préstamo porque cobran menos de lo previsto— está por debajo del 2%. Es lo que pretende demostrar el estudio de recuperación enviado también al Ministerio. La SGAE considera que este sistema no causaría problemas ni siquiera en el supuesto de que la forma de reparto cambiara drásticamente. 

La intervención de la SGAE sigue adelante pero la Ley de Mecenazgo o reforma del INAEM quedan en el aire

La intervención de la SGAE sigue adelante pero la Ley de Mecenazgo o reforma del INAEM quedan en el aire

La implantación de anticipos permite que los socios no tengan que esperar a los repartos oficiales, que se realizan dos veces al año, en junio y diciembre. Autores y editores —los primeros, creadores; los segundos, empresas— cobran así por adelantado una parte de sus derechos de autor estimados, y luego lo ya pagado —más intereses— se descuenta de la cantidad total. En 2018, la SGAE concedió 1.707 "préstamos/anticipos" por valor de 31,7 millones de euros, según datos otorgados por la entidad. La SGAE explica que el importe del anticipo se fija en base al histórico de recaudaciones de quien lo solicita, y que es un proceso dictado por el personal técnico cuyo funcionamiento, además, se revisó hace cinco años, pero el reglamento  de la entidad no desarrolla de manera explícita esas limitaciones.

El pasado 24 de enero, José Guirao confirmó en una rueda de prensa que el Ministerio estaba decidido a intervenir la entidad y que descartaba una solución consensuada con la SGAE. El viernes 1 de febrero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, confirmó que se trataría de una intervención judicial, y no de una revocación de licencia, y que se estaba "terminando" y se pondría en marcha esta semana, como tarde. Según lo hecho público por el Ministerio, la solicitud de intervención girará en torno a los tres puntos que ya se incluían en el requerimiento enviado en otoño que cumplía el pasado diciembre: la modificación de los Estatutos para adaptarse a la normativa europea, la revisión de los criterios del reparto de derechos y la habilitación del voto electrónico en las elecciones. "Cultura no va a pedir la intervención total, sino solo en aquellos puntos que no se cumplen, el resto lo seguirá gestionando la SGAE", insistía el ministro.

 

Más sobre este tema
stats