La portada de mañana
Ver
La inflación también vota en las europeas

Los abusos de la banca

El presidente de La Caixa gana 2,6 millones al año tras cobrar una 'jubilación' de 24,5 millones

Caixabank plantea reducir su plantilla en 3.000 personas

El presidente de La Caixa, Isidro Fainé, es un ejemplo de lo rentable que puede llegar a ser el denominado "envejecimiento activo" "envejecimiento activo" que algunos teóricos defienden para reformar el sistema de pensiones. Claro que no todo el mundo es Fainé y puede cobrar a los 65 años un plan de pensiones millonario, ser ascendido después a presidente de la entidad en la que fue empleado y cobrar otros 2,6 millones anuales.

Fainé es presidente de La Caixa, de la Fundación La Caixa y de Criteria CaixaHolding. Además, fue nombrado por unanimidad en 2010 presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA). También es vicepresidente de Telefónica, de Abertis y de Repsol. Según La Caixa, Fainé cobra 2,6 millones anuales, sin incremento alguno desde 2010 y sin tener en cuenta su pertenencia a varios consejos.

Lo de la pensión millonaria, el ascenso y el sueldo millonario anual son las cosas que suceden en un sector, el financiero, que retribuye a los altos directivos de forma muy alejada de la realidad que vive la mayoría de la población. Vayan por delante algunos ejemplos. La pensión rescatada en 2007 por Fainé, de 24,5 millones, equivale al salario medio de 1.070 trabajadores durante un año (el salario medio es de 22.900 euros, según el Instituto Nacional de Estadística, INE).

Las mismas matemáticas se pueden aplicar a otra gran pensión, la del exnúmero dos del Banco Santander, Alfredo Sáenz. Los 88 millones con los que abandonó Sáenz este año la entidad que preside Emilio Botín suponen el sueldo anual de 3.500 profesores de primaria (25.500 euros al año).Un club muy exclusivo

Sáenz y Fainé pertenecen al exclusivo club de los que se jubilan con indemnizaciones de decenas de millones. De ese club forman parte, entre otros, Ángel Corcóstegui (108 millones en 2002), Francisco González (BBVA, 79 millones en 2010) o Francisco Luzón (Santander, 65 millones en 2013).

La pensión de Fainé fue objeto de polémica en 2012. Un empresario, Luis del Rivero, expresidente de Sacyr y enfrentado a La Caixa por sus aspiraciones frustradas a controlar la petrolera Repsol, denunció lo cobrado por el actual presidente de La Caixa ante la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC). denunció

El examen duró dos semanas. La Oficina concluyó que los hechos denunciados "ni son susceptibles de ser constitutivos de un delito de administración desleal del artículo 295 del Código Penal, ni tienen, a la vista de la información disponible, ningún otro tipo de trascendencia penal".

La Caixa destaca que en lo que respecta a Fainé, todo está claro: "Cobró lo que le correspondía tras treinta años de trabajo en la alta dirección de la entidad, con salarios elevados. Los pagos pasaron por la comisión correspondiente y así se probó en la documentación enviada a las instancias judiciales que lo requirieron en su momento. Fainé no hizo nada distinto a lo que hicieron anteriores presidentes en las mismas circunstancias".

El portavoz de La Caixa se refiere a Josep Vilarasau, que sustituyó a Juan Antonio Samaranch al frente de la entidad en 1999,Josep Vilarasau, que sustituyó a Juan Antonio Samaranch y a Ricardo Fornesa, que sustituyó a Vilarasau en 2003.

Una actuación habitual

Según el relato oficial, esta es la actuación habitual en la entidad: los directores generales como fue Fainé y como fue el actual presidente de Repsol, Antonio Brufau, nombrados directores generales con Vilarrasau, capitalizan su plan de pensiones al cumplir 65 años, dejan de ser empleados de la entidad financiera y pasan a cobrar como presidentes.

En el caso de Brufau, que nunca ha estado en sintonía fina con el que fue su compañero en La Caixa, Isidro Fainé, la decisión de abandonar la entidad, donde era director general de empresas participadas, para centrarse en Repsol, empresa que presidía por encargo de la caja, también le fue rentable. 

Brufau, como Fainé, capitalizó su plan de pensiones. A menos tiempo, menos dinero. Brufau, empleado de La Caixa desde 1988 (Fainé entró en 1982) cobró, según fuentes conocedoras del proceso, 22,5 millones de euros. Dos millones menos que su par en la entidad.

Inversión de Brufau

El Supremo anula la pensión de 14 millones del expresidente de Mutua Madrileña

El Supremo anula la pensión de 14 millones del ex presidente de Mutua Madrileña

Repsol no da detalles sobre la salida de Brufau de La Caixa. Un portavoz se limitó a señalar que el presidente de la petrolera invirtió 4,5 millones de euros en acciones de Repsol en noviembre del año 2007. Y añadió que Brufau sigue manteniendo el plan de pensiones en Vida Caixa, pero Repsol no precisa la cantidad acumulada por su presidente en su etapa como directivo de la caja catalana.

La Caixa destaca que tiene externalizados los planes de pensiones de sus empleados con una gestora de la propia caja que cuenta con un patrimonio neto cercano a los 5.000 millones de euros. La revista Alternativas Económicas detalló en su último número que la entidad es la compañía que ha dedicado más dotaciones a complementar las pensiones de sus empleados.

Para atender el retiro de los altos directivos y de los empleados con mayores salarios, La Caixa constituyó en 2000 dos fondos internos que se nutren con dotaciones con cargo a resultados. Entre otras cosas, con esos fondos se podía aportar a los planes de los ejecutivos más dinero del que establece la normativa para los planes externos.

Más sobre este tema
stats