Así funciona el modelo belga que protege a los trabajadores contra la inflación

El primer ministro de Bélgica, Alexander De Croo, en una imagen de archivo.

Romaric Godin (Mediapart)

En Francia, es el término prohibido en el debate sobre la inflación. La indexación de los salarios a los precios, que no es más que la garantía mínima otorgada a los trabajadores para asegurar su nivel de vida, tiene una reputación diabólica en este país. Parece que se ve como una forma insoportable de sovietización de la economía.

Durante los recientes debates sobre el proyecto de ley de poder adquisitivo en la Asamblea Nacional, la recién estrenada mayoría, desde los partidarios de Emmanuel Macron hasta la Agrupación Nacional (RN), rechazó con horror las propuestas de enmienda destinadas a restablecer esta indexación, llevadas al hemiciclo por los diputados François Ruffin (Somme, LFI) y Pierre Dharréville (Bouches-du-Rhône, PCF). La derecha y la extrema derecha prefirieron optar por medidas de primas voluntarias dejadas a la discreción de los empresarios y financiadas en gran medida por el déficit de la Seguridad Social.

Sin embargo, esta medida sí existía en Francia tras ser introducida en julio de 1952 bajo el nombre de escala salarial móvil por el gobierno fuertemente anticomunista de Antoine Pinay, que sería una de las referencias de la derecha liberal francesa hasta los años 80, especialmente por su ortodoxia monetaria.

Es cierto que este gobierno contaba con el apoyo de los socialistas, pero estos sólo tenían dos ministros en puestos menores, y el ministro de Trabajo que llevó a cabo esta reforma era un representante de la derecha y del partido de Antoine Pinay, Pierre Garet. En resumen, es difícil ver aquí una huella socialista de ninguna manera.

Sin embargo, este mecanismo fue suprimido treinta años después por el Gobierno de Mauroy, bajo la presión del ministro de Economía y Finanzas, Jacques Delors. Un año antes del giro a la austeridad, esta medida dejó a los trabajadores indefensos ante la inflación, sin que los cuatro ministros comunistas del gobierno vieran la necesidad de dimitir (sólo lo harían cuando Laurent Fabius fue nombrado primer ministro el 20 de marzo de 1984). La nueva ortodoxia se impuso a la izquierda. A raíz de ello, la proporción de los salarios en el valor añadido francés se redujo en diez puntos entre 1982 y 1999. Pero el crecimiento no se aceleró.

Lo que queda de la indexación salarial en Bélgica

La demonización de la indexación salarial es tanto más increíble cuanto que persiste en algunos países vecinos que difícilmente pueden considerarse "economías tuteladas". En la zona del euro, Malta, Chipre y Luxemburgo tienen este sistema (el Gran Ducado acaba de suspender su aplicación durante nueve meses). La mayor economía que ha conservado este mecanismo es Bélgica, cuyo PIB, de 500.000 millones de euros, es una quinta parte del de Francia.

Al otro lado de la frontera, en Bélgica, la indexación salarial, introducida en 1920, ha resistido la apisonadora neoliberal que la destruyó en Francia y, diez años después, en Italia. Esta salvaguarda se logró en el marco de uno de esos compromisos de los que los belgas tienen el secreto. El índice de precios de referencia se revisó varias veces y, en 1996, se aprobó una ley que fijaba una especie de límite máximo al aumento de los precios sin indexación.

Este límite pretende preservar la competitividad belga y, por lo tanto, establece una especie de límite superior de los salarios belgas, basado en la evolución salarial de los principales países vecinos: Países Bajos, Alemania y Francia. Concretamente (y de forma esquemática), esta ley prevé que si la indexación da lugar a un aumento superior a la media de los países vecinos, los salarios reales deben congelarse al año siguiente. En 2017, esta corrección pasó a ser automática.

El apocalipsis prometido por la derecha francesa no se produjo en Bélgica

¿Cómo se aplica esta indexación? El mecanismo es muy complejo. El índice de precios de referencia es el denominado índice de salud suavizado. Se trata del índice de precios del que se excluyeron en 1994 los productos considerados "nocivos": tabaco, alcohol y combustible. Desde 1983, se calcula sobre la base de una media de los últimos cuatro meses.

Existen dos métodos de indexación: la indexación a fecha fija, que se define en los convenios colectivos sectoriales. El 60% de los empleados belgas, principalmente en el sector privado, están acogidos a este sistema. Los demás, sobre todo los funcionarios, están bajo el sistema de índice de pivote. La indexación se realiza cuando el índice de precios de referencia alcanza un determinado nivel.

Sin embargo, en 2015, el Gobierno de coalición entre los liberales y los nacionalistas flamencos dirigido por Charles Michel hizo un nuevo recorte en esta indexación al permitir el salto de índice, que permite congelar la indexación de los precios en un 2% según un complejo mecanismo. Básicamente, cuando el gobierno federal decide este salto del índice, los salarios se congelan hasta que la inflación aumente más del 2%. Esto significa que los salarios están subindexados.

Un balance positivo para la economía belga

¿Cuál es el resultado de la vía belga? Lo menos que podemos decir es que el apocalipsis prometido por la derecha francesa no ha tenido lugar en Bélgica. Es cierto que la patronal belga reclama desde hace un siglo el fin de esta indexación, lo cual es normal: este sistema obliga a repartir el valor añadido a favor del trabajo en caso de aumento de la inflación. Es imposible, como en Francia en el primer trimestre, contar con una caída de los salarios reales para amortiguar el choque.

Además, los argumentos de la patronal que denuncian un deterioro de la competitividad y el riesgo de una espiral de precios y salarios apenas se sostienen con los hechos. Pues este sistema no ha provocado un aumento de los costes salariales. Las cifras proporcionadas por Eurostat sobre el coste nominal de la mano de obra, que incluye el efecto de la evolución de la productividad, son inequívocas: el coste belga ha aumentado entre el último trimestre de 2002 y el último de 2021 un 40,3%. Esta cifra es ligeramente superior a la de Alemania (36,8%), donde los salarios están comprimidos desde hace veinte años, pero muy inferior a la de Francia (43,3%) y los Países Bajos (59%), donde no existe indexación.

Por lo tanto, el argumento sobre el deterioro de la competitividad no se sostiene. En un estudio de 2012, el Banco Nacional de Bélgica (NBB), el banco central del Reino, explicó que la indexación "no conduce necesariamente a una evolución más rápida de los costes laborales a largo plazo".

En cuanto al bucle precio-salario, es evidente que la inflación belga es superior a la francesa. En junio, los precios belgas en un año habían subido un 9,7%, frente al 5,4% de Francia. Pero esto está más relacionado con la energía que con los salarios: los precios de la energía subieron un 55% en Bélgica frente al 33% en Francia en un año. En términos de inflación subyacente, excluyendo el tabaco, los alimentos y la energía, los precios belgas suben un 5,1% en un año, frente al 3,7% de Francia. Por lo tanto, la diferencia es más limitada.

Un estudio realizado por el NBB el pasado mes de mayo mostraba que las empresas con mayor consumo energético eran también las que tenían mayor capacidad para repercutir el aumento de los costes en los precios. Y que representaban el 60% de las empresas belgas. Lo contrario ocurrió con las empresas más intensivas en mano de obra.

La opción belga a través de la indexación es preservar los ingresos de los hogares en caso de fiebre inflacionista

El estudio añadía que, por el momento, el impacto de la energía era diez veces mayor que el de los salarios en los costes empresariales. En estas condiciones, es difícil creer que exista un bucle precio-salario en Bélgica. Por otro lado, no es tan seguro que no exista un bucle precio-beneficio. Y en este caso, la indexación es una defensa del interés general.

Porque el impacto económico de la inflación no es el mismo en los dos lados de la frontera. En Francia, la inflación también es baja porque la demanda se ha debilitado debido a la reducción de los salarios reales. En el primer trimestre, el choque inflacionista, ya de por sí limitado, provocó una caída del consumo francés y un descenso del 0,2% del PIB. En Bélgica, el crecimiento del PIB fue del 0,5%. La diferencia se explica en gran medida por el mecanismo de indexación. La prioridad otorgada a la baja inflación a costa de la reducción de los salarios reales es, por tanto, una elección de distribución entre el capital y el trabajo.

La opción belga a través de la indexación es, en caso de fiebre inflacionista, preservar los ingresos de los hogares, aunque sea moderándolos, a través de la ley de 1996, hasta que el efecto de la inflación haya remitido.

La apuesta belga por ir más allá

De hecho, Bélgica parece estar apegada a su indexación salarial. Incluso el periódico económico L'Echo, en un artículo del 19 de julio, reconoce ampliamente sus méritos frente a los gritos de la patronal. Además, existe casi un consenso en el ámbito político belga a favor de mantener el proceso, a pesar de algunos matices.

Hemos visto que incluso uno de los gobiernos más derechistas de la historia reciente de Bélgica, el de Charles Michel, no pudo suprimir la indexación y tuvo que sortear el problema introduciendo el salto de índice, es decir, la desindexación parcial. Pero el actual gobierno dirigido por el liberal flamenco Alexander De Croo, en coalición con los ecologistas y los socialistas, ha renunciado, a pesar del llamamiento de la patronal, a imponer un salto en el índice en tiempos de alta inflación.

Bélgica es el país con los mayores márgenes de beneficio entre los países europeos

Sin embargo, no todo es de color de rosa en el Reino de Bélgica. Por dos razones. En primer lugar, la indexación no proporciona una protección total e inmediata. Como hemos visto, los mecanismos de indexación no son inmediatos. Por tanto, los hogares pueden perder poder adquisitivo durante varios meses. Además, el índice sanitario suavizado, la referencia, excluye el combustible, que se ha visto muy afectado por la reciente subida de precios, y al estar suavizado, la recuperación no sigue la evolución directa de los precios. Por tanto, los belgas no son inmunes a los efectos de las pérdidas de ingresos reales. El PNB espera que el PIB se mantenga estable en el segundo trimestre por este motivo.

Sobre todo, la indexación es sólo una garantía mínima. A pesar de ello, el mercado laboral belga ha experimentado una fuerte moderación salarial durante varios años, como reflejan las cifras de costes unitarios mencionadas anteriormente. Sin embargo, Bélgica es el país con los mayores márgenes de beneficio entre los países europeos. La tasa de margen belga alcanzó el 47% en 2021, diez puntos más que en Francia, con indexación. Por otro lado, la proporción de los salarios en el valor añadido ha ido disminuyendo, especialmente desde la introducción de la coalición liberal-nacionalista flamenca del Gobierno de Michel en 2014.

Lógicamente, el debate al otro lado de la frontera es, por tanto, muy diferente al de Francia. Se trata de defender la indexación salarial e incluso de ir más allá exigiendo aumentos adicionales en vista del alto nivel de márgenes de las empresas belgas. Esta es la idea principal de un artículo publicado en L'Echo el 21 de junio por varios economistas belgas que piden a las empresas que utilicen sus beneficios para aumentar los salarios. El artículo también proponía utilizar un artículo olvidado de la ley de 1996 que permite moderar los dividendos y los alquileres y que, a diferencia de las disposiciones sobre congelación salarial, nunca se ha utilizado.

Por lo tanto, la indexación no garantiza la calma social en Bélgica. Los sindicatos, apoyados políticamente por el Partido Laborista Belga (PTB), de izquierdas, han aprovechado así la oleada inflacionista para exigir una revisión de la ley de 1996. Su posición es sencilla: esta ley restringe la libertad de negociación salarial y comprime los salarios. Sin embargo, es precisamente el retraso de los salarios belgas durante el periodo de baja inflación lo que hay que compensar, y la recuperación total de los precios que la indexación no permite.

Por ello, los tres principales sindicatos del país, la Federación General del Trabajo de Bélgica (FGTB), la Confederación de Sindicatos Cristianos (CSC) y el Centro General de Sindicatos Liberales de Bélgica (CGSLB), organizaron una manifestación el 20 de junio en Bruselas que reunió a 80.000 personas. Esta marcha, la mayor del país desde hace diez años, fue acompañada de una "huelga nacional" que paralizó los aeropuertos del país. Esta demostración de fuerza estaba dirigida tanto a defender la indexación como a exigir el fin de la ley de 1996.

Pero desde Francia, no podemos dejar de ver las ventajas. Este mecanismo puede ser una salvaguarda para el capitalismo. Durante treinta años, los neoliberales han afirmado que hay que fomentar la innovación mediante la fiscalidad y el aumento de los beneficios para restablecer el crecimiento de la productividad. Pero los márgenes han crecido, la presión fiscal sobre las empresas está disminuyendo y el aumento de la productividad está cayendo.

La indexación de los salarios, e incluso su aumento real, se convierte entonces en una solución. Al pesar sobre los beneficios, se convierte en un fuerte incentivo para invertir en la herramienta de producción para reducir el coste medio de la mano de obra. En otras palabras: la única alternativa de una empresa a un fuerte aumento de los salarios es aumentar la productividad. Esto es lo que necesitan las economías capitalistas.

La negativa de los empresarios a ver este hecho evidente puede delatar una forma de confinamiento ideológico. Pero también puede reflejar otra realidad: la incapacidad del capitalismo contemporáneo para corregir el crecimiento de la productividad. En este caso, la lucha de clases asumiría su cruda verdad: el reparto del pastel se haría más difícil y las promesas sociales del capitalismo serían meras ilusiones. Por lo tanto, es comprensible que los neoliberales de todas las tendencias traten de demonizar la indexación salarial. Pero en cualquier caso, la lucha por los salarios parece más esencial que nunca.

La inflación alimenta el riesgo de una crisis sistémica en la economía mundial

La inflación alimenta el riesgo de una crisis sistémica en la economía mundial

Más sobre este tema
stats