LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Así camuflan los diputados los datos sobre sus intereses económicos y esconden su agenda de reuniones

¿Qué Europa quiere Francia?

Marcos González Barastegui

Francia. Domingo 30 de junio de 2024. 22h00. Se publican los resultados oficiales de la primera vuelta de las elecciones legislativas del país galo: 29,5% de los votos van a parar a la Agrupación Nacional (RN) dirigida por Marine Le Pen y Jordan Bardella. El partido de extrema derecha alcanzaría un tercio del total (33,3%) si a sus resultados le sumamos los votos obtenidos por los disidentes de Los Republicanos (LR), con Éric Ciotti a la cabeza. Otro dato significativo: de los 76 candidatos ya elegidos a la primera, la mitad pertenecen a RN.

Mientras que el resto de los aspirantes se preparan para la segunda vuelta, que tendrá lugar este domingo 7 de julio, Europa observa con atención el desenlace de un adelanto electoral que podría darle otra vuelta de tuerca a un panorama político europeo ya de por sí convulso, y se pregunta qué impacto podría tener una victoria de la ultraderecha para el futuro de la UE.

De primeras, todo apunta a que a partir del 8 de julio habrá una mayoría contraria a la Unión Europea en la Asamblea Nacional, teniendo en cuenta a los euroescépticos de La Francia Insumisa, ya que ambos abogan por la restricción del mercado único europeo y de las cuatro libertades de movimiento (bienes, personas, servicios y capital), lo que complicará la ratificación de nuevos tratados internacionales y la transposición de directivas y recomendaciones europeas. 

De lograr una mayoría absoluta, el partido de Le Pen se encontraría en una posición de fuerza para conquistar el palacio de Matignon y que su líder Jordan Bardella obtenga el puesto de primer ministro, forzando al presidente Emmanuel Macron a una situación de cohabitación. En este caso, este último mantendría la presidencia de la nación mientras que el gobierno quedaría a cargo de la Agrupación Nacional. Falta por ver si, aun así, el presidente Macron utilizaría sus prerrogativas presidenciales para vetar unilateralmente el nombramiento de ciertos ministros que dependan de su área de competencias —fundamentalmente las carteras de defensa y exteriores— como ya hizo el presidente Mitterrand en 1986. 

De lograr una mayoría absoluta, el partido de Le Pen se encontraría en una posición de fuerza para conquistar el palacio de Matignon y que su líder Jordan Bardella obtenga el puesto de primer ministro, forzando al presidente Emmanuel Macron a una situación de cohabitación

En el marco de la UE, durante el Consejo Europeo del 27 de junio, el presidente galo propuso de nuevo a Thierry Breton para el puesto de Comisario Europeo durante el mandato 2024-2029, concretamente para una posible cartera de industria y defensa. La respuesta inmediata de Marine Le Pen, negando la capacidad del presidente para realizar este tipo de nombramientos que, en su opinión, debería recaer en el primer ministro, plantea un nuevo frente de cara a una potencial cohabitación. Si bien tendremos que esperar a los resultados de este domingo para saber si esta batalla competencial tendrá lugar siquiera, en cualquier caso la decisión final sobre el comisario francés corresponderá a Ursula von der Leyen, que presumiblemente repetirá como presidenta de la Comisión Europea.

Finalmente, aunque el presidente Macron conserve su asiento en el Consejo Europeo junto con el resto de jefes de Estado y de gobierno, no ocurriría lo mismo con el Consejo (de ministros) de la Unión Europea en el caso de una mayoría absoluta de RN. El Consejo de la UE es la institución encargada de desarrollar la legislación europea junto con el Parlamento Europeo y representa a los gobiernos de los Estados miembros a través de cumbres ministeriales en función de la temática a tratar. En esta institución, los ministros ostentan el poder, por lo que, en caso de cohabitación, veríamos una pugna constante entre presidente y gobierno de Francia e incluso dos posiciones opuestas sobre lo que defiende el Estado francés.

Un gobierno de Jordan Bardella conllevaría el bloqueo de Francia al apoyo de la UE en la guerra de Ucrania y al proceso de ampliación, que requieren de un acuerdo unánime. Una mayoría absoluta de RN significaría el abandono paulatino del Pacto Verde Europeo y un endurecimiento del Pacto Europeo de Migración y Asilo. Una victoria de Marine Le Pen supondría el retorno del proteccionismo y de la “preferencia nacional” o, dicho de otro modo, un descenso sin frenos hacia la xenofobia más ultrajante y la desunión de nuestra Unión.

__________________________

Marcos González Barastegui es Adjunto al Vocal de Relaciones Institucionales de Equipo Europa.

Más sobre este tema
stats