Almudena Grandes

PP, Vox y Cs impiden que Almudena Grandes sea Hija Predilecta de Madrid

Almudena Grandes, en una imagen de archivo.

infoLibre

La escritora madrileña Almudena Grandes, fallecida este pasado sábado en la capital a los 61 años, dará nombre a una calle en Madrid, según ha aprobado este martes el Pleno de la ciudad con los votos a favor de todos los grupos a excepción de Vox.

También se ha aprobado, a través de una moción de urgencia de Recupera Madrid y con los mismos votos que se le rinda un homenaje. No ha prosperado, sin embargo, que sea nombrada Hija Predilecta ni dedicar su nombre a una biblioteca (han votado en contra PP, Cs y Vox), según informa Europa Press.

Andrea Levy, edil del área de cultura del Partido Popular, ha expresado que no ha sido posible alcanzar un acuerdo entre el conjunto de grupos parlamentarios, pero que seguirán trabajando para que la escritora sea reconocida en el espacio público. No ha concretado, sin embargo, las razones que han llevado a su grupo a votar en contra de la iniciativa. Por su parte, Vox ha guardado silencio durante todo el fin de semana, siendo su portavoz, Jorge Buxadé quien ya ha advertido este lunes su oposición a cualquier tipo de reconocimiento para Grandes.

El pleno del Ayuntamiento sí ha aprobado, y por unanimidad, la iniciativa de Ciudadanos de implantar una estatua conmemorativa del filósofo Antonio Escohotado, fallecido el pasado 20 de noviembre a los 80 años de edad. No obstante, aún no se ha concretado ningún emplazamiento para el homenaje.

Tanto la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, como el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, guardaron un clamoroso silencio tras el fallecimiento de Almudena Grandes. Durante el fin de semana, ninguno de los dos dirigentes conservadores hizo un pronunciamiento público en recuerdo y homenaje a la novelista madrileña. Ninguno de los dos acudió tampoco ni al tanatorio el domingo ni al funeral el lunes, celebrado en el cementerio civil de La Almudena

Madrileña del 60, Almudena Grandes se dio a conocer en el año 1989 con Las edades de Lulú, una obra que ganó el Premio de novela erótica La Sonrisa Vertical, en la editorial Tusquets, y que consiguió el aplauso unánime de crítica y público. A ella le siguió Te llamaré viernes y fue Malena es un nombre de tango, su tercera novela, la que la consagró como una de las grandes escritoras de la literatura en español.

Atlas de geografía humana, Los aires difíciles, Castillos de Cartón, El corazón helado y Los besos en el pan, junto con los volúmenes de cuentos Modelos de mujer y Estaciones de paso, la convirtieron en uno de los nombres más consolidados y de mayor proyección internacional de la literatura española contemporánea.

El corazón helado fue un punto de inflexión en su carrera. A partir de ahí se introdujo de lleno en los Episodios de una Guerra Interminable, un proyecto literario, que siguiendo el modelo de Benito Pérez Galdós en sus Episodios, quería narrar la historia de aquellos que perdieron la Guerra Civil intercalando hechos históricos con acontecimientos ficcionados. Republicana, feminista y comprometida con los valores democráticos y la memoria del país, Almudena Grandes obtuvo numerosos premios, como el de La Sonrisa Vertical, el premio de la Fundación Lara, el de los Libreros de Madrid y el de los de Sevilla, el Sor Juana Inés de la Cruz, el Rapallo Carige y el Prix Mediterranée.

Grandes también dejó prácticamente terminada una novela que verá la luz de manera póstuma, casi con total seguridad en algún momento del próximo año 2022.

Chamberilera de corazón

Este reconocimiento llega tres días después del fallecimiento de la escritora, Premio Nacional de Narrativa 2018, que siempre presumió de las bondades de la capital y puso en valor las virtudes de la Villa y Corte, una protagonista más en todas sus novelas.

"Cuando era pequeña, lo que más me gustaba del mundo era venir con mi madre de compras al Centro. Vivía al lado de la glorieta de Bilbao, mis abuelos paternos en la calle de Fuencarral, los paternos en Lope de Vega, enfrente de las Trinitarias... toda mi vida transcurría en el distrito Centro, pero para mí el centro era un cogollo con la Puerta del Sol, calle Mayor, la calle Arenal, Gran Vía y Plaza Mayor", relató.

Fue en 2018, durante la lectura del pregón de las fiestas de San Isidro, donde Grandes, casada con el poeta Luis García Montero, dejó patente su amor y defensa de la ciudad de Madrid con la lectura de un claro homenaje a la ciudad que la vio nacer, crecer y convertirse en escritora.

"Como un hada madrina populachera y generosa, Madrid hace a sus hijos dos regalos en el instante de su nacimiento. Uno es el agua, la incomparable delicia de beber directamente del grifo. El otro es el anonimato. Porque en esta villa plebeya, que se enorgullece de su condición tanto o más que otras de sus viejos y aristocráticos blasones, nadie es más que nadie", comenzaba Grandes desde el balcón de la Casa de la Villa, en la plaza homónima.

Almudena: memoria y democracia

Más sobre este tema
stats