22-M: Marchas de la Dignidad

La dignidad se apodera de Madrid

La Marcha de la Dignidad en la plaza de Colón.

La respuesta social contra los recortes, el desempleo, la precariedad laboral o los desahucios de los que no pueden hacer frente a sus hipotecas volvió este sábado con fuerza a las calles de Madrid. Las Marchas por la Dignidad en las que se enrolaron decenas de miles de personas procedentes de todas las autonomías desfilaron por el centro de la capital. De forma pacífica y reivindicativa una multitudde personas se unió a los caminantes que llegaron a Madrid a pie, en autobuses, trenes o en coches particulares. Todos se reunieron en las inmediaciones de la estación de Atocha y desde allí la marcha avanzó por el Paseo del Prado hasta la plaza de Colón. "¡Menos corrupción y más educación!" o "¡Vuestra profesión es la corrupción!", en referencia a la clase política, fueron algunas de las consignas más escuchadas. 

Muchos de los asistentes llevaban centenares de kilómetros a sus espaldas. Alejandro Serrato es carpintero de aluminio pero lleva cinco años en paro. LLegó a Madrid desde Arriate (Málaga), caminando durante siete días desde un pueblo de Jaén. Está convencido de que merece la pena luchar por el futuro, por la defensa de los servicios públicos, por tener una vivienda… “Por cosas básicas, no es más que eso, poder vivir medianamente bien”, señaló a infoLibre. Alejandro tiene previsto permanecer en la capital un par de días para asistir al resto de protestas convocadas, aunque lamenta que mucha gente no pueda hacerlo. “La mayoría se tiene que volver mañana por el trabajo”, comentó.

Para llegar hasta aquí, ha hecho falta mucha voluntad y ganas de mejorar las cosas, comentaron algunos participantes. “Al principio intentaron desviarnos a carreteras secundarias para que no tuviéramos tanta visibilidad, pero no lo consiguieron”, continuó Alejandro. “El respaldo de los ciudadanos ha sido muy grande y nos ha animado mucho: los coches nos pitaban y nos animaban, la gente de los pueblos por donde pasábamos salía a las carreteras para aplaudirnos”, relató el manifestante. Marisa Tezano es enfermera. Llegada desde Asturias dijo ver "inaceptable" la situación de precariedad en la que ha dejado la crisis a las personas que todavía conservan sus empleos. "Nos quieren aplastar y acabar con todo", denunció. 

El colectivo de mineros fue uno de los más presentes en la movilización y también protagonista de uno de los momentos más emotivos de la jornada. En mitad del silencio que se hizo para escucharles cantar En el pozo de María Luisa, un tradicional himno popular emblema de las zonas mineras del norteEn el pozo de María Luisa, muchos compañeros se abrazaban e intentaban evitar que se les saltaran las lágrimas al ver la acogida y la solidaridad de los manifestantes. Santiago Cuarzo, uno de los trabajadores de la mina llegados desde Teruel comentó que se sentía orgulloso del camino hecho porque, a su juicio, se trataba de "un movimiento ciudadano, convocado por ciudadanos, que ha salido del pueblo que está harto de las estafas, de los recortes… de todo".

Margarita, ama de casa jubilada, se quedó en la acera animando a los manifestantes. "Vengo a todas las manifestaciones y lo seguiré haciendo mientras esto no se arregle", declaró. Llevaba una pancarta dedicaba a Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, que en los últimos no escatimó en declaraciones hirientes hacia los manifestantes, a los que comparó con miembros del partido ultra griego Amanecer Dorado. "Miembras peligrosas de Atardecer Dorado", podía leerse en la pancarta de Margarita. 

Sin expectativas de futuro

Edgar Somofa, antiguo empleado de la construcción está ahora en paro. Dijo estar indignado y "muy cansado de no tener expectativas de futuro". "No creo que el Gobierno nos haga caso pero tenemos que hacer ruido y seguir peleando", señaló. La realidad es que había tantos testimonios como manifestantes. Ricardo Gutiérrez, bombero, acudió con muchos compañeros. "Como miembro del cuerpo de bomberos –comentó– qué mejor servicio al pueblo que ayudarles a manifestar sus demandas y las nuestras, que son las mismas". También por solidaridad fue Jesús Naranjo, dueño de un bar en Extremadura. "Quiero que toda la gente tenga los mismos derechos y las mismas libertades y que tengan opciones de vivir la vida con dignidad", proclamó. 

La manifestación avanzó hacia la plaza de Colón, donde el actor Willie Toledo y la periodista Olga Rodríguez leyeron el manifiesto de las marchas. En ese momento y con la Plaza de Colón llena, aún había manifestantes por todo Paseo de Recoletos hasta Atocha.Tras la lectura del manifiesto, algunos manifestantes comenzaron a establecer tiendas de campañas para pasar la noche. Alrededor de las 20.30 horas se produjeron disturbios después de que un grupo de alborotadores comenzara a lanzar objetos a los agentes, que respondieron con virulencia. Al cierre de esta edición había 17 personas detenidas y 27 heridas, de los que 20 eran policías, informa Europa Press. 

Trabas para llegar a Madrid 

Durante toda la mañana llegaron a Madrid autobuses y manifestantes de todas las provincias españolas. Los promotores se quejaron de que el Gobierno había intentado impedir el acceso de decenas de miles de ciudadanos a la capital para ejercer sus derecho de reunión y manifestación. En este sentido, aseguraron que la Guardia Civil detuvo en torno a cien de ellos en la carretera. Asimismo, aseguraron que los controles policiales habían sido generalizados en todas las autovías y carreteras principales. 

"Con esta actitud el Gobierno quiere convertir una protesta cívica y democrática de carácter masivo en un caos incontrolable difícil de regular", señalaron en la mañana del sábado. Durante la semana el Gobierno se había comprometido a respetar escrupulosamente los derechos fundamentales garantizados por la Constitución y los convenios internacionales suscritos por España. Los organizadores de las Marchas de la Dignidad informarán de todo el desarrollo de la jornada a los observadores internacionales de la Oficina para las Instituciones Democráticas y Derechos Humanos de la OSCE el próximo día 24 de marzo.

González acusa de “jugar con fuego” a los partidos que apoyan el 22-M

González acusa de "jugar con fuego" a los partidos que apoyan el 22-M

Más sobre este tema
stats