Los abusos de la banca

Un juez investiga si la cúpula de Caixa Catalunya delinquió al enriquecerse mientras arruinaba la entidad

Narcís Serra.

El titular del Juzgado de Instrucción 30 de Barcelona, Josep Maria Pijuan, ha decidido investigar el caso de los presuntos sueldos "desproporcionados" de la excúpula de Caixa Catalunya, tras admitir a trámite la denuncia de la Fiscalía Anticorrupción de Barcelona, según han informado este jueves fuentes judiciales.

De esta forma, la cúpula de esta entidad financiera catalana, que ha tenido que ser rescatada con 12.000 millones de dinero público, tendrá que justificar por qué aprobaron en los diferentes consejos de administración unos salarios y pensiones superiores a los 25,5 millones de euros entre 2008 y 2012, según consta en la denuncia presentada por el fiscal Fernando Maldonado.

No obstante, y según explica Europa Press, el juez aún no ha decidido si imputa al expresidente de la entidad y exvicepresidente del Gobierno Narcís Serra, al también expresidente Adolf Todó y a otros 52 miembros del consejo de administración de Caixa Catalunya en 2010 por "retribuciones e indemnizaciones desproporcionadas y ajenas a su situación real de solvencia", tal y como consta en el escrito del Ministerio Público.

De forma paralela a la subida de sueldos, la entidad financiera catalana ha tenido que ser saneado por el Estado, que inyectó 1.250 millones de euros en 2010; 1.718 más en 2011, y 9.084 millones en 2012, convirtiéndose en una entidad 100% pública. En total el dinero del Estado utilizado para evitar la bancarrota supera los 12.000 millones de euros, lo que supone casi el 50% del dinero que necesitó Bankia.

Sueldos millonarios en plena crisis

Según la denuncia de la Fiscalía, que ha admitido a trámite el juez barcelonés, el consejo de administración acordó adjudicar al ex presidente de Caixa Catalunya Adolf Todó Rovira pólizas y planes de pensiones por un valor de 8,2 millones de euros. Al número dos de éste, Jaume Massana, le correspondía por el mismo concepto otros 1,7 millones. Asimismo, los ingresos de Todó entre 2008 y 2012, cuando se agudizó la crisis, superaron los 4 millones de euros, mientras que su número dos percibió 2,89 millones. Pese a estas elevadas cifras, ambos también cobraban dietas por acudir a las reuniones del consejo de administración: 13.004 euros y 9.753 euros, respectivamente.

A los sueldos del presidente y del director general el fiscal añade dentro de la "irresponsable política de retribuciones" otras indemnizaciones que el representante del Ministerio Público califica de "escandalosas": se trata de los casos de Lluis Gasul Moros, que percibió 7,4 millones de euros tras su dimisión durante el proceso de fusión de Caixa Catalunya con otras cajas catalanas. Un caso idéntido al de Ricard Climent Meca y de Gloria Ausio Arumi, que se embolsaron más de un millón de euros cada uno.

Dietas y sueldo a la vez

La denuncia de la Fiscalía, que ha admitido a trámite el juez barcelonés, incluye a Narcis Serra, que fue vicepresidente del Gobierno socialista de Felipe González. Serra presidió el consejo de administración entre 2005 y 2010. Y bajo su mandato se aprobaron los contratos de Todó y Massana. Según el fiscal Serra gozó de "elevados emolumentos en concepto de dietas" pese a que tenía un cargo meramente representativo. A partir de 2005 este expolítico socialista compaginó el cobro de dietas con un salario pese a su cargo de presidente no ejecutivo. "Los denunciados, miembros de los consejos de administración [...] con evidente abuso del cargo utilizaron los fondos de una entidad con connotaciones y trascendenciapúblicas, en beneficio propio y con claro perjuicio para la entidad, lo cual contribuyó a su grave crisis financiera".

Una acusación pide cuatro años para Narcís Serra por los sueldos de Catalunya Caixa

Una acusación pide cuatro años para Narcís Serra por los sueldos de Catalunya Caixa

Más sobre este tema
stats