Cataluña

Cataluña, el proceso constituyente más adelantado. O el más retrasado

Guillem Martínez

¿Qué está pasando en Catalunya? Pasa que el Régimen del 78 se muere / muere y camina, como los zombies. Por otra parte, el fin del Régimen, en España, se está traduciendo en el perceptible fin de los grandes partidos. En Catalunya, pues también. ¿Qué está pasando en Catalunya? Entre otras mil cosas, está pasando que los grandes partidos están luchando por la vida con una violencia desconocida aún en el resto de la Península.

La lucha por la vida de CiU es particularmente llamativa si se atiende a su trayectoria. No sólo es un partido del Régimen, sino que lo es hasta la médula. Verbigracias: fue ponente constituyente a través de Miquel Salvainfantas Roca, ha sido determinante en el dibujo del Régimen a través de sus pactos con PSOE y PP, y ha sido pionero en el Estado en la transición del Régimen hacia la Postedemocracia -ya saben, una democracia representativa deslocalizada en instituciones no democráticas, como la UE o el FMI, que dictan una agenda política que, mayormente, queda reducida al pago de deuda-. Estos últimos movimientos, CiU los ha ejecutado dentro de la escuela estética de los grandes partidos españoles. Como en PP y PSOE, en el trance de realizar el pack de contra-reformas democráticas, ha pesado más su dinámica que su inteligencia. Los partidos catalanes -ERC incluida-, se parecen a los españoles en que no poseen ya la capacidad de leer o imponer la realidad. ¿Qué está pasando en Catalunya? Entre otras cosas está pasando que un Gobierno del Sur, como el español, el portugués, el griego, el italiano, está apenas descubriendo su carácter anecdótico en el nuevo orden europeo de la crisis. Y no lo asume.

CiU no es un partido independentista. Es más, su negociado, su razón de ser, su participación en el Régimen, consistía en prolongar eternamente el conflicto territorial -el único conflicto permitido en la Cultura de la Transición-. Metáfora: un mes antes de la manifestación gigantesca del 11S del año pasado, Govern y CiU estaba preparando, por todo lo alto, su campaña publicitaria por un pacto fiscal. Abandonó esa idea el 12S, ante el éxito de aquella manifestación. Que, por cierto, no era una seta. Confirmaba la pujanza social del independentismo, una opción anecdótica en los 70's, que fue adquiriendo forma tras el encontronazo que supuso el recorte absoluto de estatuto federalizante que hizo el Tripartit y que, zas, fue invalidado por el Tribunal Constitucional, esa otra institución zombie presidida por un zombie. ¿Qué está pasando en Catalunya? Entre otras cosas, está sucediendo una meditación de la sociedad catalana sobre el nacionalismo español, ese gran ausente cuando se habla de nacionalismos peninsulares, aunque, glups, ese nacionalismo sea el más determinante, sanginario y gore del siglo XX.

Posteriormente a la derogación intrínseca del nuevo estatuto, se fueron organizando en toda Catalunya referéndums municipales por el derecho a la autodeterminación, ese tema aplazado en los 70's y que estaba en las agendas de las izquierdas los pocos meses que esas agendas existieron. Esos referéndums -el primero, en Arenys, un municipio gobernado por las CUP- estaban organizados por ciudadanos. Los partidos tenían poco peso específico. En muchas zonas de Catalunya, esos colectivos de ciudadanos se mezclan con el 15M. Es decir, están en abierta beligerancia con el Govern y sus recortes. ¿Qué está pasando en Catalunya? CiU, un gobierno del Sur, no muy diferenciado del de la CA de Madrid en su cultura y corrupción, y en sus políticas sociales, sanitarias o educativas, el 12S optó por una de las demandas que exigía la calle. Concretamente, la única que, si bien ajena a su mundo, podía entender desde su cultura y hacerle sentir gobierno: un Estado propio.

CiU, en ese sentido, ha gestionado esa demanda desde su cultura. La Cultura de la Transición. Ha intentado apropiarse de la demanda ciudadana, liderarla y reservarse la posibilidad de aplazarla. Ha intentado unir la idea de un referéndum sin fecha a su continuidad como gobierno. Para ello dispone de -por primera vez en Catalunya-, un amplio sistema de medios de comunicación -tan engrasado y cotidiano como el que dispuso el Aznarato durante los 90 en Madrid-. ¿Qué está pasando en Catalunya? Una dinámica tan española como las lentejas: el rapto de las iniciativas sociales/la identificación del proyecto democrático con un gobierno.

EL Govern ha conseguido -por los pelos, de forma precaria- cierto margen. Incapaz de realizar presupuestos, incapaz de comunicar la brutalidad económica y social que supone prorrogar los presupuestos anteriores, va tirando sin política alguna, salvo los recortes y el envolvimiento de sí mismo en una bandera. Ha superado los márgenes pactados con ERC para facilitar una fecha y una pregunta clara para el referéndum, sin que ello haya violentado mucho a ERC. Una porción de la sociedad se identifica con el Govern. Para ellos, hablar de política -es decir, contradecir a CiU/ERC y hablar de la forma del futuro Estado, de los derechos que aportará, de su posible vinculación con la empresa privada-, es atacar el proceso. Para otra parte de la sociedad, el proceso consiste, precisamente, en hablar del futuro Estado, de lo que es un Estado en el siglo XXI, de nuevos derechos, de nueva democracia, de impago de deuda, de solución a la crisis en un marco europeo. ¿Qué está pasando en Catalunya? Una parte de la sociedad acude a manifestaciones folclóricas, de reafirmación nacional y de reafirmación de un Gobierno críptico. Como la Cadena Humana del próximo 11S. Otra parte de la sociedad participará el próximo 11S haciendo una Cadena Humana alrededor de La Caixa y de hospitales que sufren recortes. Ambos grupos de ciudadanos se manifestarán por la independencia. ¿Qué está pasando en Catalunya? Está habiendo un gran cambio político. Se está gestando, por otra parte, un Frente Nacional, una nueva derecha catalana, esencialista, independentista nominalmente que, paradójicamente, puede aplazar la independencia eternamente, como CiU aplazó el conflicto territorial. Y, por otra parte, se está gestando un proceso constituyente de una nueva República ibérica, similar en sus lógicas y demandas a otros procesos peninsulares.

¿Qué está pasando en Catalunya? a) Lo de siempre. b) Algo radicalmente nuevo.

La reforma constitucional imposible (por ahora)

La reforma constitucional imposible (por ahora)

Más sobre este tema
stats