Carla Simón, la cineasta que hace añicos el techo de cristal y apunta al Oscar con 'Alcarrás'

Carla Simón.

"No es por poner presión sobre los hombros de Carla Simón, pero llega a los cines la película que podría salvar el cine de autor español". Con semejante contundencia empezaba Javier P. Martín su crítica en infoLibre sobre Alcarrás, la película que ya oficialmente representa a España en los premios de la Academia de Hollywood, que se celebrarán el próximo 12 de marzo de 2023.

Esta es la segunda vez que Carla Simón (Barcelona, 1986) inicia la carrera hacia el Oscar, pues ya lo hizo en 2017 con su ópera prima, Verano 1993, (que recaudó más de un millón de euros en taquilla). Esto la convierte en la tercera española tras Icíar Bollaín -con También la lluvia, de 2010- y Gracia Querejeta -15 años y un día, en 2013- en optar al galardón de la Academia en la categoría de mejor película de habla no inglesa. La tercera mujer española en 66 años, pues España lo intentó por vez primera en 1956 con Tarde de toros de Ladislao Vajda.  

Simón marca una época y rompe en mil pedazos ese techo de cristal que no deja ver lo que hay por encima de él. Porque es, a su vez y por tanto, la primera cineasta española que repite candidatura con dos películas. Incluso consecutivas, claro, pues lo ha logrado con las dos que ha dirigido hasta la fecha, lo cual la posiciona, efectivamente, como la gran esperanza del cine de autor español que, gracias a ella, incluso también triunfa en taquilla. No en vano, es la tercera cinta española más taquillera del año tras pelotazos comerciales como Padre no hay más que uno 3 y Tadeo Jones 3.

Casi 370.000 espectadores han acudido hasta ahora a los cines en nuestro país, dejándose en taquilla 2,2 millones de euros para ver Alcarrás, un film en catalán, con actores no profesionales, que ganó el Oso de Oro a mejor película en la última Berlinale. Un galardón que no había recibido un cineasta español en casi cuarenta años -desde La colmena, de Mario Camus, en 1983-, y nunca hasta ahora una mujer de nuestro país. Y nunca hasta este año una película en catalán.

Un año especialmente dulce de reconocimientos encadenados para Carla Simón, en definitiva, a quien el futuro aún le deparará más alegrías con Alcarrás, pues la película ni mucho menos ha terminado su recorrido. De hecho, en su carrera hacia el Oscar, su primer desembarco en Estados Unidos será en el New York Film Festival, que comienza tan pronto como este 30 de septiembre. Asimismo, se ha vendido a medio centenar de países y se espera su estreno en salas comerciales estadounidenses en 2023.

"Llevamos ya desde la Berlinale trabajando codo con codo con MUBI, que es nuestro distribuidor en Estados Unidos. En el momento que recibimos la invitación del New York Film Festival se pusieron muy contentos y empezaron a vislumbrar una posible campaña para los Oscar. Estaban ellos más convencidos que nosotros de que España tenía que elegir a Alcarrás para ir a los Oscar", apunta a infoLibre la productora de la cinta, María Zamora, de Elastica Films.

Y prosigue: "Ellos no solo la han comprado en Estados Unidos, sino también en Reino Unido, que es un territorio muy importante donde hacen también la distribución en salas. Y también la han comprado para Latinoamérica y algunos territorios de Asia, por lo que Alcarrás es una apuesta muy grande por su parte. A esto hay que añadir la invitación del BFI London Film Festival, porque al final muchos académicos de los Oscar viven allí. Es importante la doble presencia de la película en estos dos festivales y territorios de habla inglesa tan importantes, porque hacen que el arranque de la campaña sea bastante potente".

Todo esto lleva a Zamora a afirmar sin dudar que Carla Simón "por supuesto" está rompiendo ese techo de cristal en nombre de todas las mujeres de la industria cinematográfica española. "Viene haciéndolo ya desde hace tiempo", remarca, para luego destacar que "con los éxitos tan rotundos de la Berlinale o la taquilla en España rompe muchas barreras preestablecidas que a veces cuesta mucho romper". "Está muy bien que haya ejemplos y referentes, que al final siempre es lo más importante. Que haya referentes donde mirarse es lo que hace falta para romper ese techo de cristal", remata.

En esta misma línea apunta otro de los productores de Alcarrás, Stefan Schmitz, de la productora y distribuidora Avalon, quien apunta a infoLibre que esa designación "abre una camino" y "crea una visibilidad para un cine diferente en una época en la que tenemos la sensación de que, por lo menos en las salas, lo único que funciona son películas de formato muchísimo más comercial". Y apostilla: "Esta selección abre el camino a la visibilidad para un cine que a todos nos importa".

Con la perspectiva de los meses transcurridos desde su estreno, Javier P. Martín, por su parte, ahonda en lo planteado por Schmitz ahora que está más que reconfirmada su predicción acerca de la importancia supina de Alcarrás para el cine independiente español, Así, señala que hablamos mucho ahora "de lo importante que es la representación en la ficción, pero más lo es incluso en la realidad", para luego argumentar: "Y Carla Simón levantando el Oso de Oro en la Berlinale es representación. Esa imagen ya se ha implantado en el subconsciente de muchas mujeres y niñas y está ayudando a derribar la idea, asentada durante décadas, de que hay ciertos lugares que pertenecen solo a los hombres".

Así las cosas, aunque en España haya muchas menos mujeres cineastas, Schmitz señala que "ahora mismo se tiene casi la impresión contraria". Pone en valor, por ello, que de las tres aspirantes a representar a España en los Oscar el próximo año hubiera dos directoras y un director: Carla Simón, Alauda Ruiz de Azúa con Cinco lobitos y Rodrigo Sorogoyen con As bestas. "En Avalon tuvimos el año pasado Libertad, de Clara Roquet, y ¿Qué hicimos mal? de Liliana Torres, y ahora mismo rodando Creatura, de Elen Martín, y estamos preparando la primera película como directora de Marta Nieto. Viene una auténtica avalancha de magnífico cine femenino. Aunque hasta ahora no había ocurrido, a partir de ahora lo vamos a ver más a menudo", subraya.

Igual opina Javier P. Martín, quien se fija en cintas ya estrenadas para afirmar que Alcarràs, Cinco lobitos, Cerdita (dirigida por Carlota Martínez Pereda), El agua (de Elena López Riera), y tantas otras películas independientes dirigidas por mujeres, "están siendo lo mejor del cine español del momento". Y remata: "Tienen toda la verdad y la relevancia que les faltan a tantas otras producciones más comerciales. Y que funcionen en taquilla, aunque sea dentro de sus límites, es una alegría porque creo que este es el camino".

Como camino va a seguir haciendo Alcarrás, pues tiene "mucho terreno por conquistar", según Schmitz, quien remarca que tienen la "enorme suerte" de que el boom de la película se inició en Cataluña y Madrid. Y tercia Zamora para apuntalar esta idea: "En Berlín nos dimos cuenta que la película había conectado con la prensa internacional, con un jurado muy variopinto y con el público. Se ha distribuido en un montón de territorios en Europa y está pendiente de seguir haciéndolo en el resto del mundo, pero por ejemplo en Italia, Alemania o Noruega las distribuciones están yendo muy bien. Esto nos hace ver que la conexión no ha sido solamente en España, sino que es una historia que por muchos motivos ha conectado a diferentes niveles con gente de todo el mundo".

Las perspectivas llevan hacia un optimismo contenido que se desata especialmente por lo reciente de la preselección. Pero resulta irremediable dejarse llevar, al menos un poquito, como le ocurre a Schmitz: "No quiero soñar demasiado, estamos hablando de una película de autor que tiene sus limitaciones de público, pero queda mucho por hacer y los premios y las candidaturas ayudan mucho a mantener la película viva en salas. Si vemos que una película de mucho éxito puede tener fácilmente un millón de espectadores y ahora estamos en 370.000, imagínate el potencial que hay".

Y lo mismo le ocurre a Zamora: "No quiero sonar poco prudente, pero qué más se puede esperar de una peli de autor, en catalán, con actores no profesionales y que de pronto ha trascendido como lo ha hecho y lo sigue haciendo, porque sigue en cartelera en más de veinte salas después de varios meses de su estreno en abril. Tenía la presión después del Oso de Oro, pero está cumpliendo las expectativas. Yo creo que Carla Simón sí que está rompiendo barreras".

Con estos prometedores mimbres inicia Alcarrás su periplo hacia el Oscar esperando desde ya a saber si entra en el primer corte de la Academia, la conocida como shortlist de diez títulos, que se conocerá el próximo 21 de diciembre. Después, a finales de enero se anunciarán los cinco finalistas de esta categoría a mejor película extranjera de habla no inglesa. El año pasado la candidatura española recayó en El buen patrón, de Fernando León de Aranoa, que no consiguió entrar en las cinco finalistas de los Oscar. Es momento para que Carla Simón arregle aquella torpeza y siga derribando muros, techos, barreras y lo que se le ponga por delante.

'Alcarràs', de Carla Simón, película elegida para representar a España en los próximos Oscar

'Alcarràs', de Carla Simón, película elegida para representar a España en los próximos Oscar

Más sobre este tema
stats