Huelga feminista 8M

"Cuando se para la creación, se para el mundo": el 8M de las mujeres de la cultura

Retrato de Emily Dickinson realizado por Paula Bonet para impulsar el manifiesto de Las mujeres del libro.

infoLibre

"Ignoramos nuestra verdadera estatura hasta que nos ponemos en pie". La frase de la poeta estadounidense Emily Dickinson ha sido rescatada siglo y medio después como lema para la huelga feminista del 8 de marzo. Su retrato serio y de brazos cruzados, dibujado por la ilustradora Paula Bonet, trotará por las manifestaciones de las grandes ciudades. Es el emblema de las mujeres del libro, que se han organizado para recordar que ellas también tienen mucho que decir en el coro de voces del Día de la Mujer. Pero no son las únicas. Músicas, ilustradoras, cineastas y actrices secundarán el paro de 24 horas de forma individual o colectiva (en asociaciones como CIMA, de cineastas, o como el sindicato Unión de Actores y Actrices). 14 mujeres de la cultura comparten sus motivos para sumarse a la huelga y cuentan cómo será su jornada de reivindicación en lo laboral, lo educativo, los cuidados y el consumo

Marta Sanz, escritora

¿Cuáles son sus motivos para sumarse a la huelga?

Voy a sumarme a la huelga del 8 de marzo porque creo que aún tenemos muchos derechos que conquistar en el espacio público y en el privado. Me parece que es una forma de reivindicar la igualdad salarial y de combatir la violencia física y moral a la que se nos somete a diario. Quiero que las mujeres tengan las mismas oportunidades que los hombres, que no se piense de antemano que no vamos a estar a la altura, que se proporcionen vías válidas para conciliar la vida laboral y familiar, que no se dé por supuesto que los cuidados han de recaer sobre las mujeres de la comunidad, que no nos autoexplotemos hasta enfermar porque nunca vamos a cumplir con lo que se nos pide. Que reflexionemos sobre de dónde provienen nuestros deseos y seamos conscientes de que necesitamos aún para hablarnos el lenguaje del opresor, como diría Adrienne Rich. Yo me sumo a esta huelga porque reivindico una manera distinta de mirar, de decir y de organizar el mundo que replantee las relaciones de poder y el concepto mismo de poder. Me sumo a esta huelga porque nunca quise ser Margaret Thatcher y no sé separar la variable de género de la de clase y me asusta la precarización y el empobrecimiento de las mujeres en esos tiempos de crisis en los que se considera que es mejor dejarse de tonterías y que los puestos de trabajo de responsabilidad los cubran los hombres. Creo que en la huelga tenemos la oportunidad de combatir tópicos tan interiorizados como el de que el feminismo es lo mismo que el machismo pero al revés. No hay más que escuchar las últimas declaraciones del diputado extremeño de Ciudadanos. Esta huelga es un ejercicio de convivencia, educación y sentido común. Haré la huelga porque creo que el cuerpo de la mujer sigue siendo el espacio para ejercer violencias sexuales y laborales, físicas y psíquicas. Porque creo que el no es no es necesario porque vivimos en una sociedad en la que la sexualidad femenina y el placer de las mujeres se consideran vergonzosos y, durante mucho tiempo, las mujeres se hacían las sonámbulas o las muertas para disfrazar su goce. O su dolor. Esto lo cuenta magníficamente bien Margaret Atwood en Alias Grace.

¿Qué planes tiene para ese día? ¿Cómo se ha organizado en el trabajo o estudios, en los cuidados y en el consumo?

Haré huelga doméstica, asistencial, laboral y reproductiva. No cocinaré. No escribiré. He suspendido un acto que tenia previsto celebrar, antes de que la huelga fuera convocada, el 8 de marzo en la Fundación Niemeyer de Avilés. Iré a la manifestación de Madrid. Y, al día siguiente, seguiré escribiendo los libros que creo que tengo que escribir desde las geografías de mi escritura, es decir, desde mi condición de escritora mujer de izquierdas, atea, urbana, de clase media, heterosexual, casada, sin hijos, con padres, muchos amigos y amigas, y estudios superiores.

Paula Bonet, ilustradora

¿Cuáles son sus motivos para sumarse a la huelga?

Mis motivos para sumarme a la huelga parten de la evidente desigualdad a la que hombres y mujeres estamos sometidos. Desde la necesidad de eliminar la brecha exigiendo transparencia salarial hasta la necesidad de corresponsabilidad en la conciliación familiar y de cuidados (recordemos que una de cada cuatro mujeres renuncia a la maternidad por su carrera profesional), pasando por lo grave del acoso sexual con el que convivimos las mujeres.

¿Qué planes tiene para ese día? ¿Cómo se ha organizado en el trabajo o estudios, en los cuidados y en el consumo?

El día girará en torno a la manifestación de la tarde. Mañana no abriré la puerta del taller ni cogeré un lápiz. Tampoco descolgaré el teléfono. No pondré lavadoras, ni limpiaré platos, ni cocinaré. Intentaré consumir lo mínimo posible. A mediodía comeré con un grupo de mujeres concienciadas con la causa. Por la tarde cogeremos las pancartas con nuestra (vuestra-de todos) Dickinson de brazos cruzados y nos sumaremos a la manifestación de Barcelona. Espero que seamos muchas y muchos y alcemos bien alto la voz.

 

La cineasta Paula Ortiz. / EP 

Paula Ortiz, cineasta

¿Cuáles son sus motivos para sumarse a la huelga?

Sobran los motivos. Hay tanta necesidad de justicia social, emocional y filosófica que reivindicar en esta huelga... No es solamente hablar de las violencias explícitas que todas hemos sufrido, violencias sobre nuestra identidad, sobre nuestro cuerpo, sobre nuestra sexualidad. O de las desigualdades e injusticias a lo largo de todo tu camino laboral, que he vivido en primera persona y han vivido todas mis compañeras. Hay algo más grande que todo eso, que trasciende a lo filosófico, a una justicia colectiva imprescindible. De ahí el entusiasmo que estamos sintiendo de cara al 8M. Todo proceso colectivo, cuando se vive un momento de cristalización de las fuerzas, provoca una ola de ilusión y de empuje que es imparable.

¿Qué planes tiene para ese día? ¿Cómo se ha organizado en el trabajo o estudios, en los cuidados y en el consumo?

El jueves no tengo clase [es también profesora en la Universitat de Barcelona], pero voy a participar en actividades y paros de la huelga de la misma forma. A veces parece que todo lo que tiene que ver con la escritura, con la creación o con las ideas no cuesta tiempo ni esfuerzo, pero es exactamente igual que cualquier otro trabajo. De lo que se trata es de parar, también en el trabajo creativo. Porque cuando se paran las ideas y la creación, también para el mundo.

No estaré en la universidad, porque vivo en Zaragoza, así que no participaré en las actividades allí. Pero hoy hemos estado hablando con las alumnas y en la medida de lo posible les apoyaré en todo lo que pueda. Estaré en la manifestación de Zaragoza, y de hecho voy a leer una parte del manifiesto al final del recorrido. Más allá de lo laboral, me he organizado pidiendo ayuda. En todo lo que tiene que ver con la maternidad, con los cuidados y con cómo hacer todo eso que normalmente llevamos nosotras... pues bueno, veremos a ver. He encontrado a hombres dispuestos a asumir los cuidados, empezando por mi padre, que está totalmente comprometido con la huelga.

Aixa de la Cruz, escritora

¿Cuáles son sus motivos para sumarse a la huelga?

Me sumaré a la huelga del 8M para demostrar que cada vez somos más las que nos negamos a que nada cambie; para señalar que el capitalismo existe gracias al trabajo esclavo de millones de mujeres y que sin las mujeres el capitalismo colapsa; para que las que siguen silenciadas sepan que no están solas y para que las fuerzas reformistas escuchen, de una vez por todas, que la revolución pasa por aquí, por el feminismo.

¿Qué planes tiene para ese día? ¿Cómo se ha organizado en el trabajo o estudios, en los cuidados y en el consumo?

En Bilbao muchas compañeras comentan que lo más importante es que se nos vea, que ocupemos el espacio público no solo durante los paros sino durante todo el día, así que estaré con mis amigas y mis familiares en los actos populares que se han organizado durante todo el día, desde las 11 de la mañana, y luego, por supuesto, asistiré a la manifestación de la tarde en la que podré reunirme con las compañeras que no han podido hacer huelga.

La verdad es que, comparada con las amigas con nómina que sé que han hecho un esfuerzo económico importante para poder parar el jueves, yo me he limitado a redistribuir mi trabajo, adelantando y posponiendo clases y encargos. Me siento un poco como si hiciera trampa, pero cuando la mitad de tus ingresos provienen del trabajo que realizas un jueves por la tarde, por ejemplo, prescindir de ello es una carga demasiado grande.

Por último, y aunque estemos un poco hartas de lo difícil que les resulta a los hombres que esto no vaya con ellos, también me gustaría mencionar que mi chico y otros amigos se están organizando para ayudar a que otras compañeras puedan hacer huelga de cuidados, ofreciéndose a suplir los servicios de las guarderías que también hacen huelga, por ejemplo. Creo que hemos conseguido que les llegue el mensaje y espero que el 8 de marzo no sea un día excepcional para ellos, sino el comienzo de un cambio real, o sea, en el ámbito de lo privado.

 

La música Amparo Sánchez, Amparanoia, en una imagen de promoción. / Bernat Almirall

Amparo Sánchez, cantante y compositora

¿Cuáles son sus motivos para sumarse a la huelga?

Todas y cada una de las consignas que van a reclamar la igualdad real entre hombres y mujeres, igualdad en el salario y en los cuidados de casa, la visibilidad y sobre todo el cese de la violencia a la mujer en todas sus formas. 

¿Qué planes tiene para ese día? ¿Cómo se ha organizado en el trabajo o estudios, en los cuidados y en el consumo?

Voy a unirme a la huelga, es un día de prepararse y sumar alegría y rebeldía en las calles para avanzar en los derechos y las reivindicaciones de las mujeres. Para ir a la marcha del 8 de marzo, este año estoy en Córdoba (Argentina) y me invitaron a cantar un tema en el escenario al final de la marcha, donde estaremos cantando y bailando por el éxito de este día, que será histórico a nivel mundial. "Si nosotras paramos, el mundo se para": en mi caso no voy a trabajar (viajar, grabar, hacer conciertos o entrevistas...) y saldremos a pie. Va a ser un día de fiesta pero sin consumo, tomando las calles por la igualdad.

Shaila Mateos, librera en Muga (Madrid)

¿Cuáles son sus motivos para sumarse a la huelga?

Me sumo por todos los motivos que aparecen en el manifiesto que hemos publicado en la web de Las mujeres del libro paramos, en general, y por todas mis compañeras libreras en particular. Estamos cansadas de que nos traten de forma diferente por ser mujeres. De que nos ninguneen, escuchen más los consejos de nuestros compañeros hombres o crean que solo podemos aconsejarles sobre "libros para mujeres". De que nuestra voz no se nos escuche o se ponga en duda hasta que un compañero confirma lo mismo que nosotras estamos diciendo. De tener que soportar los comentarios sobre cómo vestimos por estar de cara al público. De los apelativos presuntamente cariñosos y los piropos presuntamente halagadores. De los mansplaining mientras estamos intentando aconsejar sobre un libro. Dejar de ser solamente una sección en una librería y tener que pelear para que se nos tenga en cuenta en los premios y listados ¡Queremos que nuestras voces sean escuchadas, nuestras palabras leídas y tenidas en cuenta!

¿Qué planes tiene para ese día? ¿Cómo se ha organizado en el trabajo o estudios, en los cuidados y en el consumo?

En la librería Muga las mujeres no trabajarán ese día (los hombres si) y no se han planeado actividades para esa tarde. Por suerte, no tengo que ocuparme de los cuidados de nadie en casa, pero sí que les recordaré durante esa jornada a las mujeres de mi familia de qué trata esta huelga. Creo que tenemos que repetir y hacer entender con especial dosis de paciencia a nuestras madres y abuelas la importancia de este día y explicarles mejor lo que suponen los cuidados y su trabajo en casa durante todos estos años. Y con el consumo, exactamente lo mismo.

Anahi Beholi, actriz

¿Cuáles son sus motivos para sumarse a la huelga?

Me sumo a la huelga de 8M porque nuestra presencia en las historias y obras artísticas es menor que la de los hombres y esto tiene un reflejo automático en el empleo: en el año 2016 solo un 39.16% de los papeles de cine eran para mujeres. Además, este peso es menor a partir de que cumplimos 35 años, y eso nos expulsa de los personajes de más protagonismo por el hecho de ser mujeres. las mujeres acabamos representando personajes absolutamente codificados y altamente sexualizados, pasando por ello a realizar personajes en roles de cuidadoras.

Denunciamos que un 70% de las intérpretes del país no alcanzan unos ingresos de 8.000 euros anuales, frente al 54% de los hombres. Una diferencia de 16 puntos que nos sigue demostrando que el trabajo no es igual para nosotras que para ellos. Voy a hacer huelga por nuestro derecho a las mismas oportunidades laborales. Por nuestro derecho a la igualdad salarial. Por acabar con el techo de cristal. Por nuestro derecho a decir NO y que sea NO. Por poder caminar a cualquier hora sin miedo. Por acabar con cualquier tipo de violencia contra las mujeres. En esta huelga queremos conseguir que se cumplan los derechos de las mujeres para construir un mundo en igualdad y sin violencia.

¿Qué planes tiene para ese día? ¿Cómo se ha organizado en el trabajo o estudios, en los cuidados y en el consumo?

Desde luego mi plan sera el PARO completo de mis actividades, ya sean de trabajos, estudios, consumo y cuidados... y por supuesto, acudiré a la manifestación del 8M con el sindicato de actrices y actores. ¡VIVA LA HUELGA FEMINISTA!

Aroa Moreno Durán, escritora

¿Cuáles son sus motivos para sumarse a la huelga?

Me sumo porque me resulta vital que la igualdad en todos los aspectos de nuestra vida se convierta en una realidad incuestionable. Lo evidente, el grito: la brecha salarial, el techo de cristal, la violencia machista, etc. Pero también lo sutil, lo más íntimo: la carga mental obligatoria, los cuidados no repartidos, todo aquello asumido durante siglos, escrito a sangre desde antes de nacer. Las renuncias. Me sumo a la huelga porque necesito dar esa voz junto a las demás y poner en valor, en su verdadero valor, el peso de la mitad del mundo para que este gire.

¿Qué planes tiene para ese día? ¿Cómo se ha organizado en el trabajo o estudios, en los cuidados y en el consumo?

Para que yo pueda hacer huelga de cuidados, en este caso, de mi hijo, necesito que otra mujer, su profesora, así como todas las mujeres (porque son todas mujeres, ningún hombre) que trabajan en su escuela infantil vayan a trabajar. Incongruente. Si ellas decidieran hacer huelga, yo tendría que cuidarlo. En cualquier caso, es una ecuación a resolver entre mujeres. Lo cierto es que, a partir de las 13.30 horas, alguien tiene que cuidar a ese niño, y ese alguien (por circunstancias, sí, pero también porque soy mujer) tengo que ser yo. Por la tarde, quiero llevarle a la marcha, porque aunque aún no lo comprenda bien, algo quedará.  Espero que la huelga de consumo, que para mí ha sido la más sencilla de organizar, aunque sé que sus razones son mucho más complejas, le duela a esta sociedad donde más le importa: en el bolsillo.

Zahara, cantante y compositora

¿Cuáles son sus motivos para sumarse a la huelga?

Mientras exista la brecha salarial, las mujeres sean asesinadas víctimas de violencia machista, se nos siga cosificando, suframos acoso sexual, trabajando en empleos no remunerados y mientras exista el techo de cristal serán necesarias huelgas como esta, movimientos como el que empieza a verse. Es necesario el diálogo, las conversaciones, que el feminismo se entienda como lo que es, que se trabaje la sororidad, que se nos deje de presionar a las mujeres con casarnos y tener hijos. En fin, queda mucho por hacer, por eso ahora que la sociedad empieza a prestarnos atención es cuando tenemos que hacer más ruido que nunca.

¿Qué planes tiene para ese día? ¿Cómo se ha organizado en el trabajo o estudios, en los cuidados y en el consumo?

Haré huelga. Como mi trabajo tiene mucho de comunicar en redes es una de las primeras cosas que dejaré de hacer. Desapareceré de la vida pública. Tampoco iré de compras, ni contestaré mails, ni cogeré el teléfono para entrevistas.

 

La escritora Carmen G. de la Cueva. / Sonsoles Yovanka (Cámara Blanca Fotografía)

Carmen G. de la Cueva, escritora y editora de La tribuLa tribu

¿Cuáles son sus motivos para sumarse a la huelga?

Me parece una conquista que el feminismo, la igualdad de género y la huelga del 8M se hayan metido en el discurso de los medios, en el discurso político de esta manera. Hace apenas un año era difícil hablar de feminismo en determinados contextos. Motivos tengo muchos, muchísimos. La escritora Laura Casielles lo explicaba genialmente bien en un artículo:  "¿Sabes? Tampoco nosotras podemos parar. Nosotras que decimos, exasperadas, eso de mamá, en serio, siéntate ya, no somos más capaces de estarnos quietas. Ni la liberación sexual, ni la emancipación económica, ni nada de nada: también nosotras enredamos aceleradas el camino de las ocupaciones laborales, afectivas e identitarias". La idea de una huelga de mujeres donde dejemos de trabajar fuera y dentro de casa, dejemos de cuidar y hasta dejemos de preocuparnos y de sentirnos culpables se me antoja revolucionaria. Voy a la huelga por mí, pero también por mi madre, por mi abuela, por mi bisabuela y por todas. Tengo muy claro que si paramos, se para el mundo.

¿Qué planes tiene para ese día? ¿Cómo se ha organizado en el trabajo o estudios, en los cuidados y en el consumo?

Ese día les he propuesto a mi madre y a mi hermana que se vengan a mi casa. Mi compañero va a cocinar para nosotras y después del almuerzo nos uniremos con algunas amigas para ir juntas a la manifestación en Sevilla. Nada de escribir ni cuidar ni consumir. Pero tampoco estaré en las redes sociales. Creo que las mujeres llenamos diariamente las redes de contenidos de manera gratuita y ese día no pienso subir absolutamente nada. Me guardaré para mí la emoción de esta conquista y el 9M la compartiré con las demás.

Belén Bermejo, editora de Espasa

¿Cuáles son sus motivos para sumarse a la huelga?

Estoy en una situación laboral especial, porque me encuentro de baja por enfermedad; aun así, en espíritu, me sumo a la huelga. Creo que hay fechas clave en las que toca significarse: este 8M es una de ellas. Sobran los motivos para hacerla: desigualdad en todos los ámbitos, discriminación, brecha salarial, techo de cristal, acosos, maltrato, violencia de género, invisibilidad, etc. Y hay que pensar en plural, en todas las mujeres, y no en particular, en lo que nos sucede a cada una. Aunque tú estés en una situación privilegiada, no significa que todas las mujeres lo estén. Las luchas y las revoluciones siempre han sido colectivas. Para terminar, me resultan insufribles el machismo y el paternalismo hacia las mujeres que hay en la actualidad.

¿Qué planes tiene para ese día? ¿Cómo se ha organizado en el trabajo o estudios, en los cuidados y en el consumo?

No puedo asistir a la manifestación, porque no me conviene estar rodeada de mucha gente y estoy segura de que será multitudinaria. Haré lo de todos los días: pasear por el Retiro, leer y hablar con mis amigos. Debido a mi baja, no estoy trabajando. En cuanto a los cuidados, afortunadamente en mi casa vivimos en el siglo XXI. Respecto al consumo, procuraré evitarlo durante todo el día.

Lucía Baskaran, escritora

¿Cuáles son sus motivos para sumarse a la huelga?

La huelga del 8 de marzo me parece realmente significativa porque lo que reivindicamos va más allá de las mejoras en las condiciones laborales. Esta también es una huelga de los cuidados, dando reconocimiento a un trabajo no remunerado (tareas del hogar, reproducción, crianza y cuidados de personas mayores y enfermos) del que históricamente las mujeres nos hemos ocupado, seguimos ocupándonos y sobre el cual el capitalismo se sostiene. Esta también es una protesta contra la violencia machista a las que las mujeres nos vemos sometidas sistemáticamente en todos los ámbitos de nuestra vida y que culmina en asesinatos machistas. Dicho esto, me ha resultado muy revelador leer el artículo publicado recientemente en Afroféminas, en el que explican sus motivos para no sumarse a la huelga ya que no se sienten representadas. Esto demuestra que aún nos queda mucho trabajo y mucha autocrítica por hacer en lo referente a la interseccionalidad del feminismo.

¿Qué planes tiene para ese día? ¿Cómo se ha organizado en el trabajo o estudios, en los cuidados y en el consumo?

Actualmente soy trabajadora autónoma y no tengo niños o personas mayores a mi cargo. Aprovechando esta situación de absoluto privilegio, el 8 de marzo estaré en la calle manifestándome junto a mis compañeras. Ese día tampoco compraré nada. Me dan arcadas cada vez que veo a una marca intentando vendernos sus productos "por el día de la mujer, porque tú te lo mereces". Lo que nosotras nos merecemos es un cambio radical en este sistema que nos oprime, nos viola y nos mata.

Carla Berrocal, ilustradora

¿Cuáles son sus motivos para sumarse a la huelga?

¡Muchos! Desde la violencia hasta la desigualdad salarial. En mi caso concreto, porque creo que es importarte visibilizar a las mujeres en el sector de la cultura, la mayoría ignoradas y económicamente más precarias.

¿Qué planes tiene para ese día? ¿Cómo se ha organizado en el trabajo o estudios, en los cuidados y en el consumo?

No voy a trabajar y prepararé material con mis compañeras para ir a la manifestación que hay convocada a las 19:00 horas. Dejar de trabajar es fácil y complicado cuando eres autónoma, pero mi idea es no responder mails ni llamadas de trabajo, no actualizar redes y sobre todo, no consumir.

Patricia Escalona, editora del sello Malpaso

¿Cuáles son sus motivos para sumarse a la huelga?

La huelga responde al hartazgo y a la prolongación de una situación que ya es insostenible en pleno siglo XXI. Estamos cansadas de la brecha salarial, estamos cansadas de que los cuidados recaigan casi por completo sobre nuestros hombros, estamos cansadas de la cosificación, del acoso, del abuso. En el caso de la industria editorial, de no acceder a los puestos de dirección, copados por hombres. No estamos menos cualificadas, no somos menos capaces que nuestros compañeros y el 80% de las trabajadoras de la industria son mujeres. ¿Cómo es posible que estemos tan lejos aún de los puestos de responsabilidad? Además, el prejuicio que existe con la literatura escrita por mujeres, tenida a menudo como menor. Yo escucho lo de "literatura para mujeres" y me entra dolor de cabeza. La literatura es literatura y hay muchas otras maneras de clasificarla. ¿por qué razón la experiencia femenina no puede ser universal, como lo es la experiencia masculina? ¿Por qué apenas se estudian autoras en primaria, bachiller, universidades? Las lectoras son mujeres pero su corpus está compuesto por autores. Algo falla, claramente. Es muy cansado estar todo el rato apuntando los desajustes y las injusticias, pero más lo es que existan. Así, la huelga es una manera de hacer visible ese hartazgo.

¿Qué planes tiene para ese día? ¿Cómo se ha organizado en el trabajo o estudios, en los cuidados y en el consumo?

Ese día haré huelga, tengo una comida con compañeras feministas y después iré a la mani de Barcelona. Yo estoy en una situación absolutamente privilegiada, es decir, no tengo cargas familiares y por tanto no tengo que contar más que conmigo misma, pero me parece esencial mostrar mi solidaridad con aquellas que sí. Hay mujeres que no podrán deshacerse de sus responsabilidades por un día pero, como decimos en el manifiesto, cada una que haga lo que pueda, nadie está obligada a más.

Me hace una ilusión enorme encontrarme con todas aquellas compañeras que hemos conseguido coordinar desde Las mujeres del libro también paramos y ver cómo la marea se extiende. Estoy convencida de que será un día histórico (lo que no significa que todos nuestros problemas se arreglen de un día para el otro, claro).

El 8M de las letras

El 8M de las letras

Más sobre este tema
stats