LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
El divorcio de las derechas reconfigura el tablero y pone a prueba las políticas del PP

Todo está por hacer en Reino Unido pero Starmer no quiere cometer el mismo error que Tony Blair

El nuevo primer ministro británico, Keir Starmer, y su esposa, Victoria Starmer, llegan al número 10 de Downing Street.

Marie Billon (Mediapart)

El público era simpático –no se va a una fiesta de Bye Bye Tories en un pub de la moderna Dalston, al este de Londres, sin estar al menos a favor de derrotar a los conservadores–, pero cuando llegaron las predicciones de los sondeos a pie de urna, a las diez en punto de la noche, la sala estalló de alegría.

“Estoy muy contento", dice Tom, de 30 años, afiliado al Partido Laborista desde hace más de diez. Es un placer ver ganar a los laboristas. Estoy muy orgulloso de que hayamos optado por el cambio".

Christina y Ali incluso descorcharon el vino espumoso. "Es el final de una era desesperada y terrible en la política británica", dice el joven. Los últimos catorce años han hecho un país más hostil, más pobre, con una visión del mundo más estrecha". Los dos amigos miran de un lado a otro la pantalla de televisión del fondo del pub y varias hojas de papel grapadas sobre su mesa: "Estamos haciendo un bingo de las circunscripciones que ganan los laboristas", explica Christina, antes de que Ali añada: "Estamos pendientes de los ministros conservadores que pierden sus escaños". A primera hora de la mañana, una decena de ellos habían sido destituidos, incluida la efímera Primera Ministra Liz Truss.

Pero para Christina, es más que un juego o incluso una cuestión de posicionamiento político. "No podría haber durado cinco años más con los conservadores. La vida es demasiado cara. Trabajo para una organización benéfica que ha sido diezmada por los recortes conservadores y está despidiendo a gente. No podríamos haber seguido así... E incluso si no hubiera elegido al Partido Laborista..."

Christina comparte esta falta de entusiasmo por el hombre que se convierta en primer ministro con Tom, del Partido Laborista. Tom era un gran partidario de su anterior líder, Jeremy Corbyn, que estaba mucho más a la izquierda del espectro político. Ha participado en algunas campañas en el pasado, pero no ha estado activo este año. "Simplemente porque Keir Starmer no me inspiraba".

Eso no les impidió, ni a ellos ni a muchos otros, votar laborista. Patrick Diamond, ex asesor político de los ex primeros ministros Tony Blair y Gordon Brown, no se sorprende: "Los británicos quieren un buen gestor. Ven en Keir Starmer a alguien que no es necesariamente tan excitante como Boris Johnson, pero que aportará orden y calma a la política".

Sin embargo, Keir Starmer tiene sus admiradores. "Da prioridad al país y a las personas", dice Ruth, sentada en la terraza del pub bebiendo un vaso de vino blanco con hielo. "Es muy honesto sobre lo que puede y no puede hacer". Puede que al jefe del nuevo Gobierno le espere un periodo de luna de miel, pero, como ha dicho, tiene intención de ponerse manos a la obra desde el primer día. "Keir Starmer evitará cometer el mismo error que Tony Blair en 1997", afirma Martin Farr, profesor de la Universidad de Newcastle. No se puso manos a la obra desde el primer momento. Keir Starmer querrá ser eficaz de inmediato.

La crisis del coste de la vida ha sido el principal problema para los votantes en estas elecciones. La izquierda quiere impulsar la economía, en particular invirtiendo en la transición energética y estimulando la inversión privada en el sector. Pero se trata de un proyecto a largo plazo.

Como lo es restablecer los servicios públicos: el NHS (Servicio Nacional de Salud) carece de dinero y personal, lo que provoca esperas a veces peligrosas para ver a un médico de cabecera o incluso iniciar un tratamiento contra el cáncer. El ministro de Sanidad, si es nombrado, ha prometido iniciar de inmediato las negociaciones con los médicos internos, que se declararon en huelga unos días antes de la votación para exigir un aumento salarial.

Las cuestiones internacionales también se convertirán rápidamente en una preocupación para el primer ministro. David Lamy, responsable de Asuntos Exteriores en la oposición y, por tanto, posible jefe de la diplomacia, habla de "realismo progresista" para referirse a un "Partido Laborista que ve el mundo como es, no como nos gustaría que fuera, y luego hace todo lo posible por alcanzar nuestros objetivos de paz, seguridad y prosperidad".

En cuanto a Europa, Keir Starmer insistió en que no quería volver a la Unión Europea. Aunque el Brexit no fue un tema de campaña por su nombre, "contó en la elección de los votantes", analizó Martin Farr: "Podemos verlo con las puntuaciones obtenidas por Reform UK". Nigel Farage, su líder, fue elegido en su octavo intento. Se sentará junto a al menos otros dos miembros de su partido, que no se espera que alcance los 13 electos que pronostican los sondeos a pie de urna.

Sin embargo, el hecho de que el partido quedara segundo, por delante de los conservadores, en circunscripciones pro-Brexit de clase trabajadora como Sunderland es significativo. "Algo está pasando", dijo Nigel Farage. "Nos enfrentamos al Partido Laborista".

El laborismo regresa catorce años después a Downing Street tras barrer del mapa a los 'tories'

El laborismo regresa catorce años después a Downing Street tras barrer del mapa a los 'tories'

Keir Starmer se encuentra a la cabeza de una importante mayoría en Inglaterra, pero también en Escocia, donde el partido independentista, el SNP, ha perdido muchos escaños. Por tanto, el Parlamento de Westminster estará compuesto por muchos nuevos diputados que "estarán agradecidos por sus escaños", explica Patrick Diamond. Pero el ex asesor político se apresura a augurar problemas a Keir Starmer.

“Habrá potencialmente desacuerdos sobre la velocidad a la que debe actuar el Gobierno laborista. ¿Debe hacer más para financiar los servicios públicos? ¿Debe aumentar los impuestos? ¿Debe conceder más derechos a los sindicatos?" Los interlocutores sociales no apoyaron a Keir Starmer como lo hicieron con su predecesor, Jeremy Corbyn.

El nuevo Gobierno debe también, y sobre todo, restablecer la confianza en la política. Por eso el pueblo británico ha optado por la alternancia. Keir Starmer acarició "el sol de la esperanza", pero no obtuvo la victoria que eclipsaría la de Tony Blair en 1997. Y el reparto de votos entre partidos pequeños e independientes hizo que los laboristas de Keir Starmer obtuvieran el menor número de votos en un gobierno de mayoría.

Más sobre este tema
stats