Opinión

Sobre este blog

El blog del Foro Milicia y Democracia quiere ser un blog colectivo donde se planteen los temas de seguridad y defensa desde distintas perspectivas y abrirlos así a la participación y debate de los lectores. Está coordinado por Fidel Gómez Rosa.

El gasto militar en los Presupuestos

Sobre este blog

El blog del Foro Milicia y Democracia quiere ser un blog colectivo donde se planteen los temas de seguridad y defensa desde distintas perspectivas y abrirlos así a la participación y debate de los lectores. Está coordinado por Fidel Gómez Rosa.

Según supimos el pasado 24 de noviembre, la UE aplaude el proyecto de los Presupuestos del Gobierno para 2022, aunque les pone un “pero”: son “contractivos”, es decir, conservadores y un tanto restrictivos en cuanto al crecimiento. Abro un paréntesis para señalar que no se entiende por qué el principal partido de la oposición (Partido Popular) y los otros dos partidos de la derecha (Ciudadanos y Vox) afirman que son derrochadores y que llevan al país a la quiebra. Porque podrían haber acusado de timorato al Gobierno, apoyándose en lo que dice la UE, y no de manirroto como hacen ahora sin apoyo en hechos o declaraciones de organismos supranacionales. Claro que acusarle de timorato supondría pedir que llevaran a cabo más inversión pública, lo que va en contra del ideario neoliberal que proclaman. En fin, ellos sabrán.

Yo, en cambio, me permito decir que son timoratos y continuistas, especialmente, y por lo que afecta a este espacio que infoLibre nos cede al Foro Milicia y Democracia, en lo relativo al gasto militar, al menos por lo que sabemos hasta hoy y lo que será aprobado en el Congreso de los Diputados. Y lo digo porque, al igual que en años anteriores, el Gobierno nos “vende” que el gasto militar en España queda circunscrito al Ministerio de Defensa, cuando no es así. Quedan excluidos del presupuesto de ese Ministerio gastos relacionados con lo militar que, siguiendo simplemente el criterio de la OTAN, por ejemplo, deberían contabilizarse dentro de dicho gasto militar.

Por ejemplo, son “gasto militar” los fondos destinados a la Guardia Civil, que aunque están encuadrados en el Ministerio del Interior, al ser este cuerpo “en su organización y funcionamiento” un “instituto armado de naturaleza militar”, sus dineros deberían computarse como gasto militar, a menos que, con una valentía que aún no se ha demostrado, se cuestionara desde el Gobierno, con el correspondiente decreto-ley, ese carácter militar. No deja de ser chusco que la única fuerza de orden público que lleva en su nombre el adjetivo “civil” tenga carácter militar.