Opinión

Sobre este blog

Semiosfera Digital quiere ser un blog que, con una mirada crítica, se interrogue acerca de los fenómenos relativos a los espacios digitales. En este sentido, se abordarán aquí cuestiones como la circulación del sentido en los nuevos medios; la relación entre estos y los medios de comunicación de masas tradicionales; la tipología de los públicos y la configuración de la opinión pública en un mundo cada vez más hipermediatizado; o cómo estos espacios propician la viralización de rumores y bulos.

Ayuso, una Robin Hood a la madrileña

Sobre este blog

Semiosfera Digital quiere ser un blog que, con una mirada crítica, se interrogue acerca de los fenómenos relativos a los espacios digitales. En este sentido, se abordarán aquí cuestiones como la circulación del sentido en los nuevos medios; la relación entre estos y los medios de comunicación de masas tradicionales; la tipología de los públicos y la configuración de la opinión pública en un mundo cada vez más hipermediatizado; o cómo estos espacios propician la viralización de rumores y bulos.

El mismo Partido Popular que no pierde ocasión alguna para repetir su mantra de que hay que bajar los impuestos es el que luego vota en contra del decreto de medidas económicas para paliar los efectos de la crisis de Ucrania y es el mismo PP que aprovecha las arcas públicas de las comunidades donde gobierna para financiar a entidades privadas y dar ayudas a quienes tienen rentas altas. Es decir, unos Robin Hood en toda regla, pero a la inversa. Utilizan los recursos públicos obtenidos a través de los impuestos de todos —en un sistema tributario que ya de por sí es injusto— para subvencionar a quienes no lo necesitan. 

Los ejemplos de estas prácticas son muchísimos y tal vez sea justamente por ello que cada vez nos escandaliza menos algo que es por definición injusto e inmoral. Pero cuando se hace con la educación da más rabia y duele más. 

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a la vez que afirma que en Madrid “no hay clasismo, ni clases sociales, ni ciudadanos que valgan más o menos por su poder adquisitivo”, aprueba para el próximo año académico 2022/23 una financiación total de 73 millones de euros para cursar estudios de Bachillerato (43 millones para 15.130 becas) y Formación Profesional de Grado Superior (30,5 millones para 11.813 becas) en centros privados, y lo hace en son de “la igualdad de oportunidades”. No sólo se extienden estas ayudas que antes se otorgaban a alumnos de centros públicos y concertados (esto último ya de por sí injusto) a centros privados, sino que también aumenta el umbral de la renta máxima per cápita de las familias beneficiarias, pasando de 10.000 a 35.913 euros. Es decir, que una familia compuesta por cuatro miembros, dos padres y dos hijos, con unos ingresos de 143.652 € pueden ser beneficiarios de esta ayuda, si llega un tercer hijo y un aumento de sueldo, alcanzando los 179.565 €, seguirán pudiendo obtener las becas y así a seguir.