Facebook

El 'Gran Hermano' de Donald Trump: qué hay detrás del escándalo de Facebook

Un usuario entra en Facebook

El escándalo de Cambridge Analytica ha puesto contras las cuerdas a Facebook. Después de que este fin de semana The New York Times y The Guardian revelasen que la consultora recopiló ilegalmente datos personales de más de 50 millones de usuarios de la red social para apoyar la campaña presidencial de Donald Trump de 2016, la compañía californiana está en el epicentro del huracán con su mayor caída en bolsa –el lunes, al finalizar la jornada, sus acciones se habían desplomado casi un 7%–  y en el foco de los gobiernos británico, estadounidense y europeo. A la empresa de Mark Zuckerberg se le reclama ahora que dé explicaciones de cómo fue posible esta filtración a sus usuarios.

¿Qué es Cambridge Analytica?

Fundada en 2013 por Alexander Nix, Cambridge Analytica nació en Reino Unido como una plataforma de minado de datos. Entre sus inversores se encuentran Steve Bannon, el exjefe de la campaña electoral de Trump, y un destacado donante republicano, Robert Mercer. Aunque la figura clave de todo este entramado es el canadiense Christopher Wylie. Él ha sido el encargado de filtrar las maniobras de esta consultora a los medios de comunicación, después de abandonar en 2014 la consultora y advertir poco después de Facebook de lo que había sucedido.

Pero Christopher Wylie también fue la cabeza pensante de un algoritmo que permitía crear perfiles de completos de usuarios de Facebook a partir de datos supuestamente irrelevante como lugar de nacimiento, 'me gustas' o, lo más importante, la lista de contactos. Con la ayuda de Aleksandr Kogan, un profesor de psicología en la Universidad de Cambridge, creó la aplicación thisisyourdigitallife.

A través de esta app, que se descargaron casi 300.000 personas y que era descrita como parte de una investigación universitaria, se accedieron a los datos a través de un test de personalidad política. En total, lograron datos de un total de 50 millones de usuarios que ayudaron a configurar perfiles psicológicos que después serían fundamentales para poder enviar mensajes electorales diseñados específicamente para ciertas audiencias.

 

Presidente de Cambridge Analytica, Alexander Nix

Cambridge Analytica se aprovechó de uno de los grandes agujeros de Facebook: los accesos que permite la red social a las llamadas aplicaciones de terceros. Las condiciones de uso de Facebook limitan la recolección de datos de amigos para mejorar la experiencia de usuario en la propia aplicación, pero prohíbe expresamente usarlos para su venta o para publicidad. Sin embargo, la permisividad de los chicos de Menlo Park para atraer a los desarrolladores ha sido uno de los focos de críticas de los expertos ya que acusaban a la plataforma de poner en peligro la privacidad de sus usuarios. Algo que ahora, ha quedado en evidencia.

En 2015, Cambridge Analytica entró en la campaña de Ted Cruz como candidato republicano en las primarias republicanas para las presidenciales. Se le pagó a la plataforma 750.000 dólares. Meses más tarde, y a cambio de, según publica The Atlantic, seis millones de dólares, se pasaron a las filas de Donald Trump, ya por aquel entonces candidato a presidente. Después de su victoria y, según reveló en febrero de 2017 The Washington Post, la consultora siguió trabajando en Estados Unidos y habría conseguido contratos públicos.

En el mismo año de las elecciones estadounidenses, y según publicó de The Guardian en mayo de 2017, Cambridge Analytica también participó en la campaña a favor del referéndum del BrexitBrexit.

Noticias falsas y prostitutas para presionar a candidatos

Pero las revelaciones de The New York Times y The Guardian no han sido las únicas. Este lunes, la cadena británica Channel 4 News ha hecho público un vídeo grabado con cámara oculta a varios directivos de Cambridge Analytica. En las imágenes se ve, según detalla Gizmodo, al director de la división política de la compañía, Mark Turnbull y a su jefe de datos, Alex Taylor, explicando sus actividades en tono informal: reconocen haber manipulado actividades de índole política y social en China, Brasil, México, Malasia y Australia, o haber participado en las últimas elecciones en Kenia.

Alexander Nix también reconoce en una de las grabaciones que Cambridge Analytica difunde noticias falsas en redes sociales para presionar a los candidatos. Asimismo, también le explica al periodista que han llegado a contratar prostitutas ucranianas y concertar encuentros con personajes públicos para tenderles trampas.

En un comunicado, Cambridge Analytica ha indicado que el vídeo "tergiversa" la conversación y que la empresa ha sido "deliberadamente" engañada: "No condonamos o participamos en trampas o sobornos". Sin embargo, en la tarde de este martes la compañía anunció la suspensión de su director ejecutivo "con efecto inmediato" y  a la espera de "una investigación completa e independiente".

"En opinión de la junta, los recientes comentarios de Nix filtrados por Channel4 y otras alegaciones, no representan los valores de la empresa y su suspensión refleja la seriedad con que vemos esta violación", manifestó la entidad en un comunicado recogido por The Guardian.

La respuesta de Facebook

Antes de conocerse el escándalo el sábado, un día antes Facebook intentó capear el temporal y emitió un comunicado en el que negaban que se tratase de una "filtración de datos". La empresa alegaba que la información que Aleksandr Kogan había logrado la había conseguido de los usuarios de forma consensuada.

Asimismo, Facebook asegura que en 2015 eliminó la aplicación y exigió a todos los implicados que destruyeran los datos. "Hace varios días, recibimos informes de que no todos fueron borrados", admite la red social. Además, también anunciaba que suspendía la cuenta de Cambridge Analytica y su empresa matriz, Strategic Communication Laboratories, por incumplimiento de las políticas de privacidad. Alegaba que esta cancelación se debía a que no borraron la información de los usuarios y por un uso compartido inapropiado.

Según cuenta Wylie en The Guardian, es cierto que la red social escribió a los implicados en el proyecto para exigirles que borraran los datos "obtenidos ilícitamente". Eso sí, explica que todo lo que tuvo que hacer fue  "pinchar en una cajita, firmar, y enviarlo. Facebook no hizo nada más". Por su parte, la consultora explicó a través de un portavoz, según recoge Europa Press, que "por contrato solo obtenía datos conforme a la Ley de Protección de Datos de Reino Unido con el permiso informado de cada participante". "Cuando quedó claro que los datos no fueron obtenidos de conformidad con los términos de servicio de Facebook, Cambridge Analytica borró todos los datos obtenidos", ha asegurado.

Asimismo, la empresa californiana también suspendió la cuenta de Facebook y de Instagram de Christopher Wylie: "Suspendido por Facebook. Por avisar. De algo que han sabido en privado desde hace dos años".

 

Las consecuencias dentro de Facebook: relevo del jefe de seguridad

El primer señalado por el escándalo de Cambridge Analytica dentro de Facebook ha sido su jefe de seguridad, Alex Stamos. Aunque sus responsabilidades diarias ya habían cambiado en diciembre por sus desacuerdos sobre la gestión que hizo la empresa californiana de la injerencia rusa en las elecciones de Estados Unidos, según The New York TimesThe New York Times, ahora estaría determinado a dejar el cargo.

Rumores a los que ha puesto fin el propio Stamos en su cuenta de Twitter asegurando que está "totalmente comprometido" con Facebook: "Es cierto que mi papel ha cambiado. Estoy dedicando más tiempo a explorar los riesgos emergentes de seguridad y trabajando en seguridad electoral".

Por su parte, Mark Zuckerberg aún no se ha pronunciado personalmente sobre el caso.

Reino Unido, EEUU y la UE abren investigaciones

Tras conocerse todas las irregularidades de Cambridge Analytica, el organismo británico de supervisión de datos informativos ha informado este mismo martes que solicitará una orden judicial para registrar los ordenadores de la consultora. Esta medida, según explicó la responsable Elizabeth Denham, se ha tomado por la falta de cooperación con las autoridades británicas que intentan determinar si estos datos de Facebook fueron obtenidos y utilizados de forma "ilegal".

El Parlamento del Reino Unido también ha enviado un requerimiento a Mark Zuckerberg para que comparezca ante el Comité de Cultura, Deportes, Digitalización y Medios de la institución. "Después del material publicado en los últimos días, el Comité desea solicitar su presencia para prestar testimonio oral", ha indicado el presidente del comité parlamentario, Damian Collins, en la carta remitida al consejero delegado de Facebook y que recoge Europa Press. "Es hora de que escuchemos a un alto ejecutivo de Facebook con autoridad suficiente para relatar los detalles de este catastrófico fallo", añade Collins.

La fiscal general del estado de Massachusetts, Maura Healey, también ha abierto una investigación. Facebook podría enfrentarse a una multa millonaria en caso de que se determine que hubo una violación de la regulación de la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos.

Antonio Tajani, presidente del Parlamente Europeo,  también ha anunciado que se investigará lo sucedido. A través de un mensaje en Twitter, el mandatario europeo califica de “inaceptable” por parte de Facebook la "violación de los derechos de privacidad" de los ciudadanos.

Twitter vendió información de sus usuarios a una empresa afiliada a Cambridge Analytica

Twitter vendió información de sus usuarios a una empresa afiliada a Cambridge Analytica

Más sobre este tema
stats