x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Una respuesta social al riesgo de crisis

Publicada el 09/10/2019 a las 06:00 Actualizada el 08/10/2019 a las 22:15
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La coincidencia de una ralentización económica con un periodo electoral suele exagerar más de la cuenta los discursos políticos. Quienes han ostentado el poder ejecutivo tenderán a minimizar los riesgos de esa ralentización; quienes concurren a las elecciones desde la oposición a magnificarla hasta el apocalipsis. Cualquiera de las dos opciones son contraproducentes en este momento. Negar las evidencias impide la caracterización de la hipotética crisis y retrasa la toma de medidas. Sobredimensionarla puede tener efectos de “profecía autocumplida” y agravar parte de sus efectos.

Es necesario hacer pedagogía sobre qué está sucediendo, a qué causas obedece, y sobre todo, qué medidas de política económica se requieren para revertir la situación. España está sufriendo una desaceleración económica importante, que se viene reflejando sin ir más lejos en nuestro ritmo de creación de empleo, que se ha ralentizado pese a que en términos desestacionalizados sigue siendo positivo.

Las causas aparecen relacionadas con factores geopolíticos como son la batalla comercial y arancelaria entre EE.UU. y China, así como los efectos previsibles de un Brexit “duro” y sus repercusiones.

Se está produciendo una intensa contracción del comercio internacional, como prueban la caída de las exportaciones en el conjunto de países del G-20 desde el primer trimestre del año, y que alcanzan el -3% al finalizar el segundo trimestre. Son por tanto las economías más orientadas a la exportación las primeras afectadas, y este trimestre Alemania (que representa el 21% del PIB de la UE, y en cuya economía las exportaciones representan el 47,4% del PIB) y Holanda (el 84% de su PIB lo conforma su formidable aparato exportador), entrarán en recesión técnica. Es obvio que si esta situación se mantiene en el tiempo, el riesgo de que la recesión se extienda a otros países de la zona euro es alto, y entre ellos, obviamente, está España.

Nuestro país está capeando este momento con un mejor comportamiento macroeconómico que los de nuestro entorno, lo que no debe ocultar los serios problemas que mantenemos en tasas de paro, desigualdad y precariedad. Somos un país con menos capacidad de exportación y eso nos hace menos vulnerables al primer impacto de la ralentización del comercio mundial.

Nuestra demanda interna sustentada de forma primordial en los salarios, el empleo y las prestaciones sociales está siendo la principal explicación a que “nos vaya mejor” que a otros países desarrollados.

La masa salarial sube de forma ininterrumpida desde el último trimestre del año 2018, producto de la evolución de los convenios colectivos suscritos por los sindicatos al calor del AENC suscrito por CCOO (2,31% de subida registrada); la subida de los salarios más bajos (subida del SMI que ha pasado en tres años de 655 a 900 euros mensuales e incorporación en varios convenios del salario mínimo de 14 mil euros anuales); los acuerdos en la función pública que han permitido recuperar una parte de los salarios arrebatados a más de tres millones de empleados/as públicas durante la crisis; o la revalorización de las pensiones que lo han hecho en base a la inflación y no al 0,25% de la reforma de pensiones del año 2013.

Sin embargo no conviene engañarse. La persistencia de las incertidumbres, de mantenerse, acabará impactando a nuestra economía. Lo estamos viendo ya, puesto que mientras la masa salarial se incrementa desde hace varios trimestres, como ya se ha señalado, el consumo de las familias en bienes duraderos cae de forma notable. Se teme consumir y se prioriza ahorrar en un contexto de enorme precariedad laboral, rotación en la contratación y volviendo a ser el país de Europa con mayor tasa de temporalidad y la segunda de desempleo. Impulsar la inversión en un momento de tipos de interés bajísimos no es un problema de acceso a la financiación, sino de demanda solvente.

Y para impulsar tal demanda necesitamos políticas redistributivas que pasan por la corrección de las reformas pensadas para la devaluación interna, como la laboral, la de pensiones o la de la prestación de desempleo. Un periodo de estabilidad política que aborde estas medidas correctoras y den certidumbres a quienes dependen de su salario como fuente principal de ingresos —el 56% de los hogares— o de una pensión de jubilación o prestación de desempleo —el 31%—.

Y claro que necesitamos reformas estructurales, pero en sentido contrario a las del periodo especial del austericidio. Empezando por una reforma fiscal que nos homologue progresivamente a la contribución tributaria europea (recordemos, 6,4% de PIB por debajo de la media de la Eurozona); una revisión de nuestro marco laboral que derogue en la práctica una reforma laboral pensada para situar la política laboral como subalterna a las políticas económicas de la devaluación interna; abordar políticas que se enfrenten al disparatado precio de la vivienda en España, que constituye un enorme drenaje de rentas para pagar alquileres o hipotecas, que además de impedir un derecho básico de habitabilidad, lastra al resto de sectores económicos; reformas que mejoren la productividad de nuestra economía, no mediante la precarización y devaluación del trabajo, sino mediante la mejora del sistema educativo, la formación a lo largo de toda la vida, el aumento del tamaño medio de las empresas en nuestro país, o la reducción de los precios energéticos, entre otras muchas cuestiones.

Y todo ello en un momento de tensiones geopolíticas que están recomponiendo el modelo de globalización, de transiciones productivas producto del proceso de digitalización de la economía y la sociedad, y mediatizada por los límites medioambientales que exigen una economía descarbonizada.
 
------------------------------
Unai Sordo es secretario general de CCOO
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

6 Comentarios
  • eumae60 eumae60 09/10/19 17:54

    BLABLABLABLA Y MÁS BLABLABLA.
    Aquí lo que necesita la clase trabajadora es trabajo bien retribuido y de calidad, lo que necesitan los jóvenes es trabajo con el cual poder emanciparse, lo que necesitan los jubilados es una buena pensión, lo que necesita la gente es sanidad y educación de calidad, y todo esto se soluciona cuando dejen de robar entre todos y dejen de favorecer a los amiguetes y con una distribución real de la riqueza y los que más tienen que paguen más. Y los sindicatos lo que tenéis que pedir es una HUELGA GENERAL que dure 7 días ya veríais como el gobierno y sus secuaces (bancos ibex santa sede y otros... ) en cuanto las fabricas de coches no tuvieran repuestos para mandar a Europa empezarían a escuchar a los trabajadores. Sordo cuando fue la última huelga???

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Isa. Isa. 09/10/19 16:48

    Mi mensaje, de momento, como afiliada a CCOO es: Personalmente me parece que tenéis la "misión" de ser intermediarios principales entre las formaciones políticas y la ciudadanía. De momento, la pluralidad parece cosechar mayor dificultad de entendimiento. Seguiré presionando vuestra actuación. Un saludo.

    Aprovecho para compartir último video recibido:
    https://youtu.be/XVNEF1gP4Gc

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • GRINGO GRINGO 09/10/19 10:56

    Muchas gracias Sr. Sordo, ha hecho usted un análisis muy exhaustivo del panorama internacional.....que no sé si es lo que espera la sociedad del SG de un sindicato, porque parace una manera de ponerse la venda antes de la herida.......lo que nos viene !!!!.

    Si nos centramos en su responsabilidad como SG de CCOO, y partiendo de la base que los sindicatos desde la T78, no han hecho más que ceder a las presiones del poder económico, siendo tan culpables de las Reformas Laborales como los gobiernos de turno, le pregunto, no deberían haber presionado para que se consiguiera un "gobierno progresista" con UNIDAS PODEMOS, o creen que es traspasar su responsabilidad a un partido político, el cual ha conseguido en 11 meses de colaboración con el gobierno del PSOE un incremento del SMI que los sindicatos nunca consiguieron....

    No sé, pero me parece que tienen ustedes (CCOO-UGT) una forma muy rara de defender los intereses de los trabajadores.........le recuerdo que tenemos más de 3 millones de parados, y si ya es grave que los gobiernos se hayan acostumbrado a ésta estadística, lo es más que los sindicatos lo toleren.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 09/10/19 09:53

    Coincido con ambos comentaristas precedentes.

    Sr. Sordo, tenemos muchas diferencias -claro, entiendo que usted cree ser político; yo, no- 'Lo cortés no quita lo valiente' y, su representación es: A LOS TRABAJADORES/ASALARIADOS.

    Entiendo, en conversaciones mixtas: CEOE/Estado/Sindicatos, el uso de paños calientes: 'se cazan mas moscas con miel que con hiel' pero, si lee de nuevo su art concluirá -es lo suficientemente inteligente- como podemos hacerlo de su 'relato' mayoritariamente, cualesquiera lectores 'trabajadores/asalariados/activos/pasivos' : pasando de sus manifiestos o, gritando:

    ¿Qué milonga nos cuenta?

    Reincido en pedir a los Sindicatos, todos, que regulen cuotas/declaren 'derramas'/ hagan lo imprescindible, para sustanciar FONDOS, para que, en NUESTRA REPRESENTACION, dispongan de idénticos medios/conocimientos, para defender nuestros derechos, ante los 'apabullantes medios' desarrollados por los empresarios y, a su lado, el Estado en la representación que detenta: del capital frente a la ciudadanía productora, de la que n/poder ejecutivo, parece haberse olvidado.

    Sería, a mi modesto entender, una prueba de respeto a los trabajadores, comparecer en los medios, para explicar a los ciudadanos, pertenezcan a su sindicato, a otro, o a ninguno, lo que está llegando:
    - Implantación de IA, a través de programas, robots, u otros medios creados o por conocer, que concluirán en una gran destrución de puestos de trabajo asalariado.

    "Y para impulsar tal demanda necesitamos políticas redistributivas que pasan por la corrección de las reformas pensadas para la devaluación interna, como la laboral, la de pensiones o la de la prestación de desempleo. Un periodo de estabilidad política que aborde estas medidas correctoras y den certidumbres a quienes dependen de su salario como fuente principal de ingresos —el 56% de los hogares— o de una pensión de jubilación o prestación de desempleo —el 31%—."

    Mandato constitucional:
    - Colaboración en la planificación económica, 131.2
    - Derecho de afiliación y fundación, 28.1
    - Estructura y funcionamiento democráticos. Fines. Libertad de creación. Respeto a la CE y a la ley, 7.
    - Fomación de confederaciones, 28.1.

    Salu2.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

  • W. SMITH W. SMITH 09/10/19 08:55

    En desaceleración y en incertidumbres ... sociales, llevamos de forma ininterrumpida desde la llamada gran recesión y con lo que vino despues (crecimiento del PIB). El declive de bienestar social no se ha interrumpido nunca. Pareciera como si ahora asomase un lobo malo (no crecimiento del PIB) a una casa que iba bien. Es un relato (se dice ahora) apto para el tercio más alto de la escala social, pero confuso para el resto. Para muestra un botón: antes de 2008 ser un mileurista era un estigma, ahora es un privilegio. En 2020?: seguiremos en recesión social, aunque NO entremos en recesión del PIB.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • mirandoelsol mirandoelsol 09/10/19 04:41

    Las políticas redistributivas que necesitamos para una mejora de la calidad de empleo, combatir la pobreza y estabilidad política son, eliminar toda clase de ayudas y subvenciones sociales, e implantar una renta básica y la protección por ley presupuestaria de las pensiones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.