X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




ENTREVISTA | JOSÉ MANUEL RODRÍGUEZ URIBES

"Hay privilegios de la Iglesia católica que hay que corregir porque no caben en una sociedad democrática"

  • El profesor universitario José Manuel Rodríguez Uribes es el nuevo secretario de Laicidad de la dirección del PSOE
  • Admite que en la época de Zapatero, aunque hubo avances en derechos y libertades, la jerarquía católica "siguió manteniendo un papel desproporcionado" 
  • Acaba de publicar el libro Elogio de la laicidad (Tirant Lo Blanch), en el que defiende que la diversidad cultural y de formas de vida hacen cada vez más necesaria la secularización de la vida pública

Publicada 20/06/2017 a las 06:00 Actualizada 19/06/2017 a las 23:12    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 38

José Manuel Rodríguez Uribes, durante una charla en la Universidad Carlos III de Madrid.

José Manuel Rodríguez Uribes, durante una charla en la Universidad Carlos III de Madrid.

UC3M
José Manuel Rodríguez Uribes (Valencia, 1968) ocupa desde este domingo la recién creada secretaría de Laicidad de la nueva ejecutiva del PSOE. Profesor titular de Filosofía del Derecho, fue entre 2005 y 2011 director del Gabinete del Alto Comisionado de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, dirigido por el fallecido Gregorio Peces Barba, de quien se considera su discípulo. 

En su último libro Elogio de la laicidad. Hacia el Estado laico: la modernidad pendiente (Tirant Lo Blanch) asegura que los desafíos a los que se enfrentan las democracias en el siglo XXI, la diversidad cultural y de formas de vida hacen cada vez más necesaria la secularización de la vida pública. Admite, en este sentido, que hay privilegios de la Iglesia católica que hay que corregir porque "no caben en una sociedad democrática". De hecho, aunque afirma que los Gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero fueron "los que más han hecho por los derechos y libertades de muchos colectivos", sí admite que en ese periodo la jerarquía católica "siguió manteniendo un papel desproporcionado". 

PREGUNTA. ¿Por qué cree que la laicidad debe tener un papel preeminente entre los desafíos a los que se enfrentan las democracias en el siglo XXI en un contexto tan pluricultural como el actual?

RESPUESTA. Me parece que es la gran respuesta por la doble función que cumple. Por un lado, como freno frente al fanatismo, pues supone una defensa de la autonomía individual frente a ciertas pretensiones históricas, pero también frente a los nuevos fundamentalismos que lo que pretenden es imponernos a todos un modelo de vida. Y, por otro, por su función emancipadora, que es la reivindicación de la libertad en un sentido profundo en todos los ámbitos.

Es decir, en las relaciones hombre-mujer y, por tanto, frente al machismo; en las posibilidades de elegir una ética privada en lo que tiene que ver con la orientación sexual, el matrimonio… Todo eso es fundamental en sociedades multiculturales, complejas, fragmentadas y diversas como las actuales. Una fórmula de esta naturaleza, bien entendida, creo que puede contribuir a la paz, a la convivencia y a la libertad.

P. ¿Lo ve factible? En su libro comenta precisamente que en la actualidad, en nuestras democracias, la religión ha vuelto a ganar presencia pública, con iglesias situándose como intérpretes de debates políticos que afectan a la autonomía moral de las personas, como el matrimonio homosexual, la que llaman despectivamente ideología de género, la maternidad, la identidad o la orientación sexual, la eutanasia...

R. La verdad es que los defensores históricos de la laicidad siempre han estado en minoría porque se han encontrado con el triunfo de la violencia religiosa o con la imposición de modelos que se presentan como absolutos. Pero creo que la sociedad española es ahora lo suficientemente madura como para enfrentarse a estas cuestiones de forma tranquila y entendiendo que estos pasos tienen que ver con una sociedad más madura, más democrática, más secularizada… Creo que ahí no habría problema.

En relación con el PSOE creo que el actual secretario general, Pedro Sánchez, está en avanzar en esa idea de sociedad laica en la que cada cual ocupe el lugar que le corresponde. Hoy creo que puede haber consensos. Yo tengo claro que Sánchez da mucha importancia a este tema y está comprometido con la laicidad y creo que puede haber avances en el futuro con alianzas con otros partidos o sin alianzas, eso dependerá de las mayorías que se formen.

P. ¿Cómo debería ser, a su juicio, ese Estado laico? 

R. La tentación para limitar los privilegios de la Iglesia católica es aumentar los de otras confesiones. Yo ese camino creo que no hay que recorrerlo. Hay que respetar a las distintas confesiones, que las personas tengan libertad para elegir la confesión que vea oportuna y que la puedan practicar incluso socialmente… Pero en el espacio público institucional el Estado tiene que caminar hacia una neutralidad escrupulosa.

Por otro lado, también habría que seguir avanzando en los derechos civiles y aumentando los espacios de libertad de las personas desde que nacen hasta que mueren. Por ejemplo, hay mucho por avanzar en lo relativo a la muerte digna, donde hay muchas resistencias basadas en planteamientos religiosos de parte. La idea final es que todos podamos decidir nuestra estrategia de felicidad, de salvación o de placer libremente siempre que no hagamos daño a terceros. Esto, no obstante, no es más una defensa absoluta de la libertad. La laicidad también da respuestas en sentido corrector, pues una libertad absoluta puede llevar al abuso, a la dominación de los demás. 

P. ¿Cómo se enseñan esos valores laicos?

R. A través de la escuela, de las universidades… hay que insistir y recuperar de alguna forma el sentido de la formación cívica, que son derechos humanos, la democracia. Desde posiciones conservadoras se han hecho algunas interpretaciones erróneas. Por ejemplo, la asignatura de  Educación para la Ciudadanía se trató desde algunos sectores como si su objetivo fuera el adoctrinamiento cuando era todo lo contrario, una materia que debía servir para pensar por sí mismo. La laicidad es lo menos paternalista del mundo.

P. ¿Cree que la religión, como materia confesional, debería estar fuera de las aulas?

R. Hay dos grandes respuestas. Si se trata de escuela pública la neutralidad tiene que ser clara y la religión como enseñanza dogmática no tiene ningún sentido. Puede haber asignaturas sobre el hecho religioso, sobre historia de las religiones… Es más, no se puede estudiar la historia de España y del mundo sin conocer las tres grandes religiones monoteístas, lo que han aportado o las resistencias que han tenido en los avances científicos o en derechos humanos.

Cuestión diferente es la enseñanza concertada o la privada, donde puede haber un ideario que la Constitución protege y entiendo que sí se podría enseñar esa materia confesional. No obstante, si esos colegios, so pretexto de su ideario, hacen propuestas que van contra el respeto a los derechos humanos y la ley como segregar a sus alumnos por sexo no deberían tener financiación pública. Cuando el Estado paga tiene derecho a que se cumpla la Constitución y la igualdad de derechos y eso vale para cualquier confesión religiosa.

P. Usted dice que la Constitución de 1978 "recuperó la laicidad". ¿Está de acuerdo en que la historia ha demostrado que ese modelo de aconfesionalidad sigue sin resolver la cuestión religiosa?

R. La filosofía del constitucionalismo es necesariamente laica. Pero es verdad que hay posos de la vieja confesionalidad de España, como el tema del Concordato, la mención expresa a la Iglesia católica en la Constitución y algunos otros restos que hay que abordar y actualizar. Hay privilegios de la Iglesia católica que hay que corregir, pues no caben en una sociedad democrática. De todas formas, no hay que olvidar que el salto fue muy grande, pues pasamos del nacionalcatolicismo a una Constitución democrática que dice claramente que no hay religión oficial.

La Constitución, el sentido profundo de laicidad –que no es sólo el hecho religioso sino la idea autonomía, de secularización, de emancipación de los derechos humanos...– sentó las bases para que el ordenamiento jurídico español se fuera impregnando de signos laicos. Por eso en España existe el divorcio, existe una ley que permite a las mujeres decidir sobre su maternidad, existe otra ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo, existen normas incluso en el Código Penal que protegen a las víctimas de la violencia basada en fobias… Aunque en algunos momentos ha habido tentaciones de retroceso el espíritu de la Constitución es laico y el camino a seguir es ese, no hay otro.

P. ¿Qué factor fue más determinante para que en la Transición se creara ese Estado laico "a medio hacer" o incompleto? El propio comportamiento político de los españoles, la estrategia de la Iglesia, la complicidad del Gobierno de Suárez, la renuncia a una confrontación laicista por parte de la oposición...

R. Se tiró por la calle de en medio, que es el consenso. Lo que se hizo, con más o menos acierto, fue buscar una solución que dejara a todos insatisfechos... al igual que se decidió el Estado autonómico, frente al Estado centralista y frente a la independencia o la secesión; de igual manera que se optó por la monarquía parlamentaria y no por la república o la monarquía constitucional de un rey con poderes. La cuestión religiosa, la forma de Gobierno y el tema territorial fueron los tres grandes asuntos que llevaron a la Guerra Civil y los tres siguen ahí. En aquel momento no pudo ser el Estado laico, pero creo que hoy podría ser.

P. Pero han pasado ya casi cuarenta años desde entonces. ¿Cree que se han dado demasiados pocos pasos para completar ese Estado laico?

R. Creo que ha habido muchos avances, pero hay algunos privilegios que siguen que son incomprensibles, incluso para los católicos. Por ejemplo, que la Iglesia católica no pague el IBI de sus bienes inmuebles no relacionados con el culto es algo que no tiene ni pies ni cabeza. También es un retroceso que los funerales de Estado sigan siendo católicos… Hay resistencias que no se pueden aceptar pero que se entienden mirando la historia de España desde los Reyes Católicos al cénit del nacionalcatolicismo. Es muy difícil desmontar ese edificio de privilegios.

P. ¿Qué responsabilidad tiene el PSOE, que ha gobernado más de veinte años en democracia, en que se mantengan estos privilegios?

R. En los años ochenta, en los primeros años después de la Constitución, creo que se trató de apuntalar un edificio que se estaba haciendo todavía y, por tanto, era prudente no introducir temas sensibles que podían generar retrocesos. Después, aunque se da la paradoja de que los Gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero fueron los que más han hecho por los derechos y libertades de muchos colectivos, es cierto que la Iglesia católica siguió manteniendo en algunas cuestiones un papel desproporcionado. Creo que esa es la autocrítica.

P. El recelo de la Conferencia Episcopal hacia el PSOE es innegable, pero, sin embargo, fueron los socialistas los que pusieron en marcha los conciertos educativos, en buen parte gestionados por entidades católicas, o los que potenciaron la capacidad de la Iglesia católica en materia tributaria en 2006. ¿Por qué esa animadversión?

R. La Iglesia católica ha sido siempre insaciable. Lo de la Educación para la Ciudadanía no les gustaba nada. Veían esa cosa de que se sustituye una formación basada en los cánones religiosos, en el catolicismo, por una educación en la libertad. Y, claro, cuando la gente es libre se pierden adhesiones. Creo que eso y el matrimonio homosexual pudieron más que la parte económica, que era muy buena para Iglesia católica. Lo querían todo.

La Iglesia católica es la única institución que prácticamente lo ha mantenido todo. La Transición supuso la pérdida del poder de muchos sectores tradicionales, el primero el rey, que se convirtió en un rey sin poderes. Y así con muchos sectores, aunque es cierto que otros lo han mantenido por otras vías... Pero la Iglesia logró mantener su statu quo. Supongo que hubo algo de confusión entre lo que puede ser una actitud prudencial del Gobierno para no pisar demasiados callos y lo que puede ser una posición timorata. A la Iglesia hay que hablarle mirándola a los ojos.


Hazte socio de infolibre



16 Comentarios
  • irreligionproletaria irreligionproletaria 22/06/17 14:40

    ¿Quién ha escogido la foto del reportaje? Es, pura psicología. No me gusta el ciudadano, nada.
    "A la iglesia hay que hablarle, mirándola a los ojos" No comment
    Claro, que lo que han nombrado a este señor, es: 'Secretario de laicidad de la nueva ejecutiva del PSOE' Cada partido puede nombrar a quien consideren para el cargo que crean oportuno...pero, un poco fuerte 'brutos vs brutus' ...aquello de 'por los hechos los conoceréis' ¿Está demodé?
    Respeto absoluto al ciudadano privado.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • La mosca La mosca 22/06/17 12:36

    ¡¡¡Vaya!!! Así que este señor, intelectual y escribidor de libros, es lo mejor que tiene el PSOE en cuestiones de  laicidad. Este señor que dice que los privilegios de la iglesia hay que corregirlos. Y digo yo ¿no habría que eliminarlos? ... ¿Papel desproporcionado de la iglesia? ¿Acaso hay que asignarle a la iglesia un papel proporcionado? ¿A la Iglesia hay que hablarle mirándola a los ojos? Intelectuales blanditos como este señor se "abrochan" seis todos los días los obispos en el desayuno. Esta fue una razón esencial por la que dejé hace tiempo de votar al PSOE, han practicado y aún practican con la iglesia una política cargada de pánico, sin en ningún momento se vea que ni en el senado ni en los tibunales denuncien siquiera como los obispos están robando España. 

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • korrosivo korrosivo 21/06/17 11:37

    Más que corregir privilegios, lo que procede es denunciar los Acuerdos con la Santa Sede. De una puta vez. Con tal país/estado, no nos hace falta ningún tratado y, aún menos, si resulta tan lesivo para nuestros intereses. Millones del erario público vía IRPF, millones vía concierto educativo, millones vía inmatriculaciones, millones vía exenciones fiscales, demasiado con la que está cayendo. Ya va siendo hora de que cada uno se pague sus vicios. A mí, nadie me paga mi cañita con tapita, ni mis libros, ni la cuota de socio de mi equipo de fútbol; pues bien, si quiere Vd. religión, páguesela con su dinero.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • pantera pantera 21/06/17 02:25

    Sr. secretario de Laicidad de la nueva ejecutiva del PsoE, es asombroso cómo es capaz de hilar tan fino en sus respuestas como para elogiar el laicismo y a la vez mantener y/o justificar las relaciones estructurales con la Iglesia Católica, pero también a la vez ponerse firme frente a la Iglesia, incluso crítico, y también salirse de las preguntas con respuestas paralelas. Sr. Rodríguez Uribes, en esta materia habría mucho que debatir a nivel filosófico, histórico, económico...pero no es el lugar. (Tal vez si hubiera espacios abiertos en los medios dónde tratar en profundidad estos y otros temas) Así que vayamos por partes:
    1.El PsoE mantuvo la religión en la enseñanza, pagada por todos y gestionada por la Iglesia. Ud. mismo está dando una solución (asignatura del hecho religioso o de historia de las religiones) para continuar con el engaño.
    2.El PsoE mantuvo los conciertos educativos privados y en algunos casos mejorados.
    3.El PsoE no cuestionó el Concordato ni se planteo otro tipo de relación (salvo algunos detalles)
    4.El PsoE no va a desmontar el estado de privilegios de la Iglesia porque "es muy díficil" y se entiende mirando la historia, por eso se han dado muy pocos pasos.
    Sr. Rodríguez Uribes, permítame ofrecerle algunos "pasos" que se podrían haber ido dando en todos estos años para conseguir la laicidad que ud. dice que tiene la Constitución: la religión fuera de la escuela pública (constato que en todos los pueblos y ciudades hay muy buena gente dispuesta a las catequesis), sus cargos públicos electos (alcaldes, consejeros...) no participan en ceremonias religiosas como tales cargos sino como cualquier feligrés, la Iglesia no debe estar exenta de impuestos, ni debe tener capacidad de inmatriculación, ...
    También es verdad que todavía pueden planteárselo, sin prisas, total, solo llevamos cuarenta años con esta Constitución aconfesional, pero, ¿damos los pasos o no los damos?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    5

    • EL HEREJE EL HEREJE 22/06/17 18:25

      Pantera: el problema es que la iglesia es uno de los mayores lobbys económicos del MUNDO y tiene acciones y control económico en todos los sectores y en todos loa países. No hay quien se meta contra ella. Esa es la triste realidad.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Damas Damas 21/06/17 08:34

      pantera: muy de acuerdo.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      0

  • Hormiga Hormiga 20/06/17 23:19

    "Hay privilegios de la Iglesia que hay que corregir" o "No se puede consentir de ningún modo que la Iglesia tenga ningúan privilegio" Esto es el nuevo PSOE: la misma tibieza y nulas ganas que tuvieron durante más de veinte años que gobernaron.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • senenoa senenoa 20/06/17 17:56

    No es una cuestión de privilegios. En un país democrático no debería existir un "concordato" o unos "acuerdos" entre iglesia alguna y el Estado. La Iglesia Católica (como cualquier otra) debería pagar el IVA, el IBI y los demás impuestos como cualquier empresa; no debería haber una casilla específica en el IRPF; no debería tener ningún  privilegio para inmatricular bienes inmuebles y la asignatura de religión no debería estar en el currículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    16

    • pobla pobla 20/06/17 20:40

      Estoy totalmente de acuerdo contigo,la iglesia no tendría que ver nada,con el estado

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

  • Alfa Alfa 20/06/17 17:30

    La iglesia no debe tener privilegios. Debe de costearse con las aportaciones de sus creyentes 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • Damas Damas 20/06/17 10:46

    En la respuesta a la pregunta 6 dice: ".. Pero es verdad que hay posos de la vieja confesionalidad de España, como el tema del Concordato, la mención expresa a la Iglesia católica en la Constitución y algunos otros restos que hay que abordar y actualizar". ¿"POSOS" .....?

    En la respuesta a la pregunta 7 pone: ".. La cuestión religiosa, la forma de Gobierno y el tema territorial fueron los tres grandes asuntos que llevaron a la Guerra Civil .... " ¿"los tres grandes asuntos" o tres grandes excusas-justificaciones?

    En la contestación a la 10 (la última): ".. La Transición supuso la pérdida del poder de muchos sectores tradicionales, el primero el rey, que se convirtió en un rey sin poderes..." Me parece curioso el enfoque, yo lo veo como que fue en ese tiempo cuando se  instauró (de nuevo) el rey, nada de que se "convirtió" como sí ya estuviera.  

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    12

  • pep48 pep48 20/06/17 10:06

    La religión y la política no son buenas compañeras y sobre todo en este país, que la religión a marcado la política y por ese camino, hemos ido muy mal. La jerarquía católica vive a costa de los españoles, mientras las iglesias están vacías y ese sostenimiento nos cuesta a los ciudadanos de a pie de este país miles de millones que se van a las barrigas de obispos, cardenales y demás gente de mal vivir. Esta institución debe ser tratada como al resto de los ciudadanos que pagamos, valga la redundancia, religiosamente nuestros impuestos y que esta no debería tener ningún privilegio. La productividad de este país cambiaría un montón y con todo ese dinero que se llevan graciosamente del erario público, solucionaría muchísimos problemas de los que verdaderamente si pagan sus impuestos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    16

    • EL HEREJE EL HEREJE 20/06/17 18:48

      La iglesia española ha estado desde SIEMPRE pegada al poder y en contra del pueblo. Ian Gibson dice en la entrevista de Tinta Libre que España es católica desde antes de que naciera jesucristo y es una única nación desde antes que la poblaran los íberos y los Celtas. Arrancar a la iglesia católica de nuestro Estado tendrá que ser un proceso quirúrgico y doloroso, aunque se aplique anestesia.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      6

  • POZO POZO 20/06/17 09:11

    Señor Rodriguez Uribe,

    Le ha caido una gran responsabilidad con su cargo. La lucha contra la Iglesia, el catolicismo y otras religiones es fundamental, repito, fundamental para el progreso de nuestra sociedad.

    Hay tres medidas que SIN FALTA, deben fijar en su programa :

    1) Carga impositiva real inmedita y a ser posible con efecto retroactivo a los ultimos 5 años a la Iglesia en su conjunto y a sus miembros mas destacados en particular. Todo en grado de apremio.

    2) Suspensión inmediata de las subvenciones a la educación concertada. Esta medida será gradual, durante un periodo de 4 años hasta que la educación Laica logre crear los centros de educación adecuados e imponga un plan nacional en el que religion y religiosos queden totalmente excluidos de tener responsabilidades en la educación. Si es necesario, se confiscarán los centros educativos de la Iglesia aportando el Estado las indemnizaciones que se crean oportunas a la Iglesia.

    3) Campaña nacional contra el concepto machista de la religión y educación catolicas en la sociedad española y su estrecha relación con la violencia machista. Hay que rebatir con todos los medios el concepto de Dios = Poder y Dios = Macho, fuentes inequivocas de la opresión y concepto de posesión machista

    Apliquelo....Ya

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    2

    18

    • Hormiga Hormiga 20/06/17 23:24

      No solo Dios = Macho sino también Virgen = Lo que no es la Mujer
      http://blogs.publico.es/otrasmiradas/9004/la-virgen-la-puta-y-la-medalla/

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      1

      • Damas Damas 21/06/17 08:40

        Hormiga: gracias por la dirección, me gusta escuchar, en este caso leer, a Cristina Fallarás, además algún comentario que le hacen es para leerlo. Saludos.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        0



Lo más...
 
Opinión
  • Desde la tramoya Luis Arroyo Luis Arroyo

    En el lugar de Rajoy

    No, el presidente jamás recibió "sobresueldos", sino "complementos" salariales. Que alguien explique cuál es la diferencia, aunque es obvio que un sobresueldo es muy feo y un complemento es bonito.
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Trump no es gallego como Rajoy

    Rajoy es gallego, un título nobiliario fuera del alcance del presidente de EEUU. Consiste en parecer que no se hace cuando no se deja títere con cabeza.
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    Rajoy: testigo con cargos

    El presidente dejó sin respuesta cuestiones principales de la Gürtel, soltó lastre en las espaldas de Esperanza Aguirre y abrió también algún que otro enigma que podría traer cola.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre