LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Del 'caso Begoña' al 'caso Peinado': el juez convierte una causa vacía en un espectáculo mediático

Se acabó la fiesta

Una jueza acaba con la fiesta de Vito Quiles, el agitador ultra que se cuela en el Congreso como periodista

El jefe de prensa de Alvise, Vito Quiles, a su salida del Congreso de los Diputados, a 12 de junio de 2024, en Madrid (España).

Ni la última propuesta de Pedro Sánchez a propósito del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ni el plan de Alberto Núñez Feijóo para tratar de debilitar por la vía parlamentaria al Gobierno han sido los principales temas de conversación en los pasillos del Congreso este miércoles. La discusión más acalorada de la mañana —en paralelo a las interpelaciones que tenían lugar dentro del hemiciclo— ha sido entre periodistas. Concretamente, entre los responsables de comunicación de la Cámara Baja y una veintena de periodistas parlamentarios de diferentes medios de comunicación a cuenta de Vito Quiles. El redactor de EdaTV compatibiliza su acreditación como periodista parlamentario con su labor en el equipo de comunicación de Luis Alvise Pérez, cuya candidatura obtuvo tres escaños y 800 mil votos en las elecciones del domingo.

Quiles, que formó parte de la lista electoral de Se Acabó la Fiesta (SALF), ha estado ejerciendo como jefe de prensa de Alvise durante la campaña. De hecho, el medio de comunicación en el que actualmente trabaja, dirigido por Javier Negre, publicó hace escasos días de que Alvise le había propuesto ser su responsable de comunicación en Bruselas. Una información que ahora EdaTV ha eliminado. "La noticia que estás buscando aún no ha pasado. Seremos los primeros en explicarla", se lee en la página web. El hecho de participar en esa candidatura no le ha impedido, sin embargo, seguir estando acreditado en el Congreso como periodista. Esto, a ojos de la Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP), entidad que representa las demandas de los informadores en las Cortes, es incompatible con el ejercicio de la profesión.

Además, Quiles también ha sido noticia este miércoles después de que la titular del Juzgado de Instrucción 18 de Sevilla, María José Moreno, haya ordenado averiguar su paradero —inicialmente se había dictado una orden de detención, pero el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha aclarado poco después que se decretaba "la averiguación de paradero del investigado, y no su detención"— por un presunto delito de injurias y calumnias.

La querella se presentó en octubre de 2022 tras los comentarios de Quiles en redes sociales en los que acusaba al líder de Facua, Rubén Sánchez, de "extorsiones y estafas" y deslizaba la existencia de relaciones entre Facua y supuestas trama de menores abusadas y tuteladas en la Comunidad Valenciana y en Baleares, tal y como ha revelado el secretario general de la asociación de consumidores. "Me acusó de extorsiones, estafas y amenazas e incluso deslizó que soy un pederasta", reveló Sánchez, que considera que "hay que combatir a quienes se dedican a insultar y lanzar bulos difamatorios".

El juzgado ha decretado la localización del paradero de Quiles después de que no haya podido ser citado en el domicilio designado en la causa ni en ninguno de los que constan en la consulta integral de domicilio del Punto Neutro Judicial, y tampoco se haya podido contactar telefónicamente con él. Después de que trascendiera la noticia, Quiles se marchó rápidamente del Congreso y algunos fotógrafos de la Cámara le captaron en su huida. En un vídeo publicado en sus redes, el jefe de prensa de Alvise achacó la noticia a una "campaña de propaganda política" en su contra y pidió al juzgado que le envíen la citación a la comisaría del Congreso —y no a su domicilio— donde afirmó haber recibido otros requerimientos judiciales. "No sé si habéis visto un hostigamiento tan brutal en la vida, pero yo creo que vivimos en una maldita dictadura", señaló.

Los periodistas parlamentarios piden que se retire su acreditación y prensa la mantiene

Al margen de la citación judicial, los periodistas parlamentarios también han reclamado la retirada de su acreditación por sus vínculos con la candidatura de Alvise. "Ir en las listas de un partido político, coalición o agrupación electoral es contrario a la ética profesional periodística y, por tanto, incompatible con acceder a la acreditación como periodista parlamentario", reza el comunicado de la asociación. Y prosigue: "No es tolerable que pregunten a parlamentarios y miembros del Gobierno personas ligadas a partidos políticos, coaliciones o agrupaciones electorales", subrayan desde la APP, en un comunicado publicado a primera hora, en el que también demandan que "no se vuelvan a repetir" incidentes "que incomodan" al resto de profesionales acreditados, ya que la tónica habitual es que Quiles falte al respeto, insulte e interrumpa a otros periodistas.

Para los servicios de prensa de la Cámara, sin embargo, Quiles tiene derecho a estar acreditado pese a los continuos incidentes y al hecho de que colabore abiertamente con un eurodiputado electo. Desde el departamento de comunicación consideran que el redactor de EdaTV cumple con los requisitos para acceder a la Cámara y se defienden alegando que no pueden retirarle la acreditación porque se les podría imputar un delito de prevaricación. "La mala educación no es motivo de expulsión", defendían fuentes del equipo de comunicación del Congreso este miércoles ante los periodistas que les recriminaban su pasividad.

En la actualidad, en el Congreso hay un centenar de periodistas acreditados en virtud de los medios a los que representan, que son los que tienen que solicitar el permiso de entrada para sus trabajadores o colaboradores. Según el reglamento es la Mesa del Congreso la que debe gestionar y conceder estas solicitudes. Sin embargo, en la práctica, como confirman fuentes de la dirección de comunicación de la Cámara Baja, es este departamento el que toma estas decisiones de manera delegada. En el departamento aseguran que ellos no pueden dictaminar "quién es o no periodista" pese a que Quiles no informa sobre la actividad parlamentaria. "Si nos rigiéramos por ese criterio no estarían acreditados la mitad de periodistas", incidían este miércoles.

Así, en el departamento de comunicación se desvinculan de cualquier medida y sitúan esa responsabilidad en el propio gremio de periodistas o en los políticos. El conflicto de fondo es que no quieren que suceda lo mismo que en julio 2019, cuando la Mesa del Congreso de los Diputados resolvió retirar el pase de prensa a Segundo Sanz, acreditado por OkDiario por entrar, colarse y grabar sin permiso en el despacho de Pablo Iglesias. En febrero del año siguiente, el Tribunal Supremo anuló la retirada de la suspensión.

Quiles, un difusor de bulos con voz en el Congreso

Desde septiembre de 2021, y coincidiendo con el nacimiento de algunas webs de marcada ideología ultra, como el citado EdaTV o la extinta 7NN, las comparecencias habituales en la sala de prensa del Congreso han derivado en faltas de respeto, intimidaciones hacia el resto de periodistas y preguntas sin rigor periodístico. Bajo una pretendida apariencia de información, a través de sus portales webs y sus redes sociales, estos pseudomedios difunden el catálogo ultra, a base de bulos, mentiras y mensajes racistas o machistas. Ese ha sido el método aplicado por Quiles, que llegó al Congreso incluso antes de graduarse como periodista, de la mano del medio de Negre y con una legión de fieles seguidores en redes sociales.

Del fantasma del pucherazo a las patrañas sobre la covid: así extiende Alvise en redes su 'trumpismo a la española'

Del fantasma del pucherazo a las patrañas sobre la covid: así extiende Alvise en redes su 'trumpismo a la española'

A lo largo de este tiempo ha protagonizado enfrentamientos con distintos políticos de izquierdas como el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, o el socialista Patxi López en la sala de prensa y en los pasillos del Congreso, aunque desde que ascendió al ministerio de Transportes tiene fijación con Óscar Puente, del que difundió un bulo hace escasas semanas sobre la supuesta utilización de un coche oficial para acudir al concierto de Taylor Swift que el propio ministro del PSOE le recriminó recientemente. Su actitud y tono difiere, no obstante, cuando se trata de políticos conservadores e incluso se ha llegó a dirigir al exdirigente de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, como "querido portavoz".

Quiles fue también uno de los instigadores de las protestas de Ferraz del pasado año tras la investidura de Sánchez y fue detenido por la policía acusado de desobediencia y resistencia por "forcejear" con un agente. Lo que logró con su detención fue protagonizar decenas de vídeos después de volver a la noche siguiente a hombros y entre vítores a la misma. Al ser muy activo en el universo digital buscó protagonismo intentando capitalizar las protestas alentando a las masas y victimizándose por las injusticias policiales. 

Ahora, con la citación judicial, la estrategia es la misma. Y lo hace amparado por Alvise, que sin embargo niega cualquier vínculo laboral. "Ni ha trabajado para mí, ni ocupa cargo alguno, ni es mi jefe de prensa. Esto es un absoluto escándalo", escribió el agitador ultra en su canal. Sin embargo, tal y como ha podido verificar infoLibre, Quiles es el encargado de coordinar el grupo de los periodistas que cubren la información de SALF y también es el que, hasta ahora, les ha dado información sobre la plataforma. De hecho, la información que les trasladó a los periodistas es que pronto estaría en Bruselas, pero quizá habló antes de tiempo. ¿Se le acabó la fiesta antes siquiera de empezarla?

Más sobre este tema
stats