La portada de mañana
Ver
El Gobierno sacará adelante el plan de reparación para víctimas de abusos con o sin la Iglesia

Cataluña

Podemos Cataluña se aleja del nuevo partido de Colau en la recta final de su construcción

El secretario general de Podemos Cataluña, Albano Dante Fachín.

La negociación entre Podemos, ICV, EUiA y Barcelona en Comú –el partido de la alcaldesa de la Ciudad Condal, Ada Colau– para conformar un partido que aúne a las cuatro fuerzas corre riesgo de descarrilar. Este lunes, la dirección catalana del partido morado anunció que consultará a sus bases la semana que viene sobre la conveniencia de que Podemos participe en la nueva formación y defendió no confluir con los otros tres partidos con las condiciones que actualmente se plantean. La diferencia principal está en el censo que tendrá derecho a elegir la dirección del nuevo partido: Podemos quiere que sus más de 50.000 afiliados puedan votar desde su propia página web, mientras que ICV, EUiA y Barcelona en Comú prefieren que sólo puedan hacerlo quienes se registren en la web del nuevo partido.

Las cuatro organizaciones llevan negociando más de un año la construcción de un partido político unitario a la izquierda del PSC, que estreche la alianza que Podemos, ICV, EUiA y Barcelona en Comú mantienen –en formato de coalición– desde que decidieron presentarse unidas a las elecciones del 20 de diciembre de 2015 bajo el nombre de En Comú Podem. El congreso fundacional del nuevo partido está previsto para el 8 de abril, y en él tendría que decidirse tanto la hoja de ruta política y el nombre del partido como a los componentes de su dirección.

Todos los partidos coinciden en destacar la importancia de Colau y del líder de En Comú Podem en el Congreso, Xavier Domènech, a quien se reconoce como uno de los principales arquitectos de la confluencia y que, en principio, cuenta con el apoyo de los cuatro partidos para liderar la nueva organización. Pero no ocurre lo mismo con la composición de la nueva dirección y tampoco con la manera de elegirla: esos dos asuntos llevan generando discrepancias varios días y el choque ha pasado a una nueva fase este lunes, cuando la secretaria de organización de Podemos Cataluña, Ruth Moreta, ha anunciado que realizarán una serie de reuniones con las bases del partido morado y que estas se pronunciarán en un referéndum sobre la conveniencia de que Podemos continúe apostando por la creación de la formación unitaria. La dirección, hoy por hoy, no cree que se den las condiciones para ello.

"Los otros partidos proponen que la gente de Podemos se tenga que registrar en la plataforma Un país en comú [la web del partido que están construyendo las cuatro formaciones] y luego presencialmente con su DNI, pero no lo podemos aceptar", defendía el pasado domingo en una entrevista en La Vanguardia el secretario general de Podemos Cataluña, Albano Dante Fachín, que señalaba que su intención es que los más de 50.000 inscritos en la web del partido morado en la comunidad "pueda ejercer el voto en las mismas condiciones en las que lo han hecho hasta ahora", es decir, sin ningún requisito más que estar registrados en la web de Podemos con su DNI y un número de teléfono.

"Nosotros queremos que participe el mayor número de gente posible, y si pedimos que se validen con su DNI presencialmente, al final va a votar un número siete u ocho veces menor de personas", explican a infoLibre fuentes de la dirección de Podemos Cataluña, que señalan además que el modelo que pretenden implantar es el que se utilizó en Galicia, en las que los militantes de Podemos en la comunidad pudieron votar directamente desde la web de la formación en las primarias de En Marea –la alianza en la que participan el partido morado, IU y Anova– para elegir al candidato a la Presidencia de la Xunta de Galicia.

No obstante, el resto de actores se niegan tajantemente a que los militantes de Podemos voten desde su web y no se registren en la del nuevo partido para hacerlo. Su posición, afirma un dirigente conocedor de las negociaciones, tiene "una razón política": que, "conceptualmente, se está conformando un nuevo sujeto político, y no puede ser que cada uno participe desde la web de una de las partes". Además "hay personas que están afiliadas a Barcelona en Comú y a la vez a Podemos, o milita en ICV y también está inscrita en la web de Podemos, y esas personas podrían votar dos veces", explican estas fuentes para ejemplificar los problemas que podría generar un sistema de votación descentralizado en varias webs.

"Una lucha de poder"

Por otra parte, este dirigente niega que ICV, EUiA y Barcelona en Comú pongan como condición que quienes quieran votar deban, además de inscribirse en la web del nuevo partido, validar su inscripción presencialmente. "Eso se planteó en su momento, pero se nos pidió que cediéramos y no hubo problema, se cedió", sostienen estas fuentes, que señalan que su línea roja está en que el censo final de personas con derecho a voto esté centralizado en la página web común.

El censo se mantiene como el principal escollo para que Podemos entre en el nuevo partido de Colau

El censo se mantiene como el principal escollo para que Podemos entre en el nuevo partido de Colau

"Al final, esto se reduce a una lucha de poder, porque ellos ahora mismo no están en condición de coger a los 15.000 inscritos que votaron en Vistalegre II y convencerlos de que se afilien a una nueva organización como la que estamos construyendo", reflexionan estas fuentes, que intepretan que esa debilidad resta capacidad de negociación a la dirección de Podemos. También es posible hacer la lectura contraria: el hecho de que los militantes de Podemos pudieran votar sin necesidad de inscribirse en la web común podría movilizar más votos en favor de los candidatos del partido morado, que cuenta con más afiliados que las otras tres fuerzas.

Porque, aunque de menor relevancia, ese es otro elemento de disenso: la candidatura que se presentará para ocupar los primeros puestos de dirección del nuevo partido. La intención de EUiA, ICV y Barcelona en Comú es la de negociar una lista en la que estén presentes candidatos de los cuatro partidos, pero Fachín se desmarcó este domingo afirmando que ese modelo respondía a un sistema de "cuotas" que la formación morada no comparte. "Si Xavier Domenèch y el resto de organizaciones presentan una lista de cuotas, nosotros no nos oponemos, pero no vamos a participar en ella", afirmó Fachín, que apostó por que Podemos promueva "una lista capaz de albergar a gente de todas las tendencias y organizaciones, y construida desde abajo".

No obstante, las fuentes consultadas explican que los cuatro partidos han consensuado que la elección de los cargos se haga a través de listas abiertas, por lo que los electores podrían no votar a los candidatos que no les gustasen en una eventual lista unitaria. "En una fase fundacional como esta, es importante llegar al mayor número posible de consensos, y eso incluye la dirección", apuntan estas fuentes, que no obstante quitan hierro a la posibilidad de que Podemos impulse una lista por separado. "Al final, nos tomamos esto como algo normal en el proceso, pero el 8 de abril vamos a fundar el nuevo espacio y Podemos va a estar", confía este dirigente, mientras otra fuente califica el movimiento del partido morado de "una fase más de la negociación".

Más sobre este tema
stats