26M | 'Superdomingo' electoral

Cs guarda la llave de Castilla y León, Aragón y Murcia y el PSOE la de Canarias y Navarra

El presidente de Aragón, Javier Lambán, prueba un dispositivo de realidad virtual en Fitur.

Tras las elecciones autonómicas, sólo está claro lo que va a ocurrir en Extremadura y Castilla La Mancha: gobernará el PSOE en solitario gracias a la mayoría absoluta. Hay cinco autonomías en las que, a pesar de no haber mayoría absoluta, el camino hacia el acuerdo parece despejado: Madrid (con mayoría de PP, Cs y Vox), Baleares (PSOE, Podemos y Més), Asturias (PSOE, Podemos e IU), Cantabria (PRC y PSOE) y La Rioja (PSOE y Podemos). Hasta ahí, abunda lo previsible, al menos a priori. Pero hay cinco comunidades donde todo está abierto. En Castilla y León, Murcia y Aragón la llave es de Ciudadanos, que ha empezado a recibir la presión del PSOE, incluida una visita de Pedro Sánchez a Emmanuel Macron con sabor a intento de incomodar a Albert Rivera por sus posibles acuerdos a la andaluza con Vox. En Canarias y Navarra, la posición clave es del PSOE. La negociación está en los prolegómenos, y está conectada con la búsqueda de mayorías para los ayuntamientos y, por supuesto, para el Gobierno central.

  La llave de Ciudadanos

En Castilla y León nadie puede cantar victoria por el momento. El partido más votado es el PSOE de Luis Tudanca, que obtiene 35 diputados. Se queda a seis de la mayoría absoluta. El problema es que para alcanzarla no le dan los apoyos de Podemos (1), Unión del Pueblo Leonés (1) y Por Ávila (1). Para alcanzar los ansiados 41 necesita a Cs, que cosecha 13. ¿Qué ocurre? Que el PP de Alfonso Fernández Mañueco también quiere y reclama el apoyo del partido naranja. PP y Cs serían suficientes para una mayoría derechista, que no necesitaría a Vox. Los de Albert Rivera tienen la llave.

Este es uno de los casos en los que tendrá que aplicarse la comisión de pactos constituida este lunes por Ciudadanos. La lidera el secretario general, José Manuel Villegas, y forman también parte de la misma los responsables de Organización, Fran Hervías, Acción Institucional, José María Espejo, y Comunicación, Fernando de Páramo. La portavoz de Cs en el Congreso, Inés Arrimadas, se justificó en que la comisión aún no se había reunido para dar largas a todas las preguntas sobre pactos. De Páramo afirmó que se examinarán los pactos "sitio a sitio". Es decir, Cs no da por hecho –como hacen a menudo comentaristas y medios– que una suma PP-Cs-Vox sea igual a pacto.

En Castilla y León, gobernada por el PP desde 1987, Cs acumula una trayectoria diferente a la de Madrid, Andalucía, la Comunitat Valenciana y Baleares, donde su compromiso de no pactar con el PSOE era expreso. El candidato naranja en Castilla y León, Francisco Igea, se mostró en marzo contrario a pactar con el PP. "Todo depende de la ejecutiva nacional de Cs, pero en mi cabeza no pasa un pacto porque esta tierra necesita un cambio después de más de treinta años en el poder de un partido [PP] que ha generado costumbres irreverentes [sic] como redes clientelares", afirmó. Durante el debate de campaña entre candidatos, Igea evitó comprometerse a no pactar con el PSOE. "No habrá líneas rojas", dijo en otra ocasión. Igea no se estaría pillando los dedos si pactara con el PSOE. No obstante, él mismo ha admitido que la decisión no es suya.

Tras las elecciones, el candidato de Castilla y León ha evitado comprometerse expresamente: "Ciudadanos va a garantizar la reforma y la regeneración", ha dicho.

En la Región de Murcia, gobernada por el PP desde 1995, el PSOE de Diego Conesa ha logrado el triunfo. Los socialistas cosechan 17 escaños, a seis de la mayoría absoluta. Pero con el apoyo de Podemos (2 escaños) no valdría. Sería necesario Ciudadanos, que también tiene aquí la llave. El partido naranja tiene 6 parlamentarios, con lo que puede elegir entre hacer presidente a Conesa o al candidato del PP, Fernando López Miras. Pesa contra el acuerdo entre conservadores que con la suma de PP (16) y Cs (6) no basta, por lo que haría falta Vox (4). En cambio, PSOE y Ciudadanos sí llegan por sí solos a la suma necesaria para investir a Conesa y gobernar con mayoría.

Tampoco en Murcia Cs ha cerrado la puerta a ninguna opción. "Me cuesta imaginar un Gobierno de coalición con el PSOE de Sánchez pero tampoco [sic] con un PP anquilosado", afirmó durante la campaña la candidata del partido naranja, Isabel Franco. "Entendemos que hasta el 26 de mayo debemos esperar que sean los ciudadanos de la Región los que decidan en qué medida esa aritmética se inclina en uno u otro sentido y tenerlo en cuenta para tomar cualquier decisión". Tras las elecciones, Franco ha dicho que explorará las distintas "posibilidades". No excluye nada.

El panorama es endiablado en Aragón. El socialista Javier Lambán ha logrado ser el más votado. Cosecha 24 escaños. Pero la mayoría absoluta queda lejos: está en 34. También se le queda lejos a la suma de PP (16) y Ciudadanos (12).

Veamos más en detalle. En lo que podríamos llamar bloque progresista están:

– PSOE: 24.

– Podemos: 5.

– Chunta: 3.

– IU: 1.

En total, 33.

En el bloque conservador están:

– PP: 16.

– Ciudadanos: 12.

– PAR: 3.

– Vox: 3.

En total, 34: mayoría absoluta.

Pero sería precipitado suponer un pacto sencillo entre conservadores, porque no es fácil encuadrar a la ultraderecha antiautonomista de Vox y los regionalistas aragoneses.

Quedaría la opción –esta sí sería suficiente– de un pacto PSOE-Cs. Antes de las elecciones, el candidato de Cs, Daniel Pérez, afirmó: "El pacto con Lambán es inviable por una cuestión de coherencia. Está en contra de nuestro propio ADN el llegar a acuerdos con populismos, nacionalistas o quienes amparan a populistas y nacionalistas". Una vez conocidos los resultados, Pérez se ha mostrado elíptico y ha rechazado los "cordones sanitarios". El candidato de Cs dice que está sobre la mesa que él mismo sea presidente.

También pueda haber –al menos, matemáticamente– mayorías que involucren al PSOE, Podemos, el PAR, la Chunta e IU. El PAR ha dicho ya que "no se cierra puertas".

  La llave del PSOE

Las urnas han dictado una enrevesada sentencia en Canarias. El PSOE de Ángel Víctor Torres se convierte en la fuerza más representada, con 25 escaños, pero la mayoría absoluta está lejos, en 36. No obstante, es alcanzable con fuerzas progresistas: Nueva Canarias (5), Podemos (4) y Agrupación Socialista Gomera (3). Junto con los socialistas, podrían sumar 37. Pero las cosas no son tan fáciles.

El segundo partido más votado es Coalición Canaria, que gobierna las islas desde 1993. Tiene 20 escaños. Y algo aún más importante: 2 diputados en el Congreso, cuyo apoyo puede ser fundamental para Pedro Sánchez.

Antes de las elecciones, Ángel Víctor Torres se mostraba seguro de que no habría pacto con Coalición Canaria: "¿Un pacto PSOE-CC. Eso sólo está en la imaginación de Clavijo", aseguraba. Se refería a Fernando Clavijo, presidente de Canarias, que se encuentra bajo investigación por el conocido como caso grúas.

Pero no está sólo en la imaginación de Clavijo. Este lunes, en la cadena Ser, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, era preguntado sobre posibles pactos en Canarias. ¿Se podría llegar a un acuerdo con Coalición Canaria? "Tenemos que abordarlo", dijo. Ábalos se mostró escéptico sobre un acuerdo que implicase a la Agrupación Socialista Gomera, ya que con 3 diputados "no son grupo" parlamentario.

Un pacto PSOE-CC, si se produjera, podría dar la presidencia a nacionalistas canarios o socialistas, dependiendo de los términos del acuerdo. El candidato del PSOE, Ángel Víctor Torres, no contempla ninguna opción que no sea encabezar el Ejecutivo. "Vamos a presidir Canarias", proclamó tras las elecciones. En comparecencia pública en la tarde del lunes, Torres se mostró dialogante pero a priori rechazó un acuerdo con CC. Las relaciones entre CC y PSOE son tensas después de que ambas formaciones integrasen un acuerdo de gobierno en el arranque de la pasada legislatura, que Clavijo rompió al cesar a los consejeros socialistas en 2016.

Coalición Canaria, por su parte, se posicionó este lunes ya oficialmente: negociará con todos, salvo con Podemos. Es la misma línea del partido en el Congreso, donde se oponen a apoyar a Sánchez si es para un gobierno con Pablo Iglesias.

Fuentes de la dirección nacional del PP sostienen que, en principio, estarían dispuestos a apoyar a Clavijo en Canarias con la condición de que CC no apoye a Sánchez.

El caso de Navarra. Otro sudoku. El PSN de María Chivite se ha quedado en medio, con 11 escaños. Si mira a su derecha, ve los 19 asientos de Navarra Suma, la coalición de UPN, PP y Cs, la marca más votada. Si mira a su izquierda, ve los 20 asientos que suman por separado las cuatro fuerzas que han gobernado la última legislatura, con Uxue Barkos a la cabeza: Geroa Bai (9), Bildu (8), Podemos (2), Izquierda-Ezkerra (1).

Navarra es delicada desde el punto de vista de las tensiones territoriales. Las fuerzas conservadoras la consideran una frontera españolista ante el avance del soberanismo vasquista. En torno a Nafarroa siempre hay gravedad política. Ante la disyuntiva, Chivite ha salido a la ofensiva: "No vamos a darle nuestros votos a Esparza ni vamos a realizar un pacto con Bildu. Salimos a liderar el próximo gobierno", declaró tras las elecciones entre gritos de "presidenta, presidenta". Chivite quiere "un gobierno progresista" sin Bildu.

Ábalos, en la Ser, también subrayó que con Bildu, nada: "No tenemos ninguna voluntad de formar ninguna fórmula de gobierno que contemple a Bildu. Eso sería nuestra línea". Ábalos comparó su rechazo al entendimiento con Bildu con el que el PSOE reclama a PP y Cs en relación con Vox.

  Mayorías absolutas

Sólo hay dos comunidades autónomas donde todo está claro como el agua: Extremadura y Castilla La Mancha. Los socialistas Guillermo Fernández Vara y Emiliano García-Page han conquistado sendas mayorías absolutas que les permitirán gobernar sin ataduras cuatro años más. Fernández Vara obtiene 34 escaños, cuando la mayoría absoluta está en 22. Page cosecha 19 asientos, dos por encima del límite para lograr la investidura sin más apoyos que los de su grupo.

Son dos comunidades que han sido gobernadas siempre por el PSOE, salvo durante la legislatura 2011-2015 con José Antonio Monago y María Dolores de Cospedal en Extremadura y Castilla La Mancha, respectivamente.

  Pactos encarrilados

Hay otras cinco comunidades en las que, aunque el guión no está escrito, los resultados apuntan a pactos a priori viables. En Madrid la mayoría absoluta está fijada en 67 diputados. PP (30), Cs (26) y Vox (12) suman 68, frente a 64 de PSOE (37), Más Madrid (20) y Podemos (7). Ciudadanos, el más centrado de los tres partidos conservadores, hizo expreso durante la campaña su compromiso de no pactar con el PSOE de Ángel Gabilondo (al igual que hizo el partido naranja en Andalucía, la Comunitat Valenciana y Baleares). La situación está de cara para un gobierno liderado por la candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, que involucre el apoyo de Ciudadanos y Vox. Está por solventar la fórmula para que estas dos formaciones se acoplen. El PP gobierna desde 1995 en Madrid, epicentro de numerosos escándalos de corrupción. No obstante, Ciudadanos ha trazado la línea roja delante de Gabilondo, a pesar de ser el más votado, no del PP ni de Vox.

La intención de PP y Cs es repetir alguna variante de la vía andaluza, con algún acuerdo que los involucre a ambos junto a Vox. Los problemas pueden venir por la incomodidad que al partido de Albert Rivera le causan los acuerdos con Vox. Además, ahora el partido de ultraderecha no descarta exigir una entrada en el gobierno.La candidata de Vox, Rocío Monasterio, ha dicho que gobernar "es la mejor manera" de "hacer valer" sus escaños. Santiago Abascal e Iván Espinosa de los Monteros también afirman que los términos del acuerdo deben ser distintos a los de Andalucía, donde consideran que Vox está siendo ninguneado desde el Gobierno de PP y Cs.

En Baleares el PSOE de Francina Armengol se convierte en primera fuerza política (lo era el PP) y lidera una mayoría de izquierdas junto a Podemos y Més que suma 32 diputados, cuando la mayoría absoluta está en 30. La legislatura 2015-2019 ya ha venido marcada por un acuerdo entre los socialistas, la formación morada y los soberanistas de izquierdas, luego a priori hay material para reeditar el pacto. La Ejecutiva del PSIB-PSOE ya ha comunicado que su intención es gobernar con Podemos y Més.

En Asturias la candidatura socialista de Adrián Barbón (que sustituye a Javier Fernández) logra 20 diputados. La mayoría absoluta está en 23, luego faltan tres. No debería haber problema, ya que Podemos cosecha 4 escaños e IU 2.

Los resultados en Cantabria sonríen al actual presidente, Miguel Ángel Revilla, del regionalista PRC. No llega por sí solo a la mayoría absoluta, fijada en 18, pero se queda en 15. El PSOE podría ayudarlo a completarla, como ha hecho durante la presente legislatura. Añade sentido a la fórmula el hecho de que Pedro Sánchez, justito de apoyos en el Congreso, pueda necesitar el escaño del PRC. La conexión de unas negociaciones con otras –generales, autonómicas, municipales– es un hecho admitido por el propio PSOE, que en boca de su secretario de Organización, José Luis Ábalos, habla de la necesidad de alcanzar un "cuadro de gobernabilidad" a todos los niveles.

En La Rioja, donde el PP gobierna desde 1995, el PSOE logra 15 escaños, a dos de la mayoría absoluta. Y precisamente Podemos tiene los dos escaños que le faltan a la candidata socialista, Concepción Andreu, que se convertirá previsiblemente en presidenta.

PSOE, NC, Podemos y ASG firman el 'pacto de las flores' para gobernar Canarias

PSOE, NC, Podemos y ASG firman el 'pacto de las flores' para gobernar Canarias

Más sobre este tema
stats