Los abusos de la banca

El exconsejero de Caja Madrid Rodolfo Benito niega los gastos de las tarjetas que le atribuye la prueba de Bankia

El exconsejero de Caja Madrid Rodolfo Benito niega los gastos de las tarjetas que le atribuye la prueba de Bankia

infoLibre

El exconsejero de Caja Madrid por Comisiones Obreras Rodolfo Benito aseveró este jueves en una nueva sesión del juicio por las tarjetas black que lo único que reconoce del desglose de gastos de las visas presentado por Bankia como prueba pericial, es el "daño" que le ha ocasionado y agregó que ha hecho un uso de la tarjeta "controlado".

"¿Cómo voy a poder decir que la reconozco si lo único que reconozco de la hoja es el daño que me ha hecho diciendo que hecho gastos que no he efectuado nunca?", dijo el acusado a preguntas del fiscal Anticorrupción, Alejandro Luzón, en referencia a la hoja Excel que incluye los gastos del total de 65 exaltos cargos y directivos de Caja Madrid y Bankia.

Benito, que se remitió a la declaración que prestó ante el magistrado de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, durante el proceso de instrucción, precisó que fueron gastos vinculados a las necesidades de su labor como consejero pero que "el problema" es que no puede justificarlos.

El exconsejero, que gastó 140.521 euros con su plástico, agregó que este asunto que juzga la Sección Cuarta de la Sala de Lo Penal es "injusto" y que si alguien le hubiera dicho que se trataba de una tarjeta opaca "nunca la hubiera utilizado".

"Tengo la conciencia muy tranquila, no he cometido ningún acto delictivo" explicó Benito, que se enfrenta a una pena de 4 años de prisión y una multa de 81.000 euros por delito continuado de apropiación indebida, y añadió que este es un proceso "interesado" que nada tiene que ver con el rescate de Bankia.

"Autorizado, controlado y consentido"

Benito, que ejerció como consejero desde octubre de 2003 hasta enero de 2010, se remitió a las declaraciones hechas por el expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa, y agregó que él estuvo "autorizado, conocido, controlado y consentido" en el gasto de su plástico que se prolongó tres meses más de su salida de la caja.

Así, volvió a criticar la prueba pericial de Bankia que incluye los 12,5 millones cargados con las tarjetas entre 2003 y 2012, y ha dicho que no tiene veracidad en tanto no presenta saldos medios ni finales y le atribuyen pernoctaciones en hoteles donde no ha estado o gastos en Bolivia a donde no ha ido "ni con la caja ni sin la caja".

El fiscal se apoya en un informe de la CNMV para demostrar que las tarjetas eran ‘black’

Más sobre este tema
stats