Elecciones catalanas 27-S

El ‘no’ a la independencia resiste en la Cataluña más urbana

La candidata de Ciudadanos a la presidencia de la Generalitat, Inés Arrimadas, y el presidente del partido, Albert Rivera.

El 'no' a la independencia resiste en la Cataluña más urbana.Cataluña Así lo evidencia en análisis por municipios de las papeletas depositadas en las urnas este domingo. El escrutinio refleja que los partidarios de la secesión –la coalición Junts pel Sí, formada por Convergència y ERC, y la CUP– sólo obtuvieron la mayoría absoluta de votos en tres de las 23 ciudades más pobladas de Cataluña, en las se agrupa más de la mitad de la población. 

Por su parte, Ciudadanos, el partido de Albert Rivera, emerge como primera fuerza en 18 localidades del tradicional cinturón rojo de Barcelona, convertido ahora en cinturón naranja. En esta zona de la Barcelona industrial –tradicionalmente ligada a la izquierda– el PSC de Miquel Iceta sólo logró el primer puesto en tres de los 97 municipios que la integran. Y la coalición formada por Podemos, ICV y EUiA superó la barrera del 15% de los votos en apenas doce de ellos. 

Mientras, el impulso al proceso soberanista que salió de las urnas este 27-S se observa en la dificultad que han tenido las formaciones constitucionalistas (C's, PSC y PP) para forjar mayorías. De hecho, la suma de los sufragios obtenidos por estos tres partidos sólo supera el 50% de los votos en 48 de los 947 municipios que hay en Cataluña. 

infoLibre resume, a continuación, otras de las claves que deja en análisis del resultado de las elecciones de este domingo en Cataluña

¿Dónde ha ganado el 'no'?

Los focos de la noche electoral de este 27-S estuvieron puestos de forma mayoritaria en aquellas zonas en las que el independentismo obtuvo un mejor resultado. Es innegable que los 1,9 millones de votos logrados por los partidarios de la secesión son un apoyo importante al proceso soberanista impulsado por Junts pel Sí y la CUP. Especialmente, teniendo en cuenta además que otras 467.417 personas dieron su apoyo a las formaciones partidarias del derecho a decidir: Catalunya Sí que es Pot y Unió.

Sin embargo, casi un 40% de los electores expresaron un 'no' rotundo a la posibilidad de que sean los catalanes quienes decidan si quieren separarse de España. Son los 1,6 millones de personas que votaron a favor de las candidaturas constitucionalistas representadas por Ciudadanos, PSC y PP. En la pequeña localidad de Bossòst (1.140 habitantes), en el Valle de Arán, los no soberanistas obtuvieron su mejor resultado este 27-S, pues se hicieron con el 69% de los votos, con los socialistas como primera fuerza. Pero entre los municipios entre los que mejor resultado obtuvo el bloque constitucionalista destaca Santa Coloma de Gramenet (118.000 habitantes), provincia de Barcelona, donde estas tres fuerzas sumaron el 62,74% de los votos. 

En términos generales, el escrutinio muestra que, juntos, Ciudadanos, PSC y PP consiguieron más del 50% de los votos sólo en 48 de los 947 municipios catalanes. En estos, los partidos que están en contra de la secesión obtuvieron 489.560 apoyos, algo menos de un tercio de los 1,6 millones de votos logrados en toda Cataluña.

La mayoría de las localidades en las que los unionistas consiguieron ser mayoría (27) están en la provincia de Barcelona –24 de ellas, en  el cinturón metropolitano–, doce en Tarragona, ocho en Lleida y una en Girona. 

¿Qué pasó en las principales ciudades? 

La observación del voto por municipios arroja otra conclusión: la apuesta por romper con España no fue la mayoritaria en las principales ciudades. En Cataluña hay 23 urbes que tienen más de 50.000 habitantes, en las que viven cuatro millones de habitantes, un 54% del total. Pues bien, las candidaturas que impulsan el proceso soberanista, Junts pel Sí y la CUP, recibieron el apoyo del 42,4% de los electores que residen en ellas. Este porcentaje está más de cinco puntos por debajo del resultado global conseguido en Cataluña (47,8%) y que es el que ha servido al independentismo para tener 72 representantes en el Parlament y, por tanto, la mayoría absoluta en escaños. 

En términos absolutos los partidarios de la secesión obtuvieron en estas 23 ciudades más pobladas 890.572votos del total de 1.952.482 que se apuntaron este 27-S. Es decir, más de la mitad de sus respaldos proceden de las localidades de Cataluña que tienen menos de 50.000 habitantes.

Ocurre lo contrario con los partidos que están en contra de la separación. El bloque del 'no', formado por Ciudadanos –gran triunfador de la jornada– PSC y PP, se hizo con el apoyo del 44,3% de los votantes de las principales ciudades catalanas. Este resultado es mejor que el obtenido en el conjunto de Cataluña –estas tres fuerzas sumaron en global el 39,1% de los sufragios–, lo que evidencia que la resistencia al soberanismo tiene su principal granero de votos en las grandes ciudades. De hecho, estas tres formaciones consiguieron en las 23 urbes más pobladas prácticamente seis de cada diez votos que se apuntaron este 27-S. Además, en diez de estas 23 ciudades los partidarios de que Cataluña no se separe de España consiguieron la mayoría absoluta. 

El otro gran bloque, el de los partidarios del derecho a decidir –integrado por Catalunya Sí que es Pot y Unió–, también recabó más apoyos entre el electorado de las principales urbes. Ambas formaciones consiguieron en estas 23 ciudades 276.709 de los 467.417 votos que se apuntaron en toda Cataluña. En porcentaje, se hicieron con el apoyo del 13,2% de los electores de las urbes de más de 50.000 habitantes, 1,8 puntos por encima del porcentaje de voto obtenido en el conjunto de Cataluña y que fue del 11,4%. 

No obstante, Catalunya Sí que es Pot y Unió fueron las claras perdedoras de este 27-S. Aunque hace meses los sondeos auguraban que se podía convertir en la segunda fuerza del Parlament, la formación que agrupa a Podemos, ICV y EUiA quedó finalmente por detrás de C's y PSC con un apoyo ciudadano del 8,9% y empeoró los resultados que había obtenido en 2012 ICV-EUiA. No obstante, la candidatura liderada por Lluis Rabell superó la barrera del 10% de los votos en trece de las 23 ciudades más pobladas de Cataluña. Unió, por su parte, se quedó fuera de la Cámara catalana y no llegó al 5% en ninguna de las grandes ciudades catalanas. 

¿El fin del 'cinturón rojo'? 

Por otro lado, si algo han certificado estas elecciones es que la zona industrial de Barcelona en la que tradicionalmente ha dominado la izquierda, el llamado cinturón rojo, ya es historia. Los últimos ciclos electorales ya venían anticipando una tendencia que ahora se hace indiscutible. De los 97 municipios que integran las comarcas del Barcelonès, el Baix Llobregat, el Vallès Occidental y el Vallès Oriental, el PSC sólo consiguió ser primera fuerza en tres: Santa Coloma de Gramenet, Cornellà de Llobregat y Badia del Vallès. 

Catalunya Sí que es Pot, por su parte, obtuvo su mejor resultado en esta zona en Badia del Vallès (13.500 habitantes), donde se hizo con casi el 18% de los sufragios. Sin embargo, la candidatura liderada por Lluis Rabell superó la barrera del 15% de los votos sólo en 12 de los 97 municipios de estas comarcas. 

El testigo que deja la izquierda lo recoge, en buena parte, Ciudadanos, el partido que en estos comicios ha pegado el mayor salto casi triplicando sus resultados de 2012 y emergiendo como el primer grupo no soberanista en el Parlament. La lista encabezada por Inés Arrimadas se colocó en primer lugar en 18 de las 97 localidades que integran esta área metropolitana, entre ellas ciudades relevantes en términos de población –todas cuentan con más de 50.000 habitantes– como Cornellà de Llobregat, L'Hospitalet de Llobregat, El Prat de Llobregat, Rubí o Cerdanyola del Vallès.

Mientras, la candidatura independentista de Junts pel Sí consiguió ser primera fuerza en 76 de los 97 municipios de esta zona de Cataluña en la que residen casi el 60% de los electores que acudieron a las urnas este domingo. De hecho, la alianza de Convergència y ERC quedó en primer lugar en grandes municipios como Barcelona, Sabadell, Terrassa o Badalona.

El escrutinio refleja también que, incluyendo a la CUP, las formaciones que quieren romper con España obtuvieron en estos municipios 959.726 votos, el 49% de los 1.952.482 sufragios logrados en toda Cataluña. Sin embargo, los datos evidencian que el mensaje ha tenido menos impacto en el área metropolitana de Barcelona. En esta zona, los partidarios de la independencia obtuvieron, en conjunto, el 40,3% de los votos por el 47,8% obtenido en el total de Cataluña. Es decir, siete puntos por debajo. 

La realidad es que el nuevo mapa dibujado por estas elecciones catalanas refleja que las opciones constitucionalistas (C's, PSC y PP) fueron las que mejor resistieron en estas cuatro comarcas. Las tres sumaron en esta zona de Cataluña 1.054.959 votos, el 66% de los apoyos recabados en toda la comunidad. De hecho, estas formaciones son mayoritarias en esta zona, donde consiguieron hacerse con el 44,3% de los votos, cinco puntos por encima del porcentaje de voto obtenido por estas opciones en el conjunto de Cataluña. 

-------------------------

(*) Esta información ha sido editada a las 10.30 horas del 29 de septiembre para matizar que los municipios del cinturón rojo en los que C's fue primera fuerza son 18 y no 19 como se explicaba en una primera versión. 

La CUP quiere un presidente de consenso y con “proyección internacional”

La CUP quiere un presidente de consenso y con “proyección internacional”

Más sobre este tema
stats