PP

Rajoy sostiene ante el PP que el avance de los populismos se debe a factores como "la corrupción"

El líder del PP, Pablo Casado, y el expresidente Mariano Rajoy, en la Convención Nacional del PP celebrada en Santiago de Compostela.

infoLibre

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy ha asegurado este lunes que, aunque él tuvo que hacer frente a una crisis económica "bastante peor" que la de ahora, el PP tendrá "una vez más" que "arreglar" cuando llegue a Moncloa lo que "desarregle" el Ejecutivo del PSOE porque es su "sino" y "no hay dos sin tres". En este punto, ha aconsejado a su sucesor, Pablo Casado, centrarse en la "eficacia" económica porque sirve para "evitar" la llegada de populismos.

Así se ha pronunciado en su intervención en la primer jornada de la Convención Nacional del PP que se ha celebrado en Santiago de Compostela centrada en el libre mercado y la propiedad privada. El presidente del PP ha presentado la charla del exjefe del Ejecutivo titulada Progreso y empleo con la que se ha dado pistoletazo de salida a un cónclave que terminará el domingo 3 de octubre en la plaza de toros de Valencia.

Según ha añadido, el nacimiento de partidos populistas o de partidos "contagiados por los populistas" se puede deber a varias razones: identidades amenazadas, corrupción de los gobiernos, la inmigración o las crisis económicas.

En este sentido, ha explicado que el paro, los sueldos bajos, los servicios públicos que no funcionan o la pobreza "genera la tentación en algunos de dar su apoyo a partidos que creen que lo van a arreglar todo en un cuarto de hora y que los demás no tenían ni conocimiento ni experiencias ni eficacia".

Por todo ello, ha subrayado en que "para evitar los partidos populistas que terminan todos muy lejos de las libertades y del Estado de Derecho, también es muy importante prestarle atención a la economía y el empleo". "Para preservar la democracia y evitar los partidos populistas es fundamental llevar a cabo una buena política económica y atender las necesidades de la gente", ha abundado.

En su discurso, Rajoy también ha explicado cómo se debe abordar con éxito una crisis económica y ha destacado que "lo primero es hacer un buen diagnóstico" porque, como decía Ortega y Gasset, "toda realidad ignorada prepara su venganza". "Conviene no minusvalorar la magnitud de la crisis", ha avisado, para recordar que en 2008 el PSOE negó la crisis y no tomó medidas, tildándole a él de "profeta de la catástrofe". La consecuencia de eso, ha proseguido, fue que la realidad "se tomó su venganza" y los españoles lo pasaron "muy mal".

Por eso, ha insistido en que no hay que "minimizar las consecuencias económicas de la pandemia". "Este no es un tema de ser más optimista o pesimista, o ser un cenizo o no serlo sino ver la realidad", ha resaltado, para agregar que si se sabe donde está se pondrán tomar medidas.

2011, una crisis "bastante peor" que la de ahora

En este punto, ha avisado que España está hoy a "ocho puntos porcentuales de restablecer el nivel de PIB previo a la pandemia" mientras que Alemania y Francia a un poquito menos de tres y Estados Unidos "ya está en el nivel previo" al covid. Por eso, ha reiterado que no hay que "minusvalorar la realidad" porque viendo dónde están los demás países ocho puntos "es mucho".

En todo caso, tras repasar varios datos económicos, Rajoy ha remarcado que "es más fácil" salir hoy de la crisis que cuando el PP llegó la última vez al Gobierno. "La diferencia es abismal", ha sentenciado, para recalcar que cuando él llegó a Moncloa tuvieron que hacer frente a una crisis "bastante peor" que la de ahora.

Para salir de una crisis, ha defendido fijar objetivos como el empleo para acabar con el paro y apostar por una "buena política económica", "olvidarse de eslóganes, dogmatismo, demagogia y el sectarismo".

Rajoy pide al Gobierno que "no haga tonterías" si quiere salir de la crisis económica

Rajoy pide al Gobierno que "no haga tonterías" si quiere salir de la crisis económica

Más sobre este tema
stats