X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Con ilusión o desencanto, pero votemos

Publicada el 10/04/2021 a las 06:00

Este otoño hará cuarenta años que vine a Madrid. Tengo grabada la fecha porque fue cuando Joan Manuel Serrat volvió a cantar en TVE, desde su censura franquista en 1968. Llegué con la miel del gobierno de la unidad de la izquierda en el Ayuntamiento de Madrid (PSOE-PCE) y pronto conocería el sabor de la derrota. Menos mal que nos quedaba la movida madrileña y la Fiesta del PCE, recién estrenada la mayoría de edad con 18 años. De hecho, aquella noche de viernes, el 16 de octubre de 1981, después de cenar en la pensión de San Bernardo y ver el concierto Música Maestro, mi amigo Miguel Cuadrado y yo salimos de marcha por Malasaña.

Cinco años después fallecía el viejo profesor y Juan Barranco asumía la Alcaldía de Madrid, que perdería en 1989 a manos de la moción de censura del Ciudadano Sahagún y la recién refundada Alianza Popular. El presidente regional Joaquín Leguina pudo sobrevivir a la misma operación, gracias al tránsfuga Nicolás Piñeiro, jefe de la primera versión del “partido de los fresones de Aranjuez”, a falta de anchoas madrileñas –a mí me pasa con el regionalismo como a Dalí con la religión, que decía no creer en “la verdadera” como para comulgar con versiones sucedáneas –.

En la siguiente legislatura (1991-1995) se logró una mayoría parlamentaria de izquierdas en la Asamblea de Madrid, pero no hubo gobierno de coalición PSOE-Izquierda Unida. El PSOE de las Olimpiadas y la Expo prefirió de aliado al banquero Pujol y no al comunista Anguita, ¡pardiez! Finalmente, en 1995, Alberto Ruiz-Gallardón obtenía la primera mayoría absoluta en la Comunidad y desde entonces, ininterrumpidamente, la derecha ha gobernado, Tamayazo dios mediante, siendo los sucesores de Gallardón encarcelados, imputados o juzgados, y aún está por ver el futuro judicial de la presidenta Ayuso por el caso de las residencias de mayores en la primera ola de la pandemia.

En 1996 vendría la “derrota dulce” de Felipe González y, también, la cima electoral de Izquierda Unida, aunque nunca tuvo más porcentaje de voto ni más escaños que el PCE-PSUC de 1979, para a renglón seguido entrar en fase de entropía. Es lo que, a partir del vocablo griego pan he denominado el “pánico electoral” de los comunistas: en cuanto se alcanza el 10% hay que expulsar un poquito porque no puede ser que se crezca electoralmente, salvo por infiltración burguesa. Este pánico es parejo al “pánico ideológico” de la socialdemocracia, que huye despavoridamente de todo aquello que suene a valores e ideología; y también parejo al “pánico organizativo” del trotskismo, que en cuanto son más de dos tienen que organizar una nueva tendencia. Cosas de las izquierdas, para regocijo de las derechas.

En estas décadas de hegemonía conservadora en la región y en la capital sólo hubo una jornada electoral feliz, cuando el asalto municipal a los cielos con la candidatura de unidad popular y ciudadana Ahora Madrid. Esta vez sí se pudo, gracias a la fuerza electoral de Podemos en aquel 2015 de la marcha del cambio, el liderazgo de Manuela Carmena y la unión de todo lo que se movía en la villa y corte madrileña del 15M –incluso IU estuvo empotrada en la candidatura y compitió electoralmente frente a ella–. Poco dura la alegría en casa del pobre, porque 4 años después volverían las derechas al gobierno capitalino.

Este rápido repaso me lleva a dos conclusiones. La primera es la responsabilidad principal del PSOE en el gobierno de la derecha estos 30 años porque es el partido mayor en la izquierda; a ver si encima van a tener más responsabilidad las fuerzas menores a su izquierda. La segunda conclusión, que relativa a estas últimas también afecta al PSOE, la expresa muy bien un viejo refrán de la izquierda argentina: “Las disputas de la izquierda son como los perros de los mataderos: se pelean por las achuras, mientras el abastecedor se lleva la vaca". Pude comprobarlo personalmente de 2015 a 2017 y a distancia los dos años siguientes. Y lo compruebo ahora con las declaraciones en campaña de ministras y candidaturas centradas o transversales que se arrogan moderación y esparcen descalificaciones –unos tienen la fama y otros cardan la lana–. Pelear por las vísceras tiene como consecuencia que la ternera se la lleva la derecha.

A pesar de los pesares, la convocatoria de 2019 no se presentaba mal. Carmena había consolidado su liderazgo transversal y los planes del Gobierno municipal iban saliendo adelante con más participación y menos deuda, con más calidad del aire y menos urbanismo a la carta de especuladores, con más igualdad y diversidad y menos exclusión... No era el socialismo, pero sí un Madrid del común y sin corrupción, lo que no era poco después de años y años de gobierno del PP. Por otra parte, en 2017 el debate interno de Podemos se saldó democráticamente y, por primera vez, las diferencias internas no se resolvían con expulsiones, sino ofreciendo a Íñigo Errejón la baronía madrileña con un buen número de liberados para preparar su candidatura a la Comunidad de Madrid en 2019 –algo, por cierto, de lo que ya se habló el 1 de junio de 2014, y que provocó la primigenia ruptura de Pablo e Íñigo; dos jóvenes, entonces, sobradamente preparados, que juntos se multiplican y separados menguan–.

La meta de revalidar el Ayuntamiento y conquistar la Comunidad subió enteros cuando Carmena anunció en septiembre de 2018 su voluntad de presentarse a la reelección. Pero, entonces, entró en acción el círculo de confianza del secretario general de Podemos para irresponsablemente querer cobrar a corto el valor de sus acciones en el parqué municipal en lugar de colocar nuevas piezas y esperar el momentum oportuno –la prisa mata, habibi–. De todas maneras, hubiera sido anecdótico el empecinamiento de la dirección de Podemos con aquellas primarias de chirigota si el 21 de diciembre de 2018 Carmena y Errejón no hubieran tomado la decisión de fracturar Podemos y dividir el electorado de Ahora Madrid, hasta entonces agrupado, desatando la alegría de adversarios y el orgasmo de sectarios.

Errejón no fue expulsado por mucho que lo pregone en entrevistas, como igualmente tampoco Juan Carlos Monedero se quitó de la candidatura en 2015 para dar paso a Carmena. ¿En qué realidad paralela viven los dirigentes políticos de izquierdas que se inventan ésta para adornar su currículum, disfrazándose de víctimas o de generosos? El brillante Errejón hizo una operación fraccional de manual. Es legítimo optar por nuevas formaciones políticas; pero hay formas y formas de hacerlo, y las empleadas en este caso fueron muy malas artes. Confieso no haber esperado de la exjueza que a su edad se hiciera descuidera para querer quedarse con el botín de Cibeles, al modo Gollum.

En todo caso, los resultados de 2019 demostraron que fue una pésima operación: no se revalidó la Alcaldía y no se conquistó la Comunidad. En la empresa capitalista el tándem electoral hubiera sido despedido por su cuenta de resultados; en la cultura democrática lo suyo es dimitir y reconocer el error de la operación. Sin embargo, la pareja intergeneracional sacó pecho por su “derrota dulce”. Incluso Carmena, como aquel veterano estalinista que decía “te voy a hacer tu autocrítica, camarada”, le hizo la autocrítica a Pablo Iglesias por su derrota, cuando ella había expulsado de la ecuación a Unidas Podemos al rechazar el acuerdo alcanzado por Irene Montero y Marta Higueras una tarde de enero de 2019, la víspera del quinto aniversario de Podemos. Estupefacto quedé ante el harakiri de 2019 y aún estoy atónito con la falta de humildad para reconocer el error.

La noche electoral del 25 de mayo de 2019 volvieron a brindar en los reservados de Madrid, mientras lágrimas y rencores fluían en los cuarteles generales de la implosionada nueva izquierda matritense, y desolados ante el televisor de nuestras casas los votantes nos fuimos a dormir, que al día siguiente había que trabajar. En Ferraz ni una cosa ni la otra; la nada. Como si con ellos no fuera lo de Madrid. A veces pienso que el PSOE hace con Madrid como hacía con Euskadi en los ochenta: lo da por perdido y se conforma, mientras siga gobernando el BOE y, en este caso, los ayuntamientos del área metropolitana de Madrid.

La oportunidad de 2019 se malogró, y hoy ante la Ayusada no estamos mejor que entonces. El subjetivismo de la izquierda, hacedor de lo mejor y responsable de lo peor, nos hace convertir en virtud la necesidad. El salto de Iglesias al coso madrileño ha sacudido el escenario previsto; no tengo espacio aquí para analizar su doble decisión de dar el relevo estatal y asumir la batalla de Madrid, pero sin duda su gesto alimenta la esperanza. Me hubiera gustado un Compromís de Lavapiés, porque soy muy fan de la chilena Unidad Popular y siento envidia del Frente Amplio uruguayo; sé lo compleja que es la gestión de esos procesos, pero también que simplifica la decisión de los electores, y sabemos desde 2015 que la unión mueve montañas más allá de la suma aritmética electoral. También, claro, me hubiera hecho ilusión votar el tándem Pablo-Mónica o Mónica-Pablo. No pasa res, habrá reagrupamiento más tarde o más temprano, lo he visto antes entre eurocomunistas y prosoviéticos y lo he visto en la huerta valenciana, como para no verlo en este caso más adelante.

Ahora toca derrotar a la derecha y a la extrema derecha. Ahora toca echar al PP privatizador de la funeraria municipal en 1992 por 0,60 € en lugar de los 7,4 millones de euros según sentencia condenatoria de 2008, y de la vivienda pública municipal y regional en 2013, sin que la presidenta ni el alcalde hayan cumplido con la sentencia judicial que les permitía recuperar este bien público. Ni nicho ni techo, si no pasas por caja, es el modelo de gobierno de los genoveses. Ni salud ni empleo es el resultado del año de pandemia y la barra libre en Madrid. La presidenta no ha sido capaz de aprobar los presupuestos y la única ley aprobada es una nueva ley del suelo, supongo que asesorada por la arquitecta sin papeles de Vox. De qué gestión presumen, como no sea de bajar los impuestos a los ricos y de que paguemos a escote con nuestros impuestos los uniformes de los colegios privados de “las casitas del barrio alto”.

Hoy, 40 años después de llegar a Madrid, no voy a decir lo de “la madre de todas las campañas electorales”, pero desde luego el 4M nos jugamos algo más que el gobierno de la Comunidad. No me hago ilusiones, visto lo visto, pero por mi abstención no será. Hay que votar por filas y columnas. Que no nos tengan que reprochar algo parecido a lo que Nanni Moretti exigía a D’Alema frente a Berlusconi en Aprile: “Di algo de izquierdas, di algo progresista, di algo con sentido cívico, di cualquier cosa, D’Alema, reacciona”. Pues eso, toca reaccionar y votar con ilusión o con desencanto, como yo, pero votemos Unidas Podemos, o Más Madrid o PSOE, por los clavos de Cristo. Hagamos de las urnas nuestras barricadas. Hagamos de estas elecciones una insurrección democrática ante el mal gobierno. Hagamos de Madrid una nueva Comuna de progreso. Los madrileños y las madrileñas merecemos un gobierno decente y necesitamos un gobierno de coalición como el de España. En el resto de las comunidades autónomas esperan que lo logremos. No defraudemos a nuestros compatriotas y echemos con nuestro voto a los vendepatrias, como hace siglos, este 4 de mayo.

__________

Jesús Montero fue secretario municipal de Podemos Madrid de 2014 a 2017.

Más contenidos sobre este tema




14 Comentarios
  • Setito de Tweeter Setito de Tweeter 16/04/21 09:31

    ¡¡ ES BUENO RECORDAR QUE SE PUDO CREAR GOBIERNO DE IZQ, pero tambien es importante precisar que a pesar de gobernar.......
    ¡¡ NO PUEDEN CAMBIAR MUCHAS COSAS QUE LOS FACHAS CORRUPTOS DEL PP BLINDARON CON SU MAYORIA !!
    lo digo para informar a la gente que no entiende mucho de politica, y va a votar o no va.....pero es bueno que lo sepan.
    PORQUE SINO SE CREEN QUE COMO ESTA LA IZQ EN EL GOBIERNO ...Y NO CAMBIA NADA .....pues que sepan que s porque esa izq no ha podido lograr la ,ayoria absoluta que les permitiria revertir, dar giro a todas esas leyes injustas del PP cuando obtuvo su mayoria absoluta .
    ES IMPORTANTE QUE LO SEPAN cosa que a mi juicio deberian los medios de informar, detenidamente, porque muchos , miles, millones.... de votantes, obreros, de trabajadores, de clase pobre y media......¡¡ NO LO SABEN ....!!! PORQUE NO ENTIENDEN NI PIO DE POLITICA...
    porque esa derecha facham mafiosa, se encargo de que no entendieran nada NUNCA ....para asi seguir ellos y sus votantes privilegiados......ser los unicos en votar ....y ganar...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 12/04/21 17:10

    Es un articulo de ese tipo de artículos cerrados en si mismo que hablan de politiquerías, pero que se olvida de muchos de los principales aspectos. del tema. Me voy a referir a dos que el sr Montero olvida. Escribe como el secretario general de las Juventudes comunistas que fue algunos años, con ese lenguaje endogámico, de politica cerrada y centrada en su partido 1ª Aspecto, ya mencionado por algún contertulio de la puesta en marcha de la candidatura de Madrid en PIe, que el sr Montero no cita, sabiendo que fue una de las causas principales de la pérdida del Ayuntamiento. 2ª Aspecto que "olvida" que la sra Carmena gobernó el Ayuntamiento por el apoyo casi total del Partido Socialista que no le pidió ningun cargo, ni concejalía. Alguna mención yo creo que se merecía que fuera reseñada por el Sr Montero, porque luego en las elecciones generales vimos que se tuvieron que repetir (y bajar la izquierda) por el obsesivo precio pedido por Podemos. Pues unos años antes en Madrid el PSOE ni puso condiciones extraordinarios, ni boicoteó, ni luchó contra Carmena, sino que la apoyó manifestando una lealtad que es la que debe imponerse entre esos partidos. Solo le pidió dos condiciones, que no cargos. 1ª Qué se bajara el IBI a todos los madrileños, cosa que se cumplió y 2ª que se construyeran miles de casas sociales, cosa que no cumplió. Pero en ningun caso le montaron a la candidatura Carmena Podemos los cirios que le han montado Podemos al Gobierno de España, por motivos electorales o de los que sea. Este 2º aspecto también lo esconde el sr M;ontero, supongo que porque no le conviene agradecer esa colaboración. En un pequeño descargo de la Alcaldia de Carmena-Podemos tengo que decir que los pisos no se construyeron como se había negociado y sin montarle ningun escandalo el PSOE a Podemos de los que este está acostumbrado a montar porque se asumía que la deuda que dejó la derecha es tan inmensa que el recorte brutal de la deuda es una politica progresista y que debería ser explicada politicamente mejor por Carmena-Podemos. Y también explicar por ese motivo la no construcción de no se si tres o cuatro mil viviendas sociales. Hay que explicar las cosas. Es la politica.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Finap Finap 11/04/21 11:57

    Me ha gustado el artículo. Siempre he valorado el trabajo de M.Carmena, pero se equivocó al intentar eliminar las tendencias políticas y querer conseguir gobernar apoyada por movimientos sociales. Este país no está preparado para eso, este país vota y luego crítica al Gobierno. Me da la impresión que se quieren borrar las ideologías como casi se han borrado a los Sindicatos, y esa actitud está siendo muy peligrosa en un país donde las heridas no han cicatrizado y la ultraderecha y derecha avanzan. Me quedo con este párrafo del artículo: "Hagamos de las urnas nuestras barricadas. Hagamos de estas elecciones una insurrección democrática ante el mal gobierno. Hagamos de Madrid una nueva Comuna de progreso. Los madrileños y las madrileñas merecemos un gobierno decente y necesitamos un gobierno de coalición como el de España. En el resto de las comunidades autónomas esperan que lo logremos. No defraudemos a nuestros compatriotas y echemos con nuestro voto a los vendepatrias, como hace siglos, este 4 de mayo"

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • jorgeplaza jorgeplaza 10/04/21 23:56

    Votaré porque parece que las derechas están muy movilizadas y no quiero que tengan mayoría absoluta, pero sin ninguna ilusión. Hace tiempo que las elecciones se diferencian muy poco de los programas de telerrealidad. Los políticos no sirven para resolver los problemas, pero son muy capaces de crearlos donde no los hay o exacerbar los ya existentes: véase Cataluña. Creo que terminaré por votar a Más Madrid, porque su cabeza de lista parece tener claro que el problema de la sanidad pública es probablemente el mayor que tiene hoy la CAM. Al PSOE, aunque el soso Gabilondo no esté implicado, no le perdono la obligatoriedad de las mascarillas en medio del desierto de Tabernas.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • JPZ JPZ 10/04/21 21:42

    Eso es lo que hace falta. Busquemos los votos. Que nadie se abstenga que nadie vote a la derecha. Nos jugamos los servicios públicos en Madrid y que el Gobierno de coalición siga trabajando para mejorar los servicios públicos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • GRINGO GRINGO 10/04/21 19:28

    Es totalmente necesario votar, y VOTAR a pesar de que haya pasado esto lo otro o lo de mas allá, si no vota en masa la gente por la que lucha la izquierda, serán otros 2 años de sufrimiento y descontrol.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Galias Galias 10/04/21 15:12

    El artículo lo ha dicho todo. Si acaso insistir en la falta de autocrítica que no se ha hecho. A su modo la ha hecho Pablo Iglesias cuando dice que no criticará a las demás candidaturas y candidatos. Ante la campaña solo cabe movilizacion y unidad de acción y organización. Movilización en los barrios con actos, mítines y propuestas, escuchando a los vecinos. Y organización para facilitar acudir a las urnas porque el día es malo y los impedimentos que van a encontrar muchos trabajadores son muy grandes. Se necesitan voluntarios que ayuden a quitar obstáculos. Hasta las monjitas llevan a votar a los dependientes enviadas por la derecha.
    Propongo un gran acto unitario de Psoe Más Madrid y Podemos para el día 1 o 2 de Mayo, aunque sea estático, como una cadena humana que desde Alcalá de Hensres recorra todo el corredor y enlace con los pueblos del Sur y saque de sus casas a miles de madrileños con dos o tres consignas claras.UN GRAN ACTO UNITARIO previo a las elecciones que ayude a eliminar suspicacias entre las diversas candidaturas. Organización organización, señores.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • Larry2 Larry2 10/04/21 11:34

    Ya me gustaría estar censado en Madrid para poder votar el 4M. No es posible, pero me haría una gran ilusión que se sacara del gobierno a esta gente, que con chuleria, y arrogancia, gobierna una Comunidad importante de este país. Bueno a los de fuera nos toca ver campaña, y a los madrileños decidir lo que quieren. Tu exposición señor Montero ha sido clara, nos has hecho un resumen politico de estos años en Madrid, que tiempos aquellos del viejo profesor Sr Galván, una vez lo vi en directo en mi tierra en un mitin y daba gusto oirle hablar, me quede con esto, en politica no hay que cometer los mismos errores siempre, agur.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    8

    • GRINGO GRINGO 10/04/21 19:26

      Larry2, si te animas nos hacemos un Cantó.....y vamos a votar el 4M, SÍ SE PUEDE.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • jvrgimeno jvrgimeno 10/04/21 11:27

    En política , como en tantas otras esferas, importan los resultados, aunque no hay que despreciar los medios, siempre que sean lícitos y legítimos para justificar los fines, con o sin permiso de Maquiavelo. En el Ayuntamiento de Madrid, los medios no debieron ser los más acertados, a juzgar por el resultado final que conocemos y la mayoría padecemos. Quienes no hemos estado ni estamos en los entresijos de la política y de las luchas internas de la izquierda madrileña nos falta información de lo que ocurrió para obtener el resultado conocido. Lo que muchos madrileños sabemos es que Manuela Carmena ha sido la mejor alcaldesa desde Tierno Galván y por una pésima gestión de la izquierda "auténtica" acabó triunfando la derecha y la extrema derecha. ¿Acaso la candidatura de Madrid en Pie, auspiciada por IU y Podemos, otros colectivos, movimientos sociales, etc., tenía la certeza de sacar al menos un concejal para garantizar la continuidad de la izquierda en el Ayuntamiento? No parece sino más bien que lo que se pretendía era la derrota de Carmena a cualquier precio. Objetivo cumplido, exactamente el mismo que el de la derecha. Con una izquierda así no se requieren adversarios, ciertamente. La "opa hostil" de Podemos a Más Madrid en la Comunidad parece ir por esos mismos derroteros, a pesar de la nula oposición del partido de P. Iglesias frente a la única existente: la de Más Madrid. Por no hablar de la oposición muda por inexistente del Psoe. Al menos, casi todo indica que el 5% está garantizado. O eso parece. Aún sin ilusión hay que votar el 4M.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    5

    • Kamchatka_H Kamchatka_H 10/04/21 21:16

      Jesús Montero, que tan inmerso estuvo en los Círculos de Podemos, donde los unos éramos mal mirados si hablábamos con los otros por él mismo y que ha hecho un repaso de 40 años, no puede haber olvidado (o su memoria es selectiva), la dolida carta que dirigió a Pablo Iglesias en Facebook, después de haber visto la campaña realizada en redes junto con Echenique, el día de reflexión pidiendo el voto para Madrid en Pié. A la que por cierto, yo respondí ese mismo día. No vamos a sacar, al menos yo, a relucir miserias internas de Podemos. Echenique le pidió a Errejón que dimitiera. Y dimitió. Pero lo que pedía es que se retirara de la política. Podemos ahora tiene un partido a su medida, más bien estrecha. Pero osadamente lanza una opa a Más Madrid. Para recoger el trabajo de otros. La famosa "unidad" de Podemos. Que se gane sus votos, que ya pactaremos y deje de engañar a sus militantes con que juntos los votos suman más.Con un 5% entra. Cada uno está dónde quiere estar y hablo solo como militante. Pero al Sr SG de Podemos, no le importó entregar el Ayuntamiento a la derecha. ¿Pactará Más Madrid? Claro: Nos importan mucho los madrileños. Será necesario un pacto a tres. Asique, a votar. Nadie en casa. Recuperemos de una vez la Comunidad de Madrid. Que ya toca.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      3

      • Damas Damas 11/04/21 00:03

        Me alegra comprobar por sus comentarios (jvrgimeno y Kamchatka_H) que no soy la única que ha reparado en el artículo, entre otras cosas, en la 'omisión-olvido' del factor 'Madrid en Pié'.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        2

  • Chuchi1 Chuchi1 10/04/21 10:59

    Muy de acuerdo en lo de las achuras.Tenemos una izquierda más preocupada del lenguaje inclusivo, que se olvida u obvia como hablan los trabajadores y gente común

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2



 
Opinión