Investigación

Una asociación de consumidores difundía mensajes a favor de Telefónica y Altadis mientras les cobraba a través de una sociedad

Rueda de prensa de Altadis y UCA-UCE, en 2015. En el centro, Juan Moreno, presidente de la asociación, junto a Rocío Ingelmo, de Altadis, y un representante de la Unión de Estanqueros.

La Unión de Consumidores de Andalucía (UCA, rama autonómica de la UCE, de ámbito estatal), dedicada en teoría a la defensa de los consumidores y usuarios, cobraba de grandes empresas mientras hacía publicidad de sus méritos y ventajas. Es el caso de Telefónica y Altadis, líderes en telefonía y tabaco en España.

Ambas compañías han pagado a Ediuca, una sociedad constituida en 2003 por la UCA con la que trabaron "relación comercial", según las notificaciones de la Agencia Tributaria a las que ha tenido acceso infoLibre. La UCA, que a través de Ediuca mantenía trato económico con Telefónica, emitió entre 2008 y 2016 al menos veinte notas de prensa presentando los servicios de dicha compañía como los mejores de España en su campo. Entre 2015 y 2017, la UCA protagonizó una campaña junto a la tabaquera Altadis con hasta siete reuniones publicitadas, ruedas de prensa y comunicados. La UCA destacaba a Altadis como la "empresa que lidera en España la lucha contra el comercio ilegal del tabaco", asunto que en 2015 adquirió gran importancia para la organización.

Juan Moreno, presidente de la UCA, niega que las manifestaciones públicas de la asociación sobre Telefónica y Altadis estuvieran condicionadas por el hecho de que fueran clientes de la empresa Ediuca, propiedad de la UCA y que tiene su misma sede, el número 30 de la calle Relator de Sevilla.

Ni la UCA ni dichas empresas aclaran a infoLibre la cuantía de lo abonado, ni el periodo durante el que se prolongó la "relación comercial" entre Ediuca y las dos compañías, ambas de sectores especialmente delicados para la relación consumidor-empresa. Juan Moreno, presidente de la UCA, afirma que dicha relación estaba basada en "convenios", pero rechaza mostrarlos por "confidencialidad". Tampoco los hacen públicos las empresas, que no respondieron a ninguna de las preguntas planteadas por este periódico.

Ediuca también ha tenido "relación comercial" con Caixabank. Un portavoz del banco explica que dicha relación se basó en un acuerdo, interrumpido en 2016, para la difusión de contenidos de "educación financiera" en formatos como la propia revista de la UCA, en el contexto de un proyecto del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores. El único dato económico que concreta Moreno es sobre la relación de Ediuca con Caixabank. Afirma que Caixabank pagaba 400 euros por una página sobre educación financiera, pero no aclara cuántas inserciones se realizaron, ni si el acuerdo se quedaba ahí. "Caixabank me pedía tal o cual campaña informativa en materia de educación financiera. Y yo le cobraba los costes que me suponía maquetar", asegura Moreno. A diferencia de lo que ocurre con Telefónica y Altadis, infoLibre no ha encontrado campañas prolongadas en el tiempo de la UCA que favorezcan a Caixabank.

Sin subvenciones, insolvente

La UCA nació en 1985. Al igual que la UCE, está considerada en el ámbito de las organizaciones de consumidores como una asociación próxima al PSOE. Un informe de fiscalización de la Cámara de Cuentas publicado en 2010 desveló posibles irregularidades en la justificación de ayudas por parte de la UCA [ver aquí, a partir de la página 57]. La organización que preside Juan Moreno ha adolecido de una fuerte dependencia de las subvenciones, sobre todo de la Junta de Andalucía. Sólo entre 2007 y 2013, recibió 2,48 millones de Consumo, según datos de la Consejería de Salud. 

La estrella de la organización de consumidores, que presumía de ser la más importante de Andalucía, se ha ido apagando desde que en 2013 la Junta le cortó las ayudas. La Consejería de Hacienda le reclamaba en noviembre de 2016 más de 85.000 euros. Tanto la UCA como Ediuca han sido declaradas insolventes. La sede común de la asociación y la empresa está rehipotecada y plagada de anotaciones preventivas de embargo que incluyen a Hacienda y la Seguridad Social. Las deudas anotadas superan los 200.000 euros.

Hacienda reclama a Ediuca

La Agencia Tributaria estatal no da tregua a Ediuca, que en septiembre pasado le debía más de 9.000 euros. En su intento de cobrar, la Agencia Tributaria ha llamado a la puerta de Telefónica, Altadis y Caixabank notificándoles diligencias de embargo de créditos. Es decir, les dice: no le paguen a Ediuca, págenme a mí porque Ediuca me lo debe.

La Agencia Tributaria explica que con este tipo de notificaciones, este organismo se dirige, "en función de la información de que dispone" y de las "mayores o menores posibilidades de cobro efectivo", a los "pagadores" del deudor en cuestión. En este caso remite notificaciones a Altadis (agosto de 2016), Telefónica (marzo de 2017) y Caixabank (octubre de 2016 y septiembre de 2017). En todas ellas el organismo recaudador declara "embargados" los créditos pendientes de pago al deudor y aclara que tiene "constancia, según los datos y antecedentes que constan en la Agencia Tributaria, de la relación comercial" que mantiene la compañía en cuestión con Ediuca.

Veinte notas de prensa favorables a Telefónica

Moreno asegura que su organización ha sido siempre "independiente", a pesar de esta "relación comercial" con grandes empresas. Niega que el abundante caudal de comunicaciones favorables a Telefónica fuera fruto del acuerdo del gigante tecnológico con Ediuca. Con Teléfonica, afirma, la UCA tiene "unas relaciones históricas". Asegura que hay un convenio entre ambos y que la compañía pagaba a la organización de consumidores el coste de los desplazamientos a determinadas jornadas organizadas por Telefónica. No da más detalle, ni Telefónica tampoco.

infoLibre ha localizado hasta veinte notas de prensa que brindaban a Telefónica publicidad favorable entre 2008 y 2016. En concreto, la UCA hizo públicos nueve informes de su observatorio de telecomunicaciones, que pone en relación calidad y precio. Telefónica siempre salía la mejor parada. "Movistar aumenta las diferencias en calidad respecto a todos los operadores, llegando hasta el 40%. En la relación calidad precio, la distancia avanza hasta el 30%", señalaba la nota de diciembre de 2010. "Movistar vuelve a liderar el ranking de la calidad [...]. Es preciso reconocer el esfuerzo que esto representa, sobre todo, teniendo en cuenta que como prestador del servicio universal es el operador que da servicio en las condiciones geográficas más desfavorables", afirmaba en noviembre de 2011.

Indicación publicitaria implícita

En octubre de 2012 la UCA iba un pasito más lejos. Primero decía: "Movistar reafirma su liderazgo en la relación calidad-precio entre los operadores estatales de telecomunicaciones con 7,86 puntos sobre 10". Y cerraba la nota así: "A modo de conclusión, Unión de Consumidores llama a los usuarios a tener presente que para elegir operador la calidad aporta estabilidad frente a la volatilidad de los precios [...]".

Unas jornadas en Málaga en noviembre de 2012 dieron lugar a una especie de balance en el que quedaba claro que "Movistar lidera la calidad según todos los estudios". Y añadía: "La reflexión compartida es que los usuarios deben tener siempre presente que, para elegir operador de telecomunicaciones, la calidad aporta estabilidad frente a la volatilidad de los precios o las ofertas con las que éstos se adornan [...]". "Tiene un bajo nivel de reclamaciones y una buena atención al cliente", señalaba en diciembre de 2013. Al siguiente diciembre: "Después de doce años Movisar sigue dominando la calidad en telefonía e internet". Similar enfoque hubo en junio de 2015. Y en junio de 2016 la UCA sentenciaba: "En la calidad de Internet se asienta la primacía de Movistar, consiguiendo 9,59 puntos". Ni un acento crítico sobre Movistar. Todas estas notas le han brindado a Telefónica impactos favorables en prensa, radio y televisión.

Juan Moreno (UCA) afirma que los observatorios de su organización se elaboraban con datos oficiales de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información y de la Oficina de Atención al Usuario de las Telecomunicaciones. No cree que su periodicidad, presentación o enfoque tengan ningún sesgo ni impliquen ningún trato favorable. "Tengo la conciencia absolutamente tranquila sobre lo que ha hecho la UCA", afirma en este punto.

Informes de otras asociaciones

Además de los observatorios, la organización también publicaba otros estudios. En este caso ya no eran elaborados por la UCA, que se limitaba a presentarlos y valorarlos. Entre septiembre de 2013 y septiembre de 2016 presentó y difundió valorativamente los resultados de hasta nueve informes de otras dos organizaciones: la Asociación de Internautas (AI) y la Asociación Pro Derechos Civiles Económicos y Sociales. Movistar siempre salía como la mejor opción.

En la nota de la UCA de septiembre de 2013, elaborada a partir de un informe de la AI, se recogía que "la nota media está por debajo de los 7 puntos, sólo Movistar supera los 8, siendo el operador que más calidad ofrece". Luego Juan Moreno metía unas declaraciones propias sobre la necesidad de que "el conocimiento de la calidad en la prestación" de los servicios sea "un elemento auténticamente decisivo y fundamental a la hora de tomar decisiones contractuales". Eso en la misma nota en que se dice que Movistar es la mejor oferta. No explicitaba que había que contratar a Movistar, pero sus palabras apuntaban ahí. En noviembre de 2014 la "primera posición" de Movistar aparece incluso en el titular. Moreno asegura que los informes ajenos publicitados por la UCA obedecen a convenios con las asociaciones que los realizan.

La alianza con la tabaquera

Altadis es otra empresa con la que Ediuca ha tenido "relación comercial". La UCA, organización dedicada estatutariamente a la defensa de los consumidores y usuarios, trabó con la tabaquera, propiedad de Imperial Tobacco y comercializadora de Fortuna, Ducados y Nobel, una relación pública y notoria de colaboración. Tabaco y defensa de los consumidores, juntos.

"La Unión de Consumidores de Andalucía-UCA/UCE junto a Altadis, compañía tabaquera que lidera en España la lucha contra el comercio ilegal del tabaco, acompañados de la Unión de Estanqueros, han trasladado hoy a la opinión pública en rueda de prensa su preocupación por la situación y consecuencias del comercio ilegal de tabaco en Andalucía", arrancaba la nota de abril de 2015. Moreno tomaba la palabra junto a Rocío Ingelmo, directora de asuntos corporativos y legales de Altadis. Ese mismo mes la UCA daba cuenta de una reunión de Moreno e Ingelmo con el entonces alcalde, Juan Ignacio Zoido (PP), para constituir una "comisión de trabajo contra el comercio ilícito de tabaco", de la que no ha habido mayores noticias posteriores. "Ayuntamiento de Sevilla, consumidores, estanqueros y Altadis se alían frente al contrabando", señalaba la comunicación.

En junio de 2015, otra rueda de prensa. Moreno e Ingelmo desvelaban los datos de un estudio sobre compra de tabaco en canales ilícitos. Ingelmo aludía en la nota de la UCA a la "elevada fiscalidad" del tabaco legal como causa de la pujanza del contrabando. La comunicación señalaba que el 85% de los encuestados afirma que "el tabaco ilícito no pasa controles de calidad ni sanitarios y por tanto, puede corresponder a productos de peor calidad con riesgos adicionales para la salud". No había ninguna alusión a los efectos sobre la salud del tabaco de Altadis. La cooperación contra el tabaco de contrabando aún dio para publicitar una reunión de Moreno e Ingelmo con la Policía Local de Sevilla (septiembre de 2015), la presentación de un "proyecto de investigación" sobre el impacto del tabaco ilícito (septiembre de 2016), una nota sobre una herramienta de Altadis para hacer denuncias anónimas de puntos de venta ilegales (mayo de 2017) y otra reclamando actuaciones a la Junta (julio de 2017).

Moreno, que afirmaba que nada tenía que ver la veintena de notas sobre el liderazgo de Movistar con la "relación comercial" de Telefónica con Ediuca, señala que en este caso la campaña anticontrabando es precisamente el objeto del convenio con Altadis. "Es una campaña informativa sobre el tráfico ilícito en Andalucía. Una organización de consumidores no puede tomar partido por ningún producto en concreto. No puede legalmente publicitar ningún producto y no lo hicimos. No era una campaña comercial, sino de sensibilización social para perseguir el tráfico ilegal de tabaco", afirma.

Sin rastro de Ediuca en Consumo

Tanto el Ministerio como la Consejería de Salud, con las competencias de Consumo, aseguran a infoLibre que la UCA no ha realizado ninguna comunicación ni ha informado de la existencia o la actividad de Ediuca. ¿Se ajusta esto a la ley? El real decreto de consumidores de 2007 señala la obligación de las asociaciones de informar de cualquier sociedad al Instituto Nacional de Consumo. Las mercantiles deben presentar además sus cuentas en dicho organismo, según dicha norma.

El Ministerio de Sanidad, no obstante, pone el foco en la Junta. "Las obligaciones de las asociaciones de consumidores, como el depósito de cuentas, se refieren en nuestro caso a la asociaciones inscritas en el Registro Estatal de Asociaciones de Consumidores y Usuarios, que no es el caso de la asociación de consumidores UCA-UCE, al no tratarse de una asociación de ámbito nacional sino autonómico, por lo que es de suponer que estará en el Registro de Andalucía", señala el ministerio. Pero tampoco en la Junta está la información. Consultada por este medio, la Consejería de Salud responde: "La Federación UCA-UCE tiene la obligación de presentar una memoria anual de actividades en el Registro Público de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía. En las memorias presentadas no consta ninguna referencia a la sociedad Ediuca. Asimismo, en las cuentas presentadas [...] no consta ningún ingreso procedente de alguna de las entidades mencionadas en la pregunta [Telefónica, Altadis y Caixabank], ni de ninguna otra empresa [...]". En resumen, no hay rastro de Ediuca en las autoridades de consumo.

La cuestión tiene otras derivadas legales. La ley andaluza de 2003 sobre esta materia impide a las asociaciones de consumidores que gozan de los beneficios por tal condición "percibir ayudas o subvenciones de empresas [...] o efectuar publicidad no exclusivamente informativa". La Junta publicó un decreto de desarrollo en 2014 que abría la posibilidad a que las organizaciones se acogiesen a la legislación estatal, que sí permite estos cobros, aunque plantea como condición que estén recogidos en “convenios” de colaboración y que “no mermen la independencia de la asociación”. Se trataba de que las organizaciones no dejasen de denunciar abusos por lograr ingresos. 

Voz en las políticas públicas

Moreno no es preciso a la hora de explicar si ha informado a la Junta de Andalucía sobre Ediuca. "No es una empresa, es una editora de la revista de la UCA, es un instrumento de la revista", afirma, a pesar de que Ediuca es una SL con NIF constituida en 2003. Insistentemente cuestionado sobre si la Junta la conoce, afirma que en la memoria anual presentada en Consumo "viene información sobre Ediuca", lo cual colisiona frontalmente con lo que dice la consejería. Moreno insiste en que su actuación ha sido transparente porque, de hecho, ha informado públicamente de sus actividades, por ejemplo de la campaña anticontrabando con Altadis. Pero ahí no estaría el posible déficit de transparencia, sino en el desconocimiento de las autoridades de la existencia de una "relación comercial" entre una empresa de la que la UCA es propietaria y tres grandes empresas de sectores delicados. "Si hubiéramos hecho algo digno de estar oculto no hubiera trascendido públicamente", afirma Moreno.

La UCA, en una situación económica y socialmente delicada, mantiene todavía cierto estatus institucional, como publicita en su propia web. Forma parte del Consejo Económico y Social de Andalucía, del Consejo Andaluz de Consumo, del Consejo de las Personas Consumidoras y Usuarias de Andalucía, del Consejo Andaluz de Comercio, del Consejo Andaluz de Turismo y del Consejo Andaluz de Deportes. Esto la convierte en una interlocutora de alto nivel en la definición de políticas públicas en Andalucía. Moreno afirma que su asociación cumple los requisitos para ser de ámbito autonómico, que supera los 12.000 socios y tiene implantación en toda la comunidad. Aunque con su actividad y fuerza laboral reducida al mínimo, la UCA continúa ofreciendo sus servicios en su web y en Facebook. En Twitter no hay actividad desde septiembre de 2016.

  TELEFÓNICA Y ALTADIS NO RESPONDEN

infolibre remitió el miércoles pasado sendos correos electrónicos a Telefónica, Altadis y Caixabank. A las tres empresas les fueron planteadas estas cuestiones:

1. ¿En qué consistía su 'relación comercial' con Ediuca?

2. ¿Estaba regulada por algún convenio o acuerdo con Ediuca?

3. ¿Qué fechas abarcó?

4. ¿Qué servicios prestaba Ediuca?

5. ¿Cuánto dinero ingresó su empresa a Ediuca?

Con posterioridad, una vez Juan Moreno (UCA) aseguró a este medio que hubo convenios pero no los mostraba por "confidencialidad", se les solicitaron también a las tres empresas dichos documentos.

Además, a Altadis se le planteó esta cuestión adicional: "A lo largo de los años, la UCA ha realizado diversas comunicaciones favorables a Altadis. ¿Era éste el servicio que prestaba Ediuca?".

En cuanto a Telefónica, la cuestión adicional fue: "A lo largo de los años, la UCA –propietaria de Ediuca– ha emitido frecuentes comunicaciones favorables a Telefónica o Movistar. Les aportamos enlaces a dos de ellas: diciembre de 2008 y septiembre de 2016. ¿Son estos estudios resultado de la 'relación comercial' con Ediuca?".

Y a Caixabank, se le hizo la siguiente pregunta adicional: "¿Obtuvo Caixabank alguna contrapartida en forma de trato favorable de la UCA en sus informes y comunicaciones públicas?".

Ninguna de las empresas mostró los convenios.

Telefónica rehusó ofrecer cualquier respuesta, al igual que Altadis.

Un portavoz de Caixabank explicó que la compañía interrumpió su relación con Ediuca en 2016 y que en ningún caso intervino en los contenidos de educación financiera que publicaba la UCA en su revista, que eran "blancos" y no tenían por objeto elogiar a Caixabank, y que además formaban parte de un programa del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Telefónica gana 3.132 millones en 2017, un 32,2% más

Más sobre este tema
stats