Elecciones europeas

IU se reúne con 30 plataformas y activistas para avanzar hacia un frente político y electoral

Cayo Lara enseña el Premio Transparencia que 'El Nuevo Lunes' concedió este año, una vez más, a IU, durante la reunión del Consejo Político Federal, el pasado 28 de septiembre.

La izquierda alternativa está en plena ebullición. Se mueve por todas las esquinas, con la vista puesta en un horizonte cercano, las próximas elecciones europeas del 25 de mayo de 2014. Dialoga, discute sobre propuestas, estudia las vías para ir convergiendo. Izquierda Unida se sitúa en el centro del tablero como un agente clave, dado su mayor peso y su condición de socio seguro, como la formación a la que las encuestas dibujan en una curva ascendente y la que, por tanto, podría dar acogida a un mayor número de actores en sus listas. La federación de Cayo Lara pilota así dos canales de conversación paralelos. Uno, con los partidos políticos con los que tiene ya relaciones institucionales, Anova en el Parlamento gallego y Chunta Aragonesista en el Congreso, negociación que dirige el secretario federal de Organización, Miguel Reneses. Dos, con las plataformas, mareas ciudadanas, ONG, movimientos sociales y activistas, con los que explora la posibilidad de ir caminando hacia un frente electoral compacto y unitario, tarea de la que se encarga el responsable de Convergencia Político-Social, Enrique Santiago. 

La primera pata se ha sustanciado en sendos encuentros con Chunta, la semana pasada, y con Anova, este pasado martes. IU se confiesa muy "optimista" y se siente algo más tranquila, aunque aún no ha amarrado ningún acuerdo. El segundo vértice, el que tiene como protagonista a las organizaciones sociales, vivirá su tercera asamblea hoy jueves, en la sede del Consejo de la Juventud de España, en la calle de la Montera, en Madrid. Se comenzarán a discutir los puntos programáticos claves de un programa antineoliberal y antitroika, y también se hablará sobre el apoyo al calendario de movilizaciones más inminente –con una manifestación programada para el 23 de noviembre marcada en rojo–. De la reunión no saldrá ya configurada una alianza cerrada para los comicios del próximo año. No es momento todavía. Como dice uno de los participantes, Carlos Martínez, miembro de Construyendo la Izquierda-Alternativa Socialista (CLI-AS), "se está trabajando y creando el clima que propicie la confluencia y no se estropee". "Es un proceso que está iniciándose, y hay que conocerse, juntarse en la acción y en el programa". Se prosigue en un trabajo de "acumulación de fuerzas, en la calle y en las instituciones". Según se vaya tejiendo esa malla, esa red, se irán concretando los aspectos más puramente electorales, como el ensamblaje de ese bloque social con la suma de los partidos de izquierda en una lista unitaria y el procedimiento de elección de los candidatos. 

Los anteriores encuentros de IU con las organizaciones sociales se produjeron en julio y en septiembre. En el último se adoptó un nombre provisional y plano, Convocatoria. El objetivo, como figura en la llamada Declaración del 5 de septiembreDeclaración del 5 de septiembre, es impulsar un proceso de convergencia que genere un "amplio bloque o frente social y político para combatir las políticas neoliberales y apuntar alternativas que acaben con la grave crisis política, institucional y económica que vive el país". "Sólo una movilización amplia y sostenida de la ciudadanía, combinada con un sustancial avance unitario en el plano político y también electoral, y con una participación decidida del trabajo organizado, pueden generar un sujeto político dotado de poder necesario para forzar una salida justa, solidaria y democrática a la actual situación. Esta salida pasa por un cambio radical en las políticas económicas, por una profunda renovación de la cultura democrática en todos los espacios de la vida pública y por una apuesta decidida por una política de paz en el plano internacional", se argumenta en el texto resumen, que hacía un llamamiento expreso a los sindicatos.

¿Existe ya Syriza en España?

En la última asamblea participaron, expresaron su apoyo o acudieron como observadores a título individual casi un centenar de personas, miembros a su vez de unas 30 plataformas. Entre ellas, varias asambleas del 15-M, Ceapa, la corriente de militantes del PSOE Bases en Red, Confederación Los Verdes, ATTAC, Confluencia, CLI-AS, la Convocatoria Cívica de Luis García Montero y Baltasar Garzón, Plataforma contra la Impunidad del Franquismo, Unidad Cívica por la República, Sindicato de Estudiantes, el Frente Cívico Somos Mayoría de Julio Anguita, Izquierda Anticapitalista, Socialismo XXI, Confederación Nacional sobre el Sáhara, Los Verdes-Grupo Verde, PaTuSalud, Coordinadora de Plataformas en Defensa de las Personas Desempleadas, Corriente Marxista Revolucionaria, Frente Amplio de Canarias... e IU y los que están en su seno, Izquierda Abierta (la formación de Gaspar Llamazares y Montse Muñoz) e Izquierda Republicana. 

"Es una reunión más, un encuentro más de los que venimos manteniendo", señala Miguel Urbán, de Izquierda Anticapitalista. Armando Fernández Steinko, de CLI-AS y uno de los protagonistas, con Carlos Martínez, de las llamadas Mesas de Convergencia –que ayudaron a la unidad de la izquierda alternativa en las pasadas elecciones generales–, apunta que se trata de ir "avanzando", de "no forzar las cosas", de "generar confianzas, consensos, complicidades". "Unos tienen la idea en IU de que IU ya es la Syriza española y que la casa ya está construida. Otros creen, y también la inmensa mayoría de la militancia, que la Syriza española está por construirse. Creo que esta segunda opción se está imponiendo. Pero nadie discute de que IU es un actor fundamental. Frente al modelo tradicional, se está trabajando en un proceso distinto. O sea, la confluencia electoral vendrá de la convergencia por abajo, por las bases, programática, estratégica, discutida", argumenta Steinko. "Hace falta un referente amplio de la izquierda alternativa, que se enfrente a posiciones neoliberales y busque la regeneración democrática del país. Hay una oportunidad, que son las europeas de 2014, y sería un error desaprovecharla", asegura Martínez, también presidente de ATTAC Andalucía, aunque acude a Convocatoria a título individual. 

Pero, ¿cómo casar el bloque social y político con las alianzas con fuerzas como Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), Anova, Chunta y la navarra Batzarre? Aún es pronto para desbrozar el camino. Pero fuentes de la dirección de IU apuntan que, tras el debate programático, cuando llegue "el día de autos", cuando toque ir cerrando acuerdos, habrá integrantes de Convocatoria "que se caerán" porque no desearán cobijarse bajo una misma marca electoral. Por ejemplo, se contempla que se descuelgue Izquierda Anticapitalista. Con los que se mantengan en el barco, habrá que articular alguna fórmula para que se integren en la candidatura. 

¿Primarias abiertas? Eso es lo que propone, por ejemplo, Izquierda Abierta, unas elecciones abiertas a militantes y simpatizantes para dar vida a unas listas "ciudadanas, mestizas", con las que se dé "un mensaje contundente" a Europa, al Gobierno de Mariano Rajoy y a los mercados, según volvía a defender ayer mismo Llamazares en un desayuno con periodistas. Los gasparistas siempre han empujado para la configuración de "frentes amplios de izquierdas" y sienten que su propuesta "ha calado y se ha ido asumiendo" por la dirección de IU, y se sienten en ese sentido satisfechos con lo avanzado, aunque creen que el proceso de primarias es capital, y por eso lo llevarán a la reunión de la Presidencia Ejecutiva Federal del próximo 19 de octubre.

Los plazos

El equipo de la Secretaría de Convergencia Político-Social entiende que esas elecciones abiertas entrañan un peligro, "el caos", porque la candidatura unitaria para las europeas debe combinar el aspecto social –con los nombres que emerjan de la confluencia con las plataformas y los activistas– con la "pluralidad", la representación de todas las fuerzas políticas que se incorporen, para que se visualice la suma de Cataluña (ICV), Anova (Galicia), Aragón (Chunta), Navarra (Batzarre), si todo sale según los planes previstos por el núcleo duro de Lara. "IU quiere proteger a las organizaciones que tienen un fuerte implantación en un solo territorio", sintetizan fuentes de la dirección. 

En resumidas cuentas, se baraja como una opción una "fórmula mixta": puestos de salida garantizados para los partidos aliados (con los candidatos que designen cada uno de ellos) y otros para ese magma social que forme la Convocatoria, mediante un procedimiento que está por discutir. Carlos Martínez anticipa asimismo que habrá que pensar en esa vía mixta. "Hay que salvar los derechos de las izquierdas nacionalistas. Yo dije que hacían falta fuerzas como Anova, un partido fresquísimo y con un líder como Xosé Manuel Beiras, que ejerce un indudable liderazgo social y político. Y a la vez también hay que preservar un proceso limpio y participativo y necesariamente distinto. Habrá que verlo. Es adelantarnos". 

¿Y los tiempos? En principio, los colaboradores de Lara esperan que para finales de octubre esté más o menos claro qué partidos se suman al frente electoral. Y que para finales de enero esté bastante perfilada la candidatura. Pero los avances con el bloque social son más lentos, de modo que esa convergencia es "de más largo aliento, más a medio plazo, con la perspectiva no sólo de europeas, sino de las siguientes convocatorias electorales". 

Encuentros Anova-IU y Anova-BNG

IU acabó con buen sabor de boca su última entrevista con uno de sus potenciales socios, Anova. En el Parlamento de Galicia, en Santiago, se vieron Miguel Reneses, por IU; Yolanda Díaz y Rubén Pérez, coordinadora y secretario de Organización de Esquerda Unida (EU) –marca autonómica de IU–, Xosé Manuel Beiras, Martiño Noriega y Luis Eyré, líder, número dos y secretario de Relaciones Políticas de Anova. La federación tiene la sensación de que Beiras se unirá a IU. En esa percepción influye el hecho de que el BNG, la otra formación que corteja a Anova, insiste una y otra vez en que no pactará con "una fuerza estatal", lo que excluye a EU. Esta, por su parte, ya ha remitido una carta al BNG para invitarle a ese bloque común. 

Anova se reunió ayer miércoles con una delegación del BNG capitaneada por su portavoz nacional, Xavier Vence. Un encuentro "positivo". Beiras explicó a sus interlocutores que su apuesta pivota sobre dos ejes: el acuerdo entre fuerzas políticas gallegas nacionalistas y de izquierda "rupturista" para conformar una unidad de acción y bajo una fórmula de frente amplio "no excluyente", y el llamamiento a los partidos, plataformas y organizaciones cívicas "de otras naciones" que constituyan un "sujeto político plural" que tenga como objetivo "la lucha por el fin del régimen, la ruptura democráctica y una democracia real". ¿Pero se sienten más o menos cerca de IU? La dirección de Anova prefiere la prudencia. "No podemos inclinarnos todavía si lo que queremos es que cuaje un frente no excluyente", confesaba anoche uno de los asistentes a las dos entrevistas. 

La izquierda alternativa propone a Tsipras como líder de la Comisión Europea

La izquierda alternativa propone a Tsipras como líder de la Comisión Europea

Más sobre este tema
stats