LOS INTERESES DEL FUTURO COMISARIO

La oposición prepara un tercer grado a Cañete en Europa para cerrarle el paso como comisario

Miguel Arias Cañete y Mariano Rajoy, en el cierre de campaña de las europeas, en el hotel Auditórium de Madrid.

Los grupos españoles de oposición con presencia en el Parlamento Europeo se preparan para convertir en un auténtico tercer grado el examen al que Miguel Arias Cañete debe someterse el próximo miércoles, 1 de octubre, ante las comisiones de Energía y Medio Ambiente y de cuyo resultado dependerá en buena medida su nombramiento como comisario de ambas áreas.

En el examen sólo están facultados para intervenir los miembros de una de las dos comisiones, convocadas en sesión conjunta. Y de los españoles presentes, Cañete sólo tiene garantizado el apoyo de sus compañeros de filas en el PP. Haber vendido el 2,5% que poseía en las petroleras familiares Petrologis Canarias y Petrolífera Dúcar en absoluto satisface a la oposición.

Convertido en eje de una campaña que en estos días incluye cartas a eurodiputados de todos los países, acciones en redes sociales y comunicados de prensa, Cañete no tendrá que superar el miércoles ninguna votación. Pero la sesión conjunta de las comisiones de Energía y Medio Ambiente puede acabar con un dictamen negativo que obligue al presidente de la Comisión, el luxemburgués Jean-Claude Juncker, a prescindir de su figura o a ofrecerle otra comisaría. La votación del colegio de comisarios, al que cada eurodiputado debe dar su aprobación o rechazo en bloque, se producirá el 21 de octubre.

Los socialistas españoles, con una fisura abierta en el grupo socialdemócrata –el segundo de la Cámara por escaños– por su rechazo a Juncker, aseguran que en ningún caso darán el a un colegio de comisarios donde Cañete asuma el rol de capitán de la política energética y sobre cambio climático, tal y como anticipó Pedro Sánchez a sus compañeros. "O votaremos no o nos abstendremos"no , transmitieron finalmente ayer fuentes de la dirección socialista tras desmentir de forma tajante que el PSOE se esté planteando apoyar a Cañete. Lo que ocurra el miércoles servirá de termómetro.

Con mayor o menor énfasis, tanto el PSOE como UPyD y las formaciones de izquierda, desde IU a Podemos, y pasando por los catalanistas de ERC-Nova Esquerra Catalana y Compromís-Equo –adscritos a Los Verdes–, la oposición casi en bloque comparte una premisa: la de que las vinculaciones de Arias Cañete con el negocio del petróleo plantean un conflicto de intereses que le imposibilita dirigir la política europea de energía y medio ambiente “con independencia personal”, uno de los requisitos impuestos por el Código de Conducta de los eurocomisarios. 

El matiz que impide aún hablar de rechazo en bloque por parte de los eurodiputados españoles ajenos al PP y con presencia en las comisiones de energía y medio ambiente se localiza en Ciudadanos. El parlamentario Juan Carlos Girauta pertenece a la Comisión de Medio Ambiente. Pero, de momento, no ha precisado qué posición mantendrá ni si se asegurará un turno de preguntas –a razón de un minuto por cada cuestión– en el examen del miércoles.

Que Cañete haya vendido sus acciones en las dos compañías de las que poseía el 2,5% respectivamente –Petrologis Canarias y Petrolífera Dúcar– nada cambia, sostienen esos grupos. Y que la empresa que ostenta la mayoría accionarial en Petrologis y Dúcar, la holandesa Havorad BV, controle un tercio de la filial panameña de Cepsa empeora las cosas, sostienen IU y Los Verdes.

Cuatro españoles con turno de palabra

Las respectivas direcciones de PSOE, IU, Podemos y del Grupo europeo de Los Verdes confirmaron ayer que intervendrán en el debate las diputadas Iratxe García, jefa de la delegación española socialista –la segunda en escaños tras el PP–, su homóloga de IU Paloma LópezTeresa Rodríguez-Rubio (Podemos) y el catalanista Ernest Maragall (Los Verdes/Alianza Libre Europea). Salvo en el caso de Los Verdes, que ya ha cerrado todos sus intervinientes, siguen no obstante abiertas las negociaciones dentro de cada grupo sobre el reparto de preguntas por países y formaciones.

El grupo socialdemócrata dispone de 10 preguntas –para el popular, mayoritario, hay 11– mientras que los de la Izquierda Unitaria y Los Verdes sólo podrán formular cuatro cada uno.

UPyD, que no cuenta con asientos ni en la comisión de Energía ni en la de Medio Ambiente da por seguro que los eurodiputados del Grupo Liberal que examinen a Cañete asumirán, sin un ápice de duda y sea cual sea su país de origen, la postura de la formación magenta. "Es UPyD la que está liderando y marcando posición dentro del grupo liberal respecto de Arias Cañete", aseguraron ayer fuentes parlamentarias.  En el Grupo Liberal también se enmarca el parlamentario de Ciudadanos Juan Carlos Girauta, con quien infoLibre no logró contactar ayer.

En una nota oficial, el partido de Rosa Díez se pronuncia en los siguientes términos: “Arias Cañete no reúne los requisitos precisos para obtener un informe de evaluación positivo del Parlamento Europeo tanto por sus intereses económico-familiares en el sector energético (relacionados con las gasolineras flotantes, el llamado bunkering), como por haber participado en un Gobierno que realiza una de las más desastrosas políticas energéticas de la Unión Europea”.

Junto con la Izquierda Unitaria Europea, son los ecologistas de Los Verdes/ALE quienes mayor empeño y altavoces están poniendo al no a Cañete. "Se acumulan –sostiene en un comunicado Paloma López en referencia a la información sobre Cepsa Panamá– ejemplos evidentes del claro conflicto de intereses de Cañete que, a todas luces, le incapacitan para ser comisario e incluso desempeñar cualquier cargo público".

Los Verdes (grupo que cuenta con el respaldo de Equo, que ha diseñado y materializado la campaña sobre Cañete), que en las últimas semanas no han cesado de recabar datos sobre las conexiones empresariales de Cañete y su papel en la industria del crudo y de hacer campaña en el Parlamento –con cartas y con un boca a boca sostenido–, prometen que su movilización no cesará. Y La Izquierda Plural (IU-Anova), que pertenece junto con Podemos al capítulo español del Grupo Izquierda Unitaria Europea lanzó ayer en las redes sociales una campaña bajo el epígrafe #OyeCanete.

Así las cosas, el exministro de Agricultura sólo cuenta de antemano para el examen del miércoles con el apoyo férreo del PP. Los conservadores confían en que en el dominó político terminen cayendo otras fichas más débiles –por ejemplo, el candidato húngaro a la comisaría de Juventud, Educación y Ciudadanía, nominado por Juncker pese a sus vínculos con el homófobo primer ministro Viktor Orban– y el desplazamiento favorezca al exministro de Agricultura.

De la Ley de Costas al "machismo"

Pero no sólo el posible conflicto de intereses privados y públicos de Cañete juega en su contra. Podemos, Izquierda Plural, ERC-NeCat y UPyD consideran que Cañete estaría incapacitado para capitanear la política energética y medioambiental incluso si no mediara la sospecha de conflicto de intereses.

Su papel motriz en la reforma de la Ley de Costas implica para UPyD motivo suficiente de veto. Izquierda Plural añade otro elemento: su ya célebre alusión “machista” a la “superioridad intelectual” masculina tras el debate preelectoral con la socialista Elena Valenciano. Muy posiblemente, lo socialistas saquen en el debate del miércoles ese episodio, aunque los dirigentes del PSOE guardan silencio total sobre cómo se efectuará el reparto de preguntas entre los eurodiputados del grupo socialdemócrata.

Destacados dirigentes socialistas anticiparon ayer a infoLibre que sus 14 diputados “votarán no o se abstendrán” el día 21 en la votación del colegio de comisarios en bloque –el procedimiento no permite votar uno a uno a los candidatos– si el presidente, Jean-Claude Juncker, mantiene a Cañete en su lista. Al menos, si lo mantiene como comisario de Energía y Medio Ambiente.

Fuentes de la dirección del PSOE confirmaron ayer que la jefa de la delegación socialista española, Iratxe García, intervendrá en el examen, pero no desvelaron si será ella quien plantee las preguntas más complicadas. Es decir, las relacionadas con las empresas petroleras que dirige el cuñado de Cañete, Miguel Domecq, y cuyo hilo societario pasa o ha pasado por Holanda, Panamá, las Antillas Holandesas y Costa Rica. "Pero –deslizaron fuentes de la dirección– es más que posible que sea ella quien pregunte por las petroleras de la familia de Cañete".

Su interrogatorio, recalcaron las fuentes con énfasis en los dos adjetivos, será “exhaustivo y riguroso”. Los socialistas españoles son conscientes de que el no de Pedro Sánchez a Juncker les crea problemas dentro del grupo socialdemócrata. Y no sólo fuera de España, pese a que tras los reproches del verano al nuevo líder del partido por su oposición abierta al luxemburgués como presidente de la Comisión, las voces discrepantes han enmudecido.

Los Verdes y Equo denuncian que familiares directos de Cañete controlan el 70% de las petroleras de las que se ‘desvinculó’

Los Verdes y Equo denuncian que familiares directos de Cañete controlan el 70% de las petroleras de las que se 'desvinculó'

Más sobre este tema
stats