El futuro del PSOE

Tapias cosecha la primera lista de apoyos pública a una candidatura

José Antonio Pérez Tapias, en rueda de prensa en Granada, este 17 de junio.

La pugna por el liderazgo del PSOE se conduce por ahora de forma más o menos templada. Los candidatos están centrados en la recogida de los 9.874 avales que garantizan el pasaporte a la segunda fase (la campaña de verdad antes de la votación de los militantes del 13 de julio), desplazándose por toda España y sin lucir demasiados apoyos orgánicos. Tampoco abundan los pronunciamientos públicos de altos mandos ni de caras conocidas. 

Es la estrategia seguida por los dos rivales con mayores opciones, el vizcaíno Eduardo Madina y el madrileño Pedro Sánchez. Pero otro de los corredores en pista, José Antonio Pérez Tapias, decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada y exdiputado nacional, sí quiere exhibir los apoyos de "cualificados militantes", como él mismo los llamó ayer en rueda de prensa en la ciudad andaluza. También para mostrar que dispone de respaldos que están fuera de su corriente, Izquierda Socialista, e incluso de fuera del PSOE. Que recibe simpatías, en definitiva, de "gente de izquierdas", como resumían en su equipo. Así, distribuyó una lista con las 41 primeras firmas de nombres relevantes [consúltala aquí en PDF]: los exministros Josep Borrell, Cristina Narbona y Matilde Fernández; el diputado por Gipuzkoa Odón Elorza; el parlamentario madrileño y senador José Quintana; el número dos de UGT, Toni Ferrer; el escritor gallego Suso del Toro; el investigador Manuel Reyes Mate; el historiador y diplomático Ángel Viñas; el exlíder de UGT Nicolás Redondo; el consultor político Antonio Gutiérrez Rubí; el ex fiscal general del Estado Eligio Hernández o la presidenta de Foro Ético y ex secretaria general de la Unión Internacional de Jóvenes Socialistas (IUSY), Beatriz Talegón...

Madina y Sánchez parecen tener los avales asegurados. Pérez Tapias confía también en pasar el corte, y distintos dirigentes territoriales creen que así será, porque su discurso engarza con el de aquellos que quieren un PSOE más claramente a la izquierda, que corrija su discurso anterior, una orientación más heterodoxa que, sin embargo, sí casa más con las bases socialistas, más escoradas a la izquierda que sus mandos. Son ellas las que elegirán a su secretario general el 13 de julio. Más complicado lo tiene Alberto Sotillos, militante del PSM y representante de la plataforma Socialismo Democrático, cuya pretensión es "refundar" el partido.

Pérez Tapias insistía ayer en que hace falta una "redefinición" del proyecto del PSOE, "desdibujado" por las políticas de ajuste adoptadas durante el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero. Él mismo no votó la reforma del artículo 135 de la Constitución en 2011, cuando aún ocupaba un escaño en el Congreso. 

Discurso más a la izquierda

El exdiputado sí sale del guión oficial. Defiende un Estado plurinacional, se muestra a favor del derecho a decidir (que para él es distinto a la "autodeterminación", afirma que no hay que tenerle "miedo al debate" sobre el referéndum de monarquía o república, sin tomárselo "con frivolidad", subraya que la laicidad del Estado es "inaplazable", apuesta por impulsar las energías "alternativas" y la protección del medio ambiente o pide una banca pública. Un discurso, en consecuencia, más próximo al de IU. Pérez Tapias ya ha garantizado que si es elegido secretario general no se presentará a las primarias abiertas para la designación del candidato a la Moncloa. Promesa que no han formulado ni Madina ni Sánchez. El primero, no obstante, sí ha adelantado que las organizará en noviembre, para cuando estaban programadas. 

El vizcaíno y el madrileño no han hecho aún una recopilación de apoyos públicos, ni entra dentro de sus prioridades, según confirmaron ambos equipos. Madina, por ejemplo, ha recibido el respaldo del exministro Jesús Caldera, el expresidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra, los diputados Nacho Sánchez-Amor, Laura Seara, Patricia Hernández, Leire Iglesias, Pilar Alegría o la excaldesa de Palma Aina Calvo. Sánchez goza del apoyo de diputados como Pablo Martín Peré, Ángeles Álvarez, Magdalena Valerio, Susana Sumelzo o Pilar Lucio, o del mediático alcalde de Jun (Granada), José Antonio Rodríguez.

Ningún barón ha tomado partido públicamente por ningún aspirante. Pero otra cosa es lo que se mueve de puertas para adentro. Y ahí los avalistas sí son más claros, aunque la competición no se ha calentado aún. Andalucía se inclina claramente a favor de Sánchez. Un respaldo nada menor, toda vez que es el territorio más grande (46.655 militantes) y una de las más cohesionadas en torno a su líder, Susana Díaz. En la Comunitat Valenciana y Madrid, sus secretarios generales, Ximo Puig y Tomás Gómez, han dado libertad de voto a los suyos. Pero, como indicaban ayer martes a infoLibre cualificados dirigentes de la confianza de ambos, quien más rechazo les genera es Madina. La razón, según fuentes de las dos federaciones, hay que buscarla en los días siguientes al anuncio de dimisión en diferido Alfredo Pérez Rubalcaba, cuando tras el pronunciamiento en cascada de una decena de barones a favor de Díaz, Madina y su equipo insistieron en que eso no era lo importante, que contaban los afiliados, no sus jefes. Un comentario que molestó sobremanera a algunos de los aludidos. El PSPV y el PSM (17.230 y 15.830 militantes) son la segunda y tercera federación de más peso, descontado el PSC (20.179).

Apoyo de Bono

En el PSPV, los próximos a Puig ven que "empatiza claramente" con Sánchez, aunque mantenga su neutralidad. Valencia y Castellón caerían del lado del madrileño. El secretario provincial de Alicante, David Cerdán, sí prefiere a Madina. En el PSM, los cercanos a Gómez se dividen entre los partidarios de Pérez Tapias –Izquierda Socialista tiene implantación en Madrid, como en Andalucía y Valencia– y los que se inclinan por Sánchez. "En el ánimo de la dirección y de parte de la militancia pesa la identificación de Edu con Rubalcaba y con [José Luis Rodríguez] Zapatero, y eso daña su imagen", comenta un cargo próximo al barón madrileño. En el entorno de este niegan que se haya reunido con el aspirante, aunque "llamadas de teléfono sí se han producido" entre los dos equipos. A los de Gómez les gustó que Sánchez, en la presentación de su candidatura hace casi una semana en Alcorcón, se comprometiese a trabajar para lograr la victoria del secretario general en las autonómicas de 2015. Así, en el PSM "ganaría Pedro", según todos las fuentes contactadas. 

A este grupo de territorios en principio más sensibles a la candidatura de Sánchez distintas fuentes añaden Aragón, un territorio de tamaño medio (8.815 afiliados). Su líder regional, Javier Lambán, también ha insistido en la neutralidad. 

Entre los apoyos cualificados que se suponen a Sánchez se encuentra el del exministro y expresidente del Congreso José Bono. Quien ha sido durante años su responsable de prensa, José Luis Fernández Peña, es ahora el director de Comunicación de la campaña del madrileño. 

Madina, en cambio, se encuentra más fuerte en Extremadura, Asturias –en ambas federaciones tiene el apoyo de sus respectivos barones, Guillermo Fernández Vara y Javier Fernández–, Canarias y Cataluña. También partiría con ventaja en Castilla-La Mancha. Como un guiño al PSC sonaron las declaraciones del diputado el lunes en la Ser, cuando aseguró que le parecía "bien" la consulta catalana "si hay posibilidades de pacto dentro de la legalidad". Aunque no se pronunció expresamente sobre el derecho a decidir, sus palabras fueron entendidas como un desmarque de la línea oficial. El PSC sí defiende una consulta "legal y acordada" con el Estado, pero el PSOE, no. Madina matizó sus palabras horas después y ayer martes a través de Twitter, recalcando que no cree en un referéndum sólo para los catalanes, sino para todos los españoles. 

Sánchez, en cambio, no se salió ni un milímetro de lo pactado por los socialistas en Granada, hace casi un año. Ayer dijo desde Valencia que quiere una reforma constitucional en clave federal que reconozca la singularidad, pluralidad y diversidad de los pueblos de España, que renueve el sistema de financiación autonómica "y a partir de ahí, que haya un referéndum por parte de todos los españoles". 

"Lógicas de partido antiguo"

De todos modos, dado que en la consulta del 13 de julio están convocados 197.468 militantes del PSOE, resulta más que difícil echar cuentas. También porque, según los equipos de los dos principales rivales, sus respaldos están bastante repartidos, y son transversales. "El objetivo es lo que dijo Pedro, ser un candidato en la carretera, llegar al corazón de los afiliados. Sí que es verdad que hemos pasado de cierta indiferencia, de comenzar el camino rezagados, a ganar notoriedad e ir creciendo, y eso es estimulante", señalan en el equipo del madrileño. 

"Hay mucho aparato que está detrás de la candidatura de Pedro", reprochaban en el entorno de Madina. Sus colaboradores reconocían ayer que se había producido un "trasvase" entre aquellos que apoyaron a la presidenta de la Junta de Andalucía hacia el madrileño. "Pero se equivocan. Eso puede tener incidencia en el proceso de recogida de avales, pero no en la votación. Mucha gente está respondiendo a este congreso con lógicas de partido antiguo. Y es contraproducente. No se han dado cuenta de que las reglas de juego han cambiado, que votan los militantes, así que no valen las inercias de los aparatos El candidato más autónomo es Edu", señalaba un miembro de su círculo. 

Por la tarde, desde el entorno de Madina denunciaron, directamente, las maniobras y presiones que, a su juicio, estarían ejerciendo antiguos pesos pesados del PSOE como Bono o el exministro y ex vicesecretario general José Blanco y parte de la dirección federal –el secretario de Organización, Óscar López, y el responsable de Política Autonómica, Antonio Hernando– para frenar sus opciones, según informó Europa Press. Estos dirigentes habrían comenzado a llamar a cuadros del partido de toda España para remar a favor de Sánchez. La razón, explicaban, es el "temor" a una victoria del diputado vasco y a su discurso del "cambio" –el "shock de modernidad", verbalizó el viernes–, que está "conectando muy bien con la militancia". El madrileño, según el criterio de los próximos al parlamentario vizcaíno, sería "la cara nueva de la vieja guardia". 

El propio Madina, en su carta a los militantes –disponible en su app para smartphones–, les llama a participar para que sean "más autónomos y menos dependientes de oscuros remiendos de despacho". "En el nuevo PSOE, tú eres el barón y es tu teléfono el que debe sonar". 

Diez medidas que el PSOE proponía en 1977 y que hoy ha renunciado a defender

Diez medidas que el PSOE proponía en 1977 y que hoy ha renunciado a defender

Más sobre este tema
stats