La portada de mañana
Ver
Exteriores no contempla romper con Israel como pide Sumar pero logra que la UE endurezca su postura

Librepensadores

Acatamiento de la aconfesionalidad estatal

Librepensadores

Juan Antonio Aguilera

Los laicistas estamos contentos porque, por primera vez desde que se inauguró la ancestral costumbre de que distintas corporaciones granadinas rindan honores a la virgen de las Angustias en septiembre (es decir, desde que cierto concejal comunista se la inventara a principios de los 80), los representantes públicos civiles y militares no asistirán a la gran procesión ni a la ofrenda floral multitudinaria. Nos dirán, jóvenes, ¿no sabéis que se debe a los imperativos sanitarios de la pandemia de la covid-19, y que ni siquiera hay procesión ni ofrenda? Sí, lo sabemos, pero nos abre la esperanza de que acaben haciéndolo por otros imperativos: los del respeto democrático a la aconfesionalidad del Estado y a la ciudadanía diversa.

La verdad es que, bromas aparte, ni siquiera estamos contentos por la no asistencia apuntada, pues esos representantes y corporaciones sí que irán pasando por la basílica de las Angustias a lo largo del mes para rendir honores a la virgen.

Lo que es una afrenta pública a la ciudadanía de Granada, tan diversa en sus convicciones y creencias, la encabezará el alcalde, de Ciudadanos, pero los concejales de PP, PSOE y Vox lo secundarán, de modo que sólo los de Podemos-IU-Adelante Granada permanecerán, en esta ocasión, como representantes de todos los granadinostodos. También merecen reprobación otros representantes del Estado y sus instituciones, Subdelegación del Gobierno, Guardia Civil, Policía Nacional, Agencia Tributaria, Instituciones Penitenciarias, Fiscalía, Tribunal Superior de Justicia, Ayuntamiento de Granada, Ejército... Y en la lista negra confesional tampoco faltarán Corporaciones de Derecho Público como los Colegios Oficiales (médicos, farmacéuticos, enfermería, notarios, abogados…).

Por supuesto, esas mismas personas a título privado pueden legítimamente, en base a su libertad de conciencia, participar o no en los rituales que deseen. En cambio, cuando participan en ellos como servidores públicos, faltan gravemente a su deber de servir a todos los ciudadanos por igual, sin identificarse con los de ningún credo particular.

Desde Granada Laica exigimos que las instancias, autoridades y cargos públicos se abstengan de participar en actos de cualquier ideología o creencia particular (los aquí citados y tantos otros) sin necesidad de que tengan que venir pandemias para ello, sino que sea por acatamiento de la aconfesionalidad estatal y respeto a toda la ciudadanía.

Juan Antonio Aguilera es miembro de Granada Laica y socio de infoLibre

Más sobre este tema
stats