La portada de mañana
Ver
Conservadurismo, elitismo y desconexión: así marca el sistema de oposiciones a los jueces españoles

¿Lo arreglamos o es mejor dejarlo?

Cesar Moya Villasante

El conflicto o guerra de Oriente Medio, o nos hace reflexionar o cerramos el quiosco. Un quiosco mundial que no funciona y en donde cada uno campa por su mundo sin leyes y con el solo respeto a la pasta gansa. Esa es la que manda con sus fondos buitre y una derecha mundial que está ganando porque hay demasiados ignorantes que creen que son los únicos que pueden arreglar este mundo. Y lo creen porque sus expresiones son más concluyentes, aunque muchas veces sean pequeñas locuras, pero es como si quisieran decir: "Esto lo arreglo yo, por mis huevos". 

Y la gente lo compra ante un mundo con unos políticos mediocres que lo único que quieren es no quedar mal y ser políticamente correctos, tomando decisiones de mediocridad, pero sin arreglar nada. Hace falta algún líder que se lleve a la gente detrás para transformar este desastre, pero hoy no lo tenemos.

Un líder político es alguien que lleva a cabo sus teorías si son compatibles con la ley sin esperar que nadie se lo agradezca o que le llamen guapo. Por ejemplo, Pedro Sánchez, que es capaz de ir a hablar con cualquiera defendiendo causas imposibles de defender en España, como el caso de Palestina o una amnistía sensata y criticado todo por algún expresidente cuyo nombre ni quiero escribir aquí. Y precisamente le tratan de eliminar porque es el líder ganado en votos en su propio partido y porque puede poner en peligro ese ultraliberalismo que la derecha española persigue.

Ese liderazgo se demuestra hasta en su propio partido, donde existen inútiles que le critican cada día por esa amnistía que muchos aplaudieron en el 77 a asesinos y torturadores con medalla. Y que quizá fue la culpable de no haber roto con el franquismo que aún vive, donde nos encontramos con gente como Ayuso que no contesta lo que le molesta porque sencillamente no sabe contestar sin pinganillo. Y saca mayorías absolutas. ¡Increíble! Solo por saber que le gusta la fruta. O si nos vamos a Europa con una señora Lagarde que antes de tomar decisiones se toma una tila y no sabe si subir o bajar. Cuánto me acuerdo de Merkel…

Toda esta historia empieza en el colegio, con unos padres que se consideran los coleguitas de sus hijos y si el profesor les pega un capón flojo, a mí me los pegaron duros, van al cole a defender al pobre niño tan asustado creando un profesorado desmotivado. Y con una educación a falta de formación, de respeto o de un mínimo conocimiento básico de historia y de saber que existe la ética en el mundo porque sencillamente no se enseña... Seguimos con unas democracias en donde las leyes hacen escuchar hasta a los que quieren destruir esa democracia y todo ello nos conduce a que cualquier ley se eterniza en los tiempos porque nunca gustarán a todos. Y menos en España, que es un país muy particular donde cada uno piensa lo contrario del que tiene al lado. Todo es muy complejo y sería muy largo de explicar.

Hubo un tiempo en que existían leyes mundiales para respetar hasta en las guerras, como el convenio de Ginebra en el que se respetaban hasta los monumentos. Hoy esas leyes están obsoletas porque a lo mejor al fondo buitre que ampara la derecha que nos conducirá al caos, no le importa el tema del arte, por ejemplo, o la cultura. Estaría bueno que nos parasemos en esas estupideces, diría, por ejemplo, un tal Milei o Trump. Por citar ejemplos.

Pero en las llamadas democracias estamos a ver si todos estamos de acuerdo y, hoy, la derecha trumpista y la izquierda no se pondrán de acuerdo en nada, con lo que lo que vemos es un mundo parado soportando todas las bestialidades que se le ocurran a los de Hamás, a Netanyahu o a Zelensky y Putin colaborando con una lucha por el poder, estrictamente económico de esos fondos buitre que dictan lo que hay que hacer desde clubs famosos, como Davos. Los únicos que saben dónde van para mal de un porcentaje altísimo de la humanidad, incluidos sus votantes propios. Se aprovechan de esa falta de liderazgo porque lo peor que hay en la vida, sea una empresa o un país, es tener gente “quieta”, aquella que no decide nunca y así no se equivoca. Porque hay gente que le puede dejar de votar o de querer en la empresa. Decidir es difícil a veces, pero vital para seguir haciendo posible la vida comunitaria. Y es mejor decidir aunque te equivoques a estar quieto ante cualquier problema. ¿Os acordáis de un tal M.Rajoy?

Dejar al 60% de la humanidad, y no exagero, a su suerte es saber que el fin de eso es un caos total porque habrá alguien que luchará al final con los millones de oprimidos que de alguna forma harán saltar el sistema. Hoy estamos aún lejos de ese caos pero llegará

¿Cuál es la solución a todo esto? Ilusión, decisión, esfuerzo y educación. Los chinos inventaron el capitalismo comunista, algo muy difícil de entender, pero es fácil. Es querer mejorar el nivel de vida de la gente y tener el poder del mundo entero, pero observando que todos somos seres humanos y sabiendo que siempre habrá ricos y pobres, pero con esas teorías los pobres podrán salir de una ruina total aunque los ricos seguirán enriqueciéndose de manera absoluta, pero respetando ciertos límites y abusos que vemos en el  mundo occidental. Y no digamos en España donde existe una derecha que solo defiende a los más poderosos del país y no lo disimulan.

Dejar al 60% de la humanidad, y no exagero, a su suerte es saber que el fin de eso es un caos total porque habrá alguien que luchará al final con los millones de oprimidos que de alguna forma harán saltar el sistema. Hoy estamos aún lejos de ese caos pero llegará. Y los chinos actúan con autoridad apoyándose en su comunismo, pero también con la lógica de un capitalismo que trata de no dejar a tanta gente en el olvido. Así han llegado a ser el país más poderoso del mundo actual, cuando hace 50 años iban todos en bicicleta. Aunque EEUU no quiera ceder a esa potencia innegable y que es lo que genera la inestabilidad mundial con guerras interesadas. Eso sí, con un capitalismo liberal que acepta la mayor desigualdad de la historia que vivimos ahora. Y al mismo tiempo los chinos están comprando países, por decirlo de alguna forma, en África por ejemplo, pero son recibidos con más empatía después de haber conocido a los europeos que se pasaron de listos y fueron a robarles sus productos naturales.

Pero para hacer esto se necesitan líderes que hoy no aparecen porque no interesa al poder económico que todo lo arrasa. Para ello existe una tecnología muy útil para tapar a esos jóvenes que deberán cambiar el mundo como siempre fue. O como en España con el engañabobos del patriotismo que aquí se compra fácilmente apoyándose en ETA o en Txapote cada día.

Con su arma principal, una judicatura que forma un magma viscoso con esa derecha a falta de jueces que no quieran ser los activistas políticos que parece que hoy invaden todo pero que están ocultos por un CGPJ ejemplo de demasiadas cosas tóxicas. El voto de calidad, que existe pero nadie aplica, rompería los bloqueos que se podría legislar por ley para ello, no rompiendo exclusivamente los empates matemáticos sino también aquellas leyes que quedan tapadas por bloqueos partidistas. Y ese voto podría corresponder a alguien designado en la ley, por ejemplo,el Presidente de Tribunal Constitucional. Si no se hace es porque no interesa a esos que están felices con el CGPJ de siempre. ¿Me explico?

_________________

Cesar Moya Villasante es socio de infoLibre.

Más sobre este tema
stats