La portada de mañana
Ver
La resistencia femenina al fascismo: “Los militares hicieron el golpe, nosotras lo transformamos en revolución”

Librepensadores

Carta abierta al fiscal jefe de Anticorrupción

Rafael Fernández Lorenzo

Señor Moix:

A lo largo de su carrera profesional, los españoles nos encontramos con unas actuaciones que, más que gloria, claman podredumbre.

Desarrollar y definir todas y cada una de ellas es una labor que los historiadores y la Justicia, esa idea de la que usted hace burla, tendrán tiempo, largo y profundo, para expresar todos sus errores.

¿Errores? No, señor Moix, usted no comete errores es, por así decirlo, el error más abultado de nuestro sistema judicial; usted es la perla que lleva apuntalando los delitos cometidos por todos y cada uno de sus correligionarios políticos sosteniendo su inocencia. Usted es la perla que contradice la Justicia.

Supongo que su camino profesional comenzó licenciándose en Derecho, preparando oposiciones a fiscal, ganándolas y forjándose un futuro dentro de la administración e interpretación de las leyes que rigen los destinos de nuestro país. Espero que también sea el suyo.

En el desarrollo de su carrera judicial, supongo también, habrá pisado cabezas de sus competidores a los cargos ocupados para suplantarles, o hacer esfuerzos tremendos para eliminarles, por orden directa de sus amos del Partido Popular Español y de sus encausados por las más diversas causas pero, con el solo fin (supuesto) de enriquecerse a costa del erario público.

Usted ha pisoteado de forma indigna la profesionalidad de la Fiscalía Anticorrupción, la Fiscalía General y ha pasado de ser fiscal acusador e instructor de causas contrarias a la ley a ejercer de abogado defensor de cuantos piratas, ladrones y malversadores existen, han existido y, acaso por suerte, dejen de existir por encarcelamiento, en el Partido Popular español.

Dejo bien claro que en ese cesto de manzanas podridas del PP quedan y quedarán por siempre una multitud de personas honestas que entienden y respetan las leyes y, sobre todo, la democracia. Ese no es el caso de los encausados por los que usted ha (supuestamente) prevaricado en detrimento de la labor encomendada por el Ministerio de Justicia y que, para más escarnio, ha jurado.

Sus víctimas, por orden del Partido Popular español, son legión. Con su ayuda, desinteresada e inestimable, se han cometido delitos de lesa majestad con personas justas e incorruptibles dentro de la Administración de Justicia con el único delito cometido de no apoyar las tesis de su Partido Popular o, incriminar a delincuentes de ese partido.

No le voy a preguntar a usted por sus tarifas profesionales. Es asunto que no me incumbe y que acaso debería preguntar, a bote pronto, a los jueces Garzón y Silva y a otros más que han sufrido en propia carne sus espléndida labor.

Usted es el pastor que, en su labor de conducir un rebaño por prados tranquilos y sin alimañas, avisa a los lobos en detrimento de sus vidas.

Debería recordar, señor Moix que el estipendio con que cubre sus necesidades, incluso las más nimias, lo pagamos una cantidad de españoles que, en compensación están recibiendo de usted injusticia.

Rafael Fernández Lorenzo es socio de  infoLibre

Más sobre este tema
stats