La portada de mañana
Ver
El Gobierno pone la primera piedra para un frente común europeo que cambie la relación con Israel

La esclerosis intelectual... ¿dónde acaba?

César Moya Villasante

Los que conocemos esta enfermedad a nivel familiar siempre tenemos la duda de cómo acabará. Mal, es indudable, pero cómo se traduce esa palabra. Cuando vemos adónde ha llegado la política en general y la de nuestro país, como hecho más cercano, suponemos también que acabará mal, pero, al menos, es necesario advertirlo, porque ese mal puede acabar con una gran parte de la humanidad, y no exagero ni un tanto así.

Hay que advertir de los hechos actuales que nos conducen a un desastre anunciado, aunque no en el tiempo. Un intento de golpe en Alemania, un autogolpe en Perú, una toma del Capitolio por la muchachada del anterior presidente, nada menos, un acercamiento de Cuba a Rusia, que nada tienen que ver en ideología hoy en día, pero sí en crear bloques, una presidencia en Hungría, Polonia e Italia que nada tiene que ver con la democracia. Y en España un Parlamento que da pena escuchar, con el fango, lodo o barro de VOX y un PP que les envidia por tener aún que disimular como "centro derecha”, algo que no se cree ni Pulgarcito. Con una fraseología de insultos y aberraciones intelectuales que no sé cómo ellos mismos no sienten vergüenza de lo que están haciendo por muchos votos que les dé. Y ahí voy. Qué vergüenza de país que eso les dé votos.

Pero esta esclerosis del mundo nuevo, que debería ser un aliciente para que la juventud se sienta con futuro, por las infinitas posibilidades que se presentan, no es optimista en su futuro si los políticos y la sociedad no reaccionan inmediatamente. El mundo nuevo nos trae grandísimos acontecimientos, pero para ello habría que reformar demasiadas cosas, entre ellas, que solo exista un dinero material que sea el objetivo sin límites del que necesita “triunfar”, y lo entrecomillo porque esa palabra hay que saberla interpretar. Si triunfar es tener mucho dinero, ahí acaba toda la ilusión de hacer el mundo nuevo. Y cito un buen ejemplo.

La juventud debe salir a la calle. Nunca hemos tenido gente tan preparada para ver ese futuro y manejando una tecnología que tiene mucho malo pero que sabrán ellos aprovechar lo bueno. Pero para eso, hay que ayudarles

La IA (inteligencia artificial) va trabajando a pasos agigantados a crear mejoras en la vida. Últimamente ha desarrollado el genoma del cuerpo humano en su integridad, lo que provocará que la medicina podrá actuar no sobre el tumor, sino sobre el lugar y el creador de ese tumor, pero con la mitad de gasto. Y eso puede alargar la vida de muchos que hoy están en la juventud e incluso en una edad madura. Pero yo me pregunto: ¿Consentirán los grandes laboratorios esa mejora?  Sabemos que la derecha de este país apoya a esas empresas y seguramente todas las derechas, porque ahí ven su futuro personal. ¿No es preocupante lo que expongo? Porque sabemos que existen medicinas que curan, pero lo que interesa son los tratamientos muy largos. Dan más beneficios. Esto me hace dudar de las ventajas del mundo digital con políticos basura. Porque la IA se maneja con algoritmos, pero quién los va a manejar?. Hasta que la IA llegue a superar al humano, pero eso también habrá que pensárselo.

¿Qué pueden esperar los jóvenes de esa política que debería crear métodos para mejorar la sociedad? Nada. En España, el gobierno de Sanchez es hoy capaz de cambiar este país porque el presidente asume riesgos para mejorar a muchos. Sin embargo, esa política basura le desprecia, nada menos que porque se acerca a los catalanes, como no podía ser menos, igual que hizo Aznar hablando catalán en la intimidad, pero con el ideario de acercar al enemigo, pero a la derecha le resulta más cómodo tenerlo enfrente para ese voto que he narrado antes que solo es también basura para el futuro. Y a los catalanes también para seguir subsistiendo y viviendo de esa política que ya no es calificable.

La juventud debe salir a la calle. Nunca hemos tenido gente tan preparada para ver ese futuro, y manejando una tecnología que tiene mucho malo pero que sabrán ellos aprovechar lo bueno. Pero, para eso, hay que ayudarles. Y ayudarles es que puedan pensar en su trabajo y no en cómo salir adelante con salarios de vergüenza y en crear leyes que impidan los abusos que hoy (hoy en infoLibre) contemplamos a diario que están creando dos sociedades antagónicas. Si el sistema de mercado no quiere reconocer que para vender se necesitan compradores, en España nos irá muy mal. Cuando el salario nos permite vivir, las ventajas para todos aumentan. Pero la derecha española no se va a enterar nunca porque a ellos lo que les interesa es tener a su lado el CGPJ.

_____

César Moya Villasante es socio de infoLibre.

Más sobre este tema
stats